Protestas masivas contra la austeridad y la desigualdad social sacuden al régimen iraní

por Keith Jones
5 enero 2018

Irán está siendo sacudido desde hace seis días por las protestas contra los aumentos en los precios de los alimentos, el desempleo masivo, la creciente desigualdad social y el brutal programa de austeridad y represión política de la República Islámica.

Las protestas comenzaron el jueves pasado en la segunda ciudad más grande de Irán, Mashhad, y los centros vecinos de Neyshabur y Kashmar, luego se extendieron a la capital, Teherán, y más de tres docenas de otras ciudades y pueblos repartidos por todo el país.

Según fuentes gubernamentales, 21 personas, incluidos varios miembros de las fuerzas de seguridad, han muerto en enfrentamientos entre manifestantes y autoridades. No hay un recuento nacional de arrestos, pero un funcionario de Teherán admitió que 450 personas han estado detenidas en esa ciudad desde el sábado y 70 personas fueron arrestadas el domingo por la noche en Arak, una ciudad industrial a unos 300 kilómetros al suroeste de la capital.

El gobierno ha restringido, cuando no completamente bloqueado, las aplicaciones de redes sociales Telegram e Instagram, a fin de suprimir información sobre futuras protestas y el alcance del movimiento.

La escala y la intensidad de las protestas han sacudido al régimen burgués-clerical de Irán y ahora están incitando a sus facciones rivales a unirse para reprimir el desafío desde abajo. Durante el fin de semana, el presidente iraní Hassan Rouhani declaró que los iraníes tenían derecho a protestar pacíficamente y afirmó que su gobierno pronto tomaría medidas para abordar los agravios socioeconómicos de los manifestantes, y agregó: “No tenemos mayores desafíos que el desempleo”.

Pero sus ministros y portavoces de las agencias de seguridad ahora están prometiendo acabar con el movimiento de protesta, con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní (CGRI) diciendo que está listo para usar un “puño de hierro”.

Al justificar la represión estatal, numerosos líderes iraníes —el líder supremo de la República Islámica, el ayatolá Ali Khamenei y el comandante general interino del CGRV Rasoul Sanayee ante el ex presidente “reformista” y aliado verde Mohammad Jatami— han acusado a los rivales estratégicos de Irán de incitar y brindar apoyo logístico de violencia. Al hacerlo, muchos han destacado las afirmaciones demagógicas de “apoyo” a las protestas del presidente estadounidense Donald Trump y del presidente israelí Benjamin Netanyahu y las amenazas del príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman de “llevar la guerra adentro de Irán”. Los tres abogan abiertamente por el cambio de régimen en Teherán y han amenazado repetidamente con hacer la guerra a Irán.

Pero la actual ola de protestas tiene un carácter de clase bastante diferente de las que se desarrollaron en 2009 bajo la bandera de la llamada Revolución Verde. Alentados por Washington, el New York Times, el presidente francés Sarkozy y otros líderes europeos, y atrayendo su apoyo de los sectores más privilegiados de la sociedad iraní, los Verdes trataron de revocar la reelección del presidente populista Mahmoud Ahmadinejad, sobre la base de acusaciones sin fundamento y artificiales de fraude electoral, y con el objetivo de instalar un régimen determinado a alcanzar un rápido acercamiento con el imperialismo estadounidense.

Con base en los mejores informes disponibles que se filtraron a través de la censura del régimen iraní o aparecieron en los medios occidentales, es evidente que la actual ola de protestas es, en esencia, una incipiente rebelión de la clase trabajadora.

Sin duda, las protestas son socialmente heterogéneas y hay mucha confusión política entre los participantes. Además, como era de esperar, los monárquicos y otros elementos de la derecha aliados con el imperialismo están tratando de engancharlos y desviarlos. Pero las protestas, aunque todavía no son un movimiento de masas, han estado compuestas principalmente por trabajadores, gente pobre y jóvenes. Están alimentados por la furia de clase profundamente arraigada en un país donde 3,2 millones de personas, o el 12,7 por ciento de la fuerza de trabajo, están oficialmente desempleados, la tasa real de desempleo juvenil es del orden del 40 por ciento y, según un informe reciente de IRCG, el 50 por ciento vive en la pobreza. Mientras tanto, la Base de Datos Mundial de Riqueza e Ingresos calcula (según datos de 2013) que el 1 por ciento de los iraníes monopoliza el 16,3 por ciento de todos los ingresos del país, solo 0,5 punto porcentual menos que todo el 50 por ciento inferior, mientras que el 10 por ciento gana el 48,5 por ciento.

Creciente oposición de la clase trabajadora

La actual ola de protestas estalló después de meses de creciente agitación obrera y manifestaciones populares, que incluyen recortes de empleos, falta de pago de salarios y la indiferencia de las autoridades hacia los millones cuyos ahorros han sido eliminados por el colapso de numerosas instituciones financieras no reguladas.

En septiembre pasado, por ejemplo, en Arak, los trabajadores de dos plantas industriales que fueron privatizadas en la década de 2000 se enfrentaron con la policía durante dos días después de que las fuerzas de seguridad intervinieran para disolver sus protestas contra el incumplimiento de sus empleadores de pagar los sueldos y primas del seguro médico. Según un informe de AgenceFrance-Presse, “protestas menores han estado burbujeando en las semanas previas al malestar actual” con “cientos de trabajadores del petróleo y camioneros protestando por el pago tardío de los salarios; los fabricantes de tractores en Tabriz contra el cierre de su fábrica; y los trabajadores de neumáticos de Teherán en bonos se retrasaron”.

Las protestas han sido tratadas con indiferencia por los medios de comunicación occidentales, mientras que las autoridades iraníes han hecho todo lo posible para desterrarlas.

En los días inmediatamente anteriores a la actual ola de protestas, una discusión intensa y generalizada enfureció a las redes sociales sobre el aumento de la desigualdad social. El desencadenante de este derramamiento de ira fue la presentación del último presupuesto de austeridad del gobierno. Aumentará los precios de la gasolina hasta en un 50 por ciento, al tiempo que recortará los pequeños pagos en efectivo que reciben los iraníes en lugar de los subsidios a los precios de energía, alimentos básicos y servicios esenciales que fueron eliminados entre 2010 y 2014.

El movimiento verde se centró casi exclusivamente en Teherán, en particular en los distritos más ricos del norte. En contraste, la actual ola de protestas ha sido mucho más amplia geográficamente, incluyendo ciudades y pueblos más pequeños y más pobres que han constituido la base política de Ahmadinejad y la llamada facción de “línea dura” de la élite política de la República Islámica, que combina la ortodoxia chiíta con llamamientos populistas a los elementos plebeyos de la sociedad iraní.

Aún más significativo, mientras los Verdes hablaban por ese ala de la burguesía iraní más ansiosa por llegar a un acuerdo con las potencias imperialistas y movilizar a sus egoístas partidarios de la clase media alta denunciando a Ahmadinejad por “derrochar” dinero en los pobres, el actual movimiento antigubernamental es impulsado por la oposición a la desigualdad social.

Los Verdes, que apoyaron por abrumadora mayoría las elecciones de Rouhani en 2013 y su reelección en mayo pasado, han rehuido las protestas actuales, con destacados representantes de los Verdes expresando su gran preocupación por el carácter “sin líder” de las protestas.

Por su parte, los manifestantes no hicieron ningún llamado específico para que los principales líderes verdes, los derrotados candidatos presidenciales de 2009, Mir Hossein Mousavi y Mehdi Karroubi, sean liberados del arresto domiciliario. En su lugar, han adoptado consignas que desafían al régimen clerical burgués en su conjunto.

El programa de Rouhani de reconciliación con Washington y la austeridad

La aguda crisis social de Irán es producto de la implacable presión económica y militar estratégica de los EUA; incluyendo sanciones económicas mordaces; la crisis económica mundial y especialmente el colapso de los precios mundiales del petróleo; el fracaso del proyecto nacional burgués iraní independiente; y, por último pero no menos importante, las brutales medidas de austeridad que Rouhani ha implementado con el objetivo de cortejar la inversión occidental.

Señalando las consecuencias socialmente explosivas de las brutales sanciones económicas estadounidenses y europeas contra Irán, Rouhani y su mentor político, el difunto presidente y viejo defensor de una orientación estratégica hacia las potencias imperialistas occidentales Hashemi Rafsanjani, ganaron al ayatolá Jomeini y los otros componentes clave del régimen islámico para un cambio de rumbo en 2014, un nuevo intento de buscar un acuerdo con Washington y la Unión Europea.

Como en el caso de los Verdes cuatro años antes, esta política estaba ligada a un impulso renovado para eliminar lo que quedaba de las concesiones sociales hechas a la clase trabajadora a raíz de la Revolución de 1979. Durante los últimos cuatro años y medio, el régimen de Rouhani ha seguido adelante con la privatización y la desregulación, siguiendo las prescripciones de austeridad y favorable al mercado del FMI y volviendo a redactar las normas que rigen las concesiones petroleras para atraer a los gigantes petroleros europeos y estadounidenses.

Finalmente, en enero de 2016, las sanciones más severas para Estados Unidos y Europa fueron eliminadas o suspendidas a cambio de que Teherán desmantelara grandes partes de su programa nuclear civil. Pero en la medida en que la eliminación de las sanciones ha dado un impulso a la economía, los beneficios se han acumulado casi en su totalidad en los sectores más privilegiados de la población.

La respuesta de Rouhani, como lo demuestra el último presupuesto, es doblar la austeridad para las masas, al tiempo que aumenta los presupuestos de las instituciones religiosas y dirigidas por clérigos.

Como suele ser el caso, la apertura para la aparición repentina de la oposición social fue proporcionada por fisuras dentro de la élite gobernante. Las protestas antigubernamentales iniciales, que se organizaron bajo el lema “No a los altos precios”, fueron respaldadas al menos tácitamente por los opositores conservadores religiosos de Rouhani.

Esto, por supuesto, es completamente hipócrita. Los Principistas y otras facciones conservadoras de la elite gobernante han apoyado políticas similares pro-mercado y pro-grandes negocios y se unieron a sus “rivales reformistas” al imponer a Ahmadinejad el desmantelamiento, en sus últimos años en el cargo, de muchas de las políticas populistas que lo habían impulsado al poder contra Rafsanjani en 2005.

Una nueva etapa de la lucha de clases

Las protestas de la semana pasada anuncian una nueva etapa en la lucha de clases en Irán e internacionalmente. En todo el Medio Oriente, incluso en Israel, hay señales de una creciente oposición de la clase trabajadora. Lo mismo es cierto en Europa y América del Norte, donde las élites gobernantes han intensificado drásticamente el asalto a la clase trabajadora en la década transcurrida desde la crisis financiera mundial de 2008.

La cuestión crítica es la lucha para armar a la emergente oposición de la clase obrera global con una estrategia internacionalista socialista.

Los trabajadores y los jóvenes iraníes deben luchar por la movilización de la clase obrera como una fuerza política independiente en oposición al imperialismo y a todas las facciones de la burguesía nacional.

Hay que denunciar y aislar políticamente a cualquier fuerza derechista que defienda una orientación hacia Washington y/u otras potencias imperialistas dentro del movimiento antigubernamental. Es el imperialismo el que en el siglo pasado sofocó las aspiraciones democráticas y sociales de los pueblos del Medio Oriente, arrasó la región a través de un cuarto de siglo de guerras depredadoras, y hoy amenaza con embrollar al pueblo de Irán y a toda la región en una conflagración aún más sangrienta.

La burguesía iraní, según lo demostró durante más de un siglo remontándose a la Revolución Constitucional de 1906, es completamente incapaz de establecer una democracia genuina y la libertad respecto al imperialismo, porque para hacerlo requeriría una movilización revolucionaria de las masas de tales dimensiones que lo haría poner en peligro sus propios intereses y ambiciones egoístas de clase.

Los trabajadores y los jóvenes también deberían despreciar a los que denigran la lucha por el programa revolucionario y el liderazgo en la afirmación de que el surgimiento de las masas lo resuelve todo. Aprende la lección de la historia, incluida la “Primavera” de Egipto en 2011 y la Revolución iraní de 1979.

Treinta y nueve años atrás, el régimen respaldado por Estados Unidos y bañado en sangre del Shah fue arrastrado al basurero de la historia por un poderoso movimiento de masas liderado por la clase trabajadora. Pero la clase trabajadora estaba políticamente subordinada por el partido estalinista Tudeh y varias fuerzas de izquierda pequeñoburguesas a la llamada ala progresista de la burguesía nacional encabezada por el ayatolá Jomeini y el clero chií, que una vez que obtuvieron el control del aparato estatal, lo usaron rápidamente para reprimir salvajemente todas las expresiones de organizaciones de la clase obrera independiente y reestabilizaron el gobierno capitalista.

Hoy, un nuevo surgimiento de la clase obrera debe ajustar cuentas con el establishment político islámico, la burguesía iraní en su conjunto y el imperialismo como parte de una revolución socialista internacional.