Huelgas contra la austeridad en todo el sector público y privado de Israel

por Jean Shaoul
5 enero 2018

Los trabajadores israelíes enfrentan una embestida contra el empleo, los salarios y las condiciones, tanto en el sector público como en el privado. Los ataques organizados por las corporaciones, el gobierno y los tribunales avanzan con la complicidad activa de los sindicatos.

La semana pasada, los sindicatos acordaron un acuerdo podrido con el gobierno y la Corporación Eléctrica de Israel (IEC), la empresa estatal, sobre la liberalización y privatización de la industria para detener huelgas relámpago, desafiando la prohibición de huelgas contra reformas basadas en el mercado.

En agosto pasado, el Tribunal Superior de Justicia dictaminó que los trabajadores de las empresas estatales ya no pueden atacar las reformas de mercado, anulando una sentencia anterior que apoya el derecho de huelga. Esta fue una respuesta a una serie de huelgas de trabajadores electricistas en junio y julio.

Los trabajadores de Teva protestan despidos. (Fuente: Histadrut)

El fallo constituye un ataque fundamental contra la clase trabajadora a favor de la élite financiera. Afecta a otros servicios públicos esenciales, así como a la condición jurídica del derecho de huelga, previamente reconocido como un derecho constitucional fundamental derivado del derecho a la libertad de asociación, incluidas las decisiones gubernamentales.

El acuerdo con el IEC, que todavía no ha sido resuelto en detalle, recortará empleos, aumentará los precios y reducirá las deudas de la compañía de 42 mil millones de shekels ($12,1 mil millones) a 28 mil millones de shekels. El negocio de generación de electricidad de IEC se trasladará a una entidad separada, para “evitar subsidios cruzados” con su monopolio de transmisión, que a la larga forzará al IEC a salir del negocio generador.

IEC reducirá su fuerza de trabajo de 12.500 a 2.800, aunque es probable que este número aumente, endulzado con pequeños aumentos en las pensiones y una bonificación única de entre 10.000 ($3.000) y 30.000 ($10.000) shekels por trabajador por estar de acuerdo con las reformas, siempre que el IEC cumpla con las fechas objetivo del gobierno para implementar las medidas. Los dirigentes sindicales habían jurado previamente rechazar los recortes de empleos.

Los sindicatos también acordaron renunciar a su veto en el comité de trabajos de IEC por nuevas contrataciones o despidos. El sindicato conserva solo su derecho a aprobar el despido de un empleado por “inadecuación al trabajo” y, por lo tanto, su rol en la vigilancia de la fuerza de trabajo es en nombre de la patronal.

Otro ataque importante a los trabajadores israelíes ha venido de Teva Pharmaceutical Industries, multinacional controlada por Israel, que ha anunciado planes para reducir un cuarto de su fuerza de trabajo de 55.000. Unos 1.750 trabajadores israelíes perderán sus empleos como parte de los 14.000 despidos en todo el mundo.

Teva, considerado como un símbolo del éxito de Israel en la ciencia y las industrias de alta tecnología, es el mayor fabricante mundial de medicamentos genéricos y uno de los mayores empleadores en Israel. Cargado con una deuda de $35 mil millones después de su adquisición de $40 mil millones de la rama de genéricos de su rival, Allergan, el año pasado, perdió su principal fuente de ganancias. Esta fue su capacidad para cobrar precios exorbitantes por su medicamento Copaxone, utilizado para tratar la esclerosis múltiple, tras los desafíos legales en los tribunales y la expiración de su patente.

Una huelga general de medio día el 17 de diciembre en apoyo de los trabajadores de Teva interrumpió los negocios en todo Israel, ya que todo el sector público, servicios de salud, servicios públicos y bancos permanecieron cerrados desde la mañana hasta el mediodía y se suspendieron los vuelos dentro y fuera del país.

Los trabajadores de Teva han continuado sus protestas, bloqueando la red de trenes ligeros en el centro de Jerusalén y realizando manifestaciones frente a los hogares de los miembros de la junta directiva de Teva, protestando por los planes de cerrar las dos plantas en Jerusalén y despedir trabajadores en todo el país. Más de 200 trabajadores se atrincheraron dentro de una de las fábricas de Jerusalén.

El presidente de Histadrut (Federación de Sindicatos de Israel), Avi Nissenkorn, junto con Shelly Yachimovich, miembro del Knesset del Partido Laborista, han promovido el nacionalismo y apelado impotentes al gobierno ultraderechista del primer ministro Benyamin Netanyahu para salvar los empleos de los trabajadores israelíes.

La semana pasada, el Ministerio de Educación buscó y ganó un fallo de un tribunal laboral de Tel Aviv que bloquea una huelga de docentes israelíes en guarderías, escuelas primarias y secundarias convocadas por el Sindicato de Docentes Israelíes para el 27 de diciembre, alegando que fue convocada demasiado apresuradamente.

La disputa es sobre los maestros que se marcan que se toman 1,4 días de licencia por enfermedad por cada día de descanso real. La práctica estaba teniendo lugar en secreto desde hacía 30 años y fue descubierta recientemente cuando el Ministerio de Educación comenzó a enumerar en las hojas de pago el número de días de enfermedad acumulados y la cantidad de días de enfermedad efectivamente tomados, según lo exige la ley.

El ministerio respondió emitiendo una declaración dejando en claro que trabajaba estrechamente con el Sindicato de Docentes y que la política se había determinado hacía años. Decía: “También en este caso, el ministerio está sentado en el terreno con el Sindicato de Docentes en conversaciones para promover conjuntamente los intereses de los docentes”.

Hace menos de un mes, el Sindicato de Docentes canceló una huelga de profesores de instituto de enseñanza secundaria que habría extendido huelgas esporádicas sobre salarios y condiciones de trabajo, después de acordar un trato de cuatro años con el gobierno.

A los docentes en Israel se les paga mucho menos que a sus contrapartes en otros países de la OCDE, mientras que el tamaño de las clases es mucho mayor. Su contrato anterior expiró a finales de 2016 y exigían un aumento en el salario mensual de un maestro recién contratado de 6.400 shekels ($1.800) al mes a 8.000 ($2.300), con un aumento comparable para los maestros con siete años de servicio, mejoras en los beneficios complementarios, mejores condiciones de trabajo y bonos por la excelencia en la enseñanza.

La Asociación Médica de Israel, el mayor sindicato de médicos, ha declarado una disputa laboral que podría llevar a una huelga sobre planes para cambiar la ley nacional de seguro de salud para evitar que los médicos se muevan entre las diferentes Organizaciones de Gestión de la Salud (kupot cholim), o HMO, mientras las HMO intentan atraer a los médicos populares y por lo tanto a los pacientes.

Durante el fin de semana, los trabajadores municipales en Jerusalén arrojaron montones de basura cerca del Ministerio de Finanzas en Jerusalén para exigir que el ministerio pague 50 millones de shekels ($14,4 millones) a la ciudad. El ministerio quiere que el dinero se gaste en desarrollo urbano, no en servicios públicos.

La ira también aumenta con los retrasos en la publicación de los resultados de las investigaciones sobre corrupción en los niveles más altos del gobierno y la controvertida nueva Ley de Recomendaciones, que prohíbe a la policía divulgar los resultados de sus investigaciones a los políticos. El sábado, la quinta manifestación consecutiva contra la corrupción se llevó a cabo en Rothschild Boulevard, en el centro de Tel Aviv, la 58ª protesta anticorrupción en Israel. Como resultado de las protestas, Netanyahu se vio obligado a enmendar el Proyecto de Recomendaciones para que no se aplique a las investigaciones penales actuales, incluidas las relacionadas con él, iniciadas antes de la introducción de la nueva ley.

Netanyahu fue interrogado siete veces en el último año sobre dos casos de corrupción. El primero involucra alegaciones de que recibió regalos de figuras de negocios ricas, como el multimillonario australiano James Packer y el productor de Hollywood Arnon Milchan. El segundo involucra alegaciones de que buscó un trato secreto (pero finalmente sin éxito) para una cobertura favorable en el diario Yediot Aharonot, a cambio de ayudar a frenar al rival de Yediot, el periódico gratuito pro-Netanyahu Israel Hayom, pagado por el multimillonario estadounidense Sheldon Adelson. Según Ha'aretz, durante el período de siete años desde la fundación del periódico gratuito en 2007, el periódico perdió alrededor de 730 millones de shekels ($190 millones), o un shekel por copia.

Las crecientes tensiones sociales ocurren en medio de un alto coste de vida, mientras que el gasto público en medidas contra la pobreza, educación, salud, transporte y seguridad social ha sido recortado y los ricos han ganado reducciones de impuestos y la protección de las ganancias de su capital.

Según el Informe sobre el Estado de la Nación 2017 del Centro Taub, publicado la semana pasada, “los niveles de precios en Israel se mantienen entre los más altos de la OCDE” y son un 23 por ciento más altos que el promedio. El alto coste de la vida y los elevados costes de la vivienda desataron grandes protestas en 2011 y 2015 y obligaron al gobierno a prometer el abaratamiento de los costes de la vivienda.

Las tasas de pobreza y desigualdad de ingresos de Israel se mantienen entre las más altas entre las naciones de la OCDE. Esto está alimentando el crecimiento de las tensiones de clase y sentando las bases para una lucha común de los trabajadores judíos y árabes en Israel y en todo el Medio Oriente.