El Pentágono admite la presencia de tropas estadounidenses en Yemen, cuando los casos de cólera superan el millón

por Bill Van Auken
27 diciembre 2017

El Pentágono admitió por primera vez esta semana que ha “llevado a cabo múltiples operaciones terrestres” en Yemen, el país empobrecido y devastado por la guerra de la Península Arábiga, y ha realizado más de 120 ataques aéreos este año, el triple en 2016.

Esta revelación de una escalada en otro frente más de la intervención militar cada vez mayor de los EE. UU. en Medio Oriente ocurrió cuando Yemen marcaba el milésimo día de guerra librada por Arabia Saudita y sus secuaces petroleros del Golfo contra la nación más pobre del Medio Oriente.

Múltiples agencias de ayuda emitieron declaraciones advirtiendo que la muerte de millones de personas se ve amenazada a medida que la guerra cobra más víctimas y sumerge a vastas porciones de la población en condiciones de hambruna y enfermedad.

La profundidad de la crisis humanitaria del país se destacó esta semana con el anuncio del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) de que el número de casos de cólera en Yemen había llegado a un millón, convirtiendo la actual epidemia en la peor que haya sido registrada en la historia.

La rápida propagación de la enfermedad, que se cobró la vida de más de 2.200 personas desde abril, un tercio de ellos niños, es una manifestación inconfundible de la destrucción de la infraestructura social de Yemen por parte del bombardeo y bloqueo del país por Arabia Saudí, respaldada por Estados Unidos y con casi tres años de duración.

El cólera es fácilmente prevenible y tratable siempre que haya acceso a agua limpia. Las bombas y misiles saudíes suministrados por Estados Unidos, sin embargo, han destruido gran parte de la infraestructura de agua y saneamiento de Yemen, mientras que el bloqueo aéreo, marítimo y terrestre ha privado al país del combustible necesario para ejecutar cualquier sistema que haya sobrevivido a la embestida.

Mientras tanto, al menos el 50 por ciento de las instalaciones de salud de Yemen han sido destruidas.

Según el CICR, el 80 por ciento de la población yemenita carece ahora de acceso a alimentos, combustible, agua potable y atención sanitaria, lo que crea las condiciones para la propagación no solo de enfermedades sino también de hambre.

En un informe publicado el jueves en El Cairo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura dijo que un cuarto de la población yemenita, cerca de 8 millones de personas, padecía una inseguridad alimentaria grave, poniendo sus vidas en riesgo inminente. Otro 36 por ciento de la población encara lo que la agencia denominó “inseguridad alimentaria moderada”.

Según los informes, los precios de los alimentos disponibles aumentaron un 28 por ciento solo en el mes de noviembre, lo que hace que las necesidades básicas queden fuera del alcance de la mayoría de la población.

Mientras que 12.000 civiles han sido asesinados desde el comienzo de la guerra en 2014, esta cifra está eclipsada en gran medida por las muertes causadas por el hambre y la enfermedad causadas por la guerra. El mes pasado, la agencia de ayuda Save the Children advirtió que 50.000 niños morirían antes de fin de año, mientras que las Naciones Unidas informaron que un niño yemení está muriendo cada diez minutos por causas prevenibles.

Oxfam, que describió las condiciones en Yemen como “apocalípticas”, dijo en un comunicado: “Durante 1.000 días, enormes cantidades de armas sofisticadas modernas han golpeado a Yemen y además estamos presenciando un asedio Medieval donde se está usando la inanición masiva. como un arma de guerra”.

Para decirlo sin rodeos, Arabia Saudita y sus aliados y proveedores de armas, principalmente los Estados Unidos y Gran Bretaña, son culpables de un crimen de guerra histórico mundial que ha empleado métodos contra el pueblo de Yemen comparables a los utilizados por el Tercer Reich de Hitler.

La guerra, iniciada en el 2014, se libró con el objetivo de devolver a la presidencia al títere saudí Rabbu Mansour Hadi y evitar el surgimiento de un gobierno con vínculos amistosos con Irán.

La intervención terrestre estadounidense y los ataques aéreos reconocidos por el Comando Central del Pentágono el miércoles están dirigidos supuestamente contra Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) y el Estado Islámico en Yemen, milicias islamistas sunitas que son enemigos virulentos de los hutíes, cuya base se encuentra entre los Zaidis, una secta que surgió históricamente del Islam Chií.

Muchas de las víctimas de las operaciones estadounidenses son civiles muertos en ambos ataques aéreos y misiones de búsqueda y destrucción llevadas a cabo por tropas de operaciones especiales en el terreno. En una incursión inusualmente publicitada en enero pasado en la provincia central de Al Baydah, Yemen, las tropas de operaciones especiales respaldadas por drons y helicópteros de ataque mataron a 57 personas, al menos 16 de ellas civiles, mientras que murió solo un soldado estadounidense.

Washington ha estado librando una encubierta guerra con drons contra Yemen desde el 2002. Antes de este año, el número de yemeníes asesinados en esta campaña se estima en casi 1.500, según la Oficina de Periodismo de Investigación.

En la misma declaración en la que reconoce sus operaciones terrestres y la dramática escalada de su campaña de bombardeos, el Pentágono informó que el número de combatientes del ISIS en Yemen se había duplicado desde el comienzo del año; una estimación que sugiere que la campaña estadounidense tiene poco impacto fuera de matando a civiles, y es un espectáculo secundario en comparación con la guerra que libran los sauditas con el respaldo de Washington.

La monarquía saudita no podría librar esta guerra criminal sin el apoyo del gobierno y el ejército de los EE. UU. Los masivos contratos de armas de Estados Unidos han suministrado a la Fuerza Aérea Saudita misiles, bombas de racimo y otras municiones que se han utilizado para reducir a escombros las escuelas, los hospitales, las zonas residenciales, las granjas, las fábricas y la infraestructura básica de Yemen. Los aviones de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos están volando en misiones de reabastecimiento de combustible para permitir que los saudíes realicen bombardeos las 24 horas, mientras que los oficiales de inteligencia los están abasteciendo con objetivos. La Marina de los EE. UU. Se despliega frente a la costa de Yemen respaldando el bloqueo saudí.

Mientras que la administración Trump, con la colaboración de los medios corporativos estadounidenses, ha permanecido prácticamente en silencio con respecto a la profundización de la peor crisis humanitaria en la faz del planeta, ésta ha señalado repetidamente su apoyo a la agresión casi genocida de Arabia Saudita. Contempla por completo a la guerra a través de sus planes de intentar establecer una alianza militar con Arabia Saudita y los otros jeques sunitas del Golfo Pérsico, junto con Israel, para revertir el crecimiento de Irán al que ve como un obstáculo regional para la imposición de la hegemonía estadounidense en el Medio Oriente que es rico en petróleo.

El apoyo de Washington a Arabia Saudita y su determinación de provocar una confrontación militar con Irán encontraron una expresión particularmente nociva la semana pasada cuando el embajador de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, presentó una presentación televisada en una base militar en Washington, DC frente a los restos de lo que se proclamó un misil iraní disparado desde Yemen en el aeropuerto internacional de Riad el mes pasado. El misil no causó víctimas.

Haley insistió en que los restos exhibidos constituían evidencia “innegable” de que Irán está armando a los rebeldes Hutíes, violando el acuerdo nuclear de 2015 negociado con las principales potencias y actuando como una “amenaza a la paz y seguridad del mundo entero”.

La presentación recordó nada más que la evidencia “innegable”presentada por el entonces secretario de Estado estadounidense Colin Powell ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en febrero de 2003 sobre las “armas de destrucción masiva” iraquíes en preparación para la invasión estadounidense poco más de un mes después.

En este caso, la evidencia de los EE. UU. es igual de elaborada. Según Foreign Policy, que vio un informe de la ONU preparado después de un examen de los mismos restos utilizados en la aparición televisiva de Haley, los investigadores de la ONU encontraron no solo partes iraníes, sino también estadounidenses en lo que quedó del misil, lo que sugiere que el dispositivo fue improvisado por los yemeníes mismos.

Haley no explicó cómo es que Irán podría haber contrabandeado misiles a Yemen a través de un bloqueo naval mantenido por los saudíes y la Marina de los EE.UU. que ha rechazado los barcos que transportan alimentos, medicinas y combustible. Además, el ejército yemení, cuyas reservas fueron tomadas por el gobierno dirigido por Hutíes, tenía decenas de sus propios misiles.

Respondiendo a la actuación de Haley, el ministro de Relaciones Exteriores iraní Mohammad Javad Zarif describió el miércoles las acusaciones de los Estados Unidos como “provocativas” y “peligrosas”. “Tratan de ocultar su apoyo al bombardeo de los inocentes yemeníes mediante tales acusaciones”, dijo Zarif.

El 19 de diciembre, los líderes hutíes reivindicaron la responsabilidad de otro misil disparado contra Riad, declarando que había sido dirigido contra el palacio real saudita. Al igual que el misil anterior, fue derribado sin causar bajas.

La Casa Blanca condenó el fallido ataque con misiles y volvió a afirmar sin justificación que Irán era responsable. El imperialismo estadounidense apoya y explota la matanza del pueblo yemení para crear las condiciones para una nueva guerra regional contra Irán con consecuencias globales incalculables.