Mitin electoral del SGP: reunión internacional en Berlín llama a intensificar lucha contra el capitalismo y la guerra

por nuestros reporteros
28 septiembre 2017

El sábado, el Sozialistische Gleichheitspartei(SGP, Partido Socialista por la Igualdad) finalizó su campaña electoral con una asamblea internacional contra el capitalismo y la guerra. Alrededor de un centenar de miembros y simpatizantes del partido asistieron a la reunión en el Kalkscheune en el centro de Berlín para escuchar a los oradores de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia y discutir sobre la perspectiva socialista para la lucha contra el fascismo y la guerra.

La reunión en Berlín

Los expositores abordaron detalladamente los detalles de la crisis internacional del capitalismo, la amenaza inminente de una guerra nuclear mundial y los pasos que están siendo tomados para fortalecer el aparato estatal en todo el mundo. Dejaron claro que el giro hacia la derecha de todos los partidos y el aumento de la influencia de la extrema derecha sólo pueden ser detenidos por un movimiento socialista de la clase obrera.

Peter Schwarz, presidente del Consejo Editorial Alemán del World Socialist Web Site, abrió la reunión con una evaluación de la campaña electoral. Veinticinco años después de la disolución de la Unión Soviética, la actual campaña electoral tuvo lugar bajo condiciones de una profunda crisis del sistema capitalista. No fue sólo la clase gobernante estadounidense la que reaccionó con un rearme y medidas propias de un Estado policial, sino que la burguesía alemana está siguiendo un curso similar.

Peter Schwarz

Hubo unanimidad entre los partidos con respecto a esto, de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD, siglas en alemán), hasta el partido La Izquierda (Die Linke). “El SGP es el único partido que se opuso consistentemente a esta locura y colocó la lucha contra el militarismo y la guerra en el centro de su campaña electoral”, dijo Schwarz.

El SGP pertenece a la tradición de la Revolución de Octubre y la lucha intransigente por la independencia política de la clase obrera. Por lo tanto, se opuso irreconciliablemente a todos los grupos de pseudoizquierda, los cuales han buscado encubrir la política derechista de La Izquierda y pidieron votar por este partido. “Nuestra campaña está diseñada para construir un partido revolucionario que una a los trabajadores de todo el mundo en la lucha contra el nacionalismo, la desigualdad social y la guerra”, añadió.

El secretario nacional del Socialist Equality Party (SEP, Partido Socialista por la Igualdad) en Estados Unidos, Joseph Kishore, también subrayó la importancia de la lucha contra la pseudoizquierda. Bernie Sanders recibió un gran apoyo después de declararse socialista y manifestar su oposición a los niveles extremos de desigualdad social. De un momento a otro, terminó apoyando a Hillary Clinton, defendiendo al Partido Demócrata y suprimiendo la oposición social. Esto abrió el camino para que Trump llegase al poder.

Kishore se refirió al carácter de tipo fascista del Gobierno de Trump. En su discurso ante la Organización de las Naciones Unidas, Trump anunció la “destrucción total” de Corea del Norte y no provocó mayor oposición dentro de la élite política. Kishore señaló que, “El grado de criminalidad desnuda y gansterismo en el Gobierno estadounidense sólo es comparable a la Alemania nazi en la década de 1930”.

Joseph Kishore

Trump no salió de la nada. “En última instancia, el Gobierno de Estados Unidos es una expresión del prolongado colapso del capitalismo estadounidense e internacional”, dijo Kishore. La desigualdad social asumió formas horrendas.

El secretario del Parti de l'égalité socialiste (PES, Partido Socialista por la Igualdad), la sección francesa del Comité Internacional, Alex Lantier, argumentó que estos mismos procesos de militarismo y polarización social también están en funcionamiento en Europa. Francia y Alemania están tomando cada vez más una posición de oposición a EUA. “En este proceso, el capitalismo europeo no es una especie de primo más civilizado del imperialismo estadounidense, sino más bien su rival despiadado y arrogante”.

Con su reforma del mercado laboral francés, el Gobierno de Emmanuel Macron está llevando a cabo un ataque amplio contra los derechos sociales de los trabajadores, los cuales fueron conquistados a lo largo del siglo XX. La ofensiva de Macron pregona nuevos ataques sociales en todo el continente. La oposición a estas medidas no puede dejarse en manos de los sindicatos ni del denominado Frente de Izquierda. Esto fue demostrado por la experiencia en Grecia, donde Syriza impuso los dictados de austeridad de la Unión Europea (UE) en colaboración con los sindicatos.

Chris Marsden, secretario nacional del SEP en Reino Unido, describió el papel desempeñado por la UE en la devastación de Grecia. “La UE ha abandonado desde hace mucho tiempo sus antiguas reivindicaciones socialdemócratas y liberales y se manifiesta cada vez más como un instrumento de contrarrevolución social”, indicó.

Chris Marsden

La salida de Reino Unido de la UE o brexit había demostrado que Europa no podía unirse bajo el capitalismo. El SEP en Gran Bretaña, al igual que el SGP en Alemania, rechazó todas las formas nacionalistas de oposición a la UE y reivindicó la lucha por los Estados Unidos Socialistas de Europa.

Christoph Vandreier, vicepresidente del SGP, concluyó la reunión. Trató extensamente el tema del desplazamiento a la derecha de toda la política oficial y el auge a la prominencia de la AfD. La hipocresía de los partidos del Bundestag o Parlamento alemán respecto a sus críticas de la AfD fue repulsiva, manifestó Vandreier. “De hecho, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), el Partido Socialdemócrata (SPD), los Verdes y el partido La Izquierda no difieren fundamentalmente de la AfD. Ellos critican a la AfD el domingo y luego ponen en práctica las políticas de la AfD el lunes en el Bundestag y en los parlamentos estatales”.

Todos los partidos estaban implicados en la deportación masiva de refugiados a zonas de guerra; todos exigieron el fortalecimiento del aparato estatal y respaldaron el regreso del militarismo alemán. Sin embargo, la expresión más obvia del giro a la derecha fue la campaña para minimizar los crímenes de guerra de los nazis. Vandreier describió detalladamente cómo es que los representantes de todas los partidos se habían alineado detrás del ultraderechista Jörg Baberowski, profesor de la Universidad Humboldt, después de que éste alegara que Hitler no era cruel y defendiera al apologista nazi, Ernst Nolte.

Christoph Vandreier

Cuando el SGP y su organización juvenil, los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social (JEIIS), celebraron reuniones en contra de esta falsificación de la historia, fueron objeto de ataques severos en los medios de comunicación. El periódico FAZ pidió la censura del World Socialist Web Site, y poco tiempo después Google comenzó a censurar las búsquedas del WSWS, en particular los numerosos artículos y polémicas en el sitio que tratan con Baberowski.

“La burguesía teme que la verdad salga a la luz. La verdad es que el sistema capitalista está de nuevo abriendo los portales del fascismo y la guerra. O la clase obrera derroca al capitalismo y construye una sociedad socialista, o la burguesía volverá a hundir a la humanidad en una catástrofe”, dijo Vandreier. El SGP fue el único partido que articuló esta verdad y luchó por un programa socialista.

Los discursos fueron seguidos por una discusión animada, que en muchos casos continuó hasta altas horas de la noche.