Ejecutivo de Google, Eric Schmidt admite que censuran políticamente sus resultados de búsqueda

23 noviembre 2017

Eric Schmidt, el presidente ejecutivo de Alphabet, la compañía matriz de Google, confirmó este fin de semana que la mayor empresa de Internet del mundo está manipulando los resultados de búsqueda para censurar, en coordinación con el Estado, a sitios críticos del Gobierno estadounidense.

Respondiendo a una pregunta sobre la “manipulación de la información” en el Internet durante su aparición en el Foro Halifax de Seguridad Internacional, Schmidt anunció que Google está trabajando en algoritmos para “desclasificar” a las páginas web de noticias RT y Sputnik, ambas basadas en Rusia, de la sección de noticias de Google. Este efectivamente bloqueará el acceso de usuarios a ambos sitios.

Los comentarios de Schmidt en un evento colmado de oficiales militares y de seguridad nacional confirma las acusaciones del World Socialist Web Site de que Google ha estado alterando deliberadamente sus algoritmos de búsqueda y tomando otros pasos para prevenir que sus usuarios accedan a cierta información. El mismo WSWS ha sido un blanco central de estos esfuerzos.

Las declaraciones además exponen como una mentira la afirmación que la empresa había hecho de que los cambios al motor de búsqueda buscaban “mejorar los resultados de búsqueda” y que estos cambios no cargaban con ningún sesgo político.

Los esfuerzos de Google son sólo parte de la campaña mucho más amplia del Gobierno y las corporaciones para afianzar su control sobre el flujo de información en el Internet, involucrando a Amazon, Twitter, Facebook y proveedores de Internet como Comcast, Time Warner Cable, Verizon y AT&T. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) anunció esta semana que eliminará las regulaciones de “neutralidad del Internet”, así permitiéndoles a los proveedores limitar los sitios que sus clientes pueden visitar, sea estrangulando la velocidad de acceso a estos sitios o cobrando tarifas extras.

Más temprano este mes, el Departamento de Justicia de EUA forzó a RT a registrarse como un “agente extranjero” como uno de los pasos que buscan deslegitimar el sitio como una fuente de noticias e intimidar a sus periodistas e invitados. Google ya había borrado a RT de su lista de canales “preferidos” en YouTube el mes pasado, mientras que Twitter lo bloqueó de su servicio de publicidad.

Sin embargo, las declaraciones de Schmidt, son las más directas hasta la fecha. Aseveró que Google está “intentando diseñar los sistemas para prevenir” que los usuarios puedan ver contenido de RT y Sputnik.

Schmidt rechazó que esto constituyera censura, señalando que el nuevo algoritmo contra RT bloquearía solo información “repetitiva, explotadora, falsa [o] que probablemente pudo haber sido utilizada como un arma”. El sinfín de historias infundadas en la prensa y reproducidas de las agencias de inteligencia está siendo utilizado para librar una guerra contra los derechos democráticos.

La campaña antirrusa que comenzó como un esfuerzo del Partido Demócrata para asegurar que el Gobierno de Trump mantuviese una postura hostil hacia el Kremlin ha sido transformada en un aplastamiento general contra la libre expresión y el libre intercambio de información.

Mientras que RT y Sputnik son los blancos inmediatos de esta campaña, concierne verdaderamente a cualquier sitio que exponga las mentiras del Gobierno estadounidense y promueva historias críticas de la narrativa oficial de la burguesía estadounidense.

En julio, el WSWS reportó primero que el nuevo algoritmo de Google implementado en abril bajo el pretexto de combatir la divulgación de “noticias falsas” estaba bloqueando el acceso a las páginas de un amplio espectro de organizaciones izquierdistas, progresistas, antibélicas y de derechos humanos. Desde abril, las referencias en las búsquedas en Google al WSWS han caído 75 por ciento. El mes pasado, el WSWS y otros periodistas izquierdistas fueron extirpado del servicio de noticias, Google News.

En una carta abierta a Schmidt y a otros ejecutivos de Google, la cual fue publicada en agosto exigiendo un cese a la censura, David North, el presidente del Consejo Editorial Internacional del WSWS, indicó:

“Los hechos prueban que Google está amañando los resultados de búsqueda para censurar y mantener marginado al WSWS y otras publicaciones de izquierda. Esta situación plantea una pregunta sumamente importante, con implicaciones constitucionales de amplio alcance. ¿Está coordinando Google su programa de censura con el Gobierno de Estados Unidos, o secciones de su aparato militar y de inteligencia?”.

Mientras que Google se ha rehusado a responder a estas interrogantes directas de parte del WSWS, ahora tenemos una respuesta inequívoca: Sí.

El hecho que Schmidt haga tales declaraciones tan abiertamente es una advertencia de que la campaña para censurar el Internet está alcanzando una nueva etapa. Se prepara un ataque abierto e irrestricto contra la libertad de expresión y el discurso político.

La supresión del Internet está sucediendo contra el trasfondo de los niveles de desigualdad social históricos y cada vez mayores. La clase gobernante estadounidense teme el surgimiento de la oposición social y de los puntos de vista anticapitalistas y prosocialistas que están tomando forma debajo de la superficie. Ante todo, temen el desarrollo de un movimiento obrero consciente que luche por derrocar el putrefacto sistema capitalista.

Urgimos a nuestros lectores y simpatizantes a asumir la lucha por defender un Internet gratuito y abierto. Únanse a los miles que ya han firmado la petición exigiendo que Google cese de inmediato la censura del WSWS y otros sitios web izquierdistas. Ayúdenos a llevar esta batalla contra la censura del Internet a todos los sectores de la clase obrera y la juventud, en Estados Unidos e internacionalmente, conectado la lucha por los derechos democráticos con la lucha contra la guerra, la dictadura y la desigualdad social.

Niles Niemuth