Un político alemán propone la "solución final" para la cuestión de los refugiados

por Marianne Arens y Martin Kreickenbaum
13 enero 2018

Las actuales conversaciones secretas entre el Partido Socialdemócrata (SPD) y los partidos de la Unión —a Unión Demócrata Cristiana (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU) — tienen como objetivo establecer otro gran gobierno de coalición comprometido a llevar a cabo más ataques contra los derechos democráticos. En este sentido, los ataques a los derechos de los refugiados son un eje para socavar los derechos democráticos básicos de toda la clase trabajadora.

Con este fin, los políticos alemanes están reviviendo las tradiciones más viles del nacional-socialismo (nazismo). Esto fue confirmado recientemente por una declaración hecha por un líder político de la CSU, Manfred Weber, quien encabeza la facción conservadora del Partido Popular Europeo en el Parlamento Europeo. El 5 de enero, en una reunión a puertas cerradas del grupo parlamentario CSU, Weber declaró: "En 2018, el tema central europeo será la solución final al problema de los refugiados".

El paralelo a la frase "solución final de la cuestión judía" utilizada por los nazis para describir el asesinato de millones de judíos era tan obvio que varios periódicos se sintieron obligados a comentar.

Para "resolver" el "problema" a nivel europeo, Weber pidió una cooperación más estrecha con el primer ministro húngaro Viktor Orbán, quien asistió a la reunión de la CSU como un invitado de honor. Orbán es notorio por su trato brutal a los refugiados, quienes sistemáticamente se ven privados de los derechos humanos básicos en ese país.

Tras una reacción masiva en las redes sociales, Weber respondió afirmando que su declaración había sido objeto de "malas interpretaciones deliberadas".

Los proyectos que actualmente se están discutiendo en relación con la política de refugiados y asilo son testimonio de un rápido viraje hacia la derecha en todo el espectro político. La CDU, la CSU y los Verdes, en sus negociaciones previas con el Partido Democrático Libre (FDP), ya habían acordado endurecer la política de asilo. Sin embargo, las propuestas y demandas que ahora se están discutiendo para una futura gran coalición van mucho más allá.

Hasta la fecha, evidentemente se han acordado las siguientes medidas:

* Un máximo de 200.000 refugiados deben ser admitidos en Alemania cada año. Thomas Strobl (CDU), diputado al primer ministro de Baden-Württemberg, Winfried Kretschmann (Verdes), ha llegado a alegar en un periódico local un límite de solo 65.000 al año.

* Los estados del Magreb (Marruecos, Argelia, Túnez) deben clasificarse definitivamente como "países de origen seguros". Esto significa que todos los refugiados de estos países pierden su condición de migrantes "tolerados" y pueden ser deportados de inmediato. La CDU-CSU incluso está pidiendo la deportación a Siria y todos los partidos ya están organizando deportaciones a Afganistán, haciendo caso omiso de la evaluación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados de la situación en estos países devastados por la guerra.

* La suspensión de la reunificación familiar para los refugiados con un estado de protección limitado se extenderá indefinidamente. La suspensión anterior expira en marzo.

* Para todos los solicitantes de asilo recién llegados, se establecerán "centros de toma de decisiones y repatriación", en los que se requiere que las personas permanezcan en un centro hasta que se resuelva su caso. Dichos centros ya existen en Bamberg, Ingolstadt y Heidelberg. Los inmigrantes allí reciben beneficios materiales básicos, así como una retribución social de 120 euros (adultos) y 67 euros (niños) por mes.

El líder parlamentario de la CSU, Alexander Dobrindt, también exige que los solicitantes de asilo estén restringidos al nivel más bajo de asistencia social durante tres años. Hasta ahora, esta restricción se ha aplicado a los solicitantes de asilo por un período de 15 meses. A aquellos que se nieguen a residir y a los refugiados "tolerados" se les negará cualquier tipo de asistencia financiera.

Esta última demanda contradice claramente una sentencia del Tribunal Constitucional Federal, que decidió hace dos años que la reducción del 30 por ciento de los pagos a los refugiados era inconstitucional.

Las propuestas van acompañadas de una viciosa campaña mediática. En la primera semana de enero, un estudio del criminólogo de la Baja Sajonia Christian Pfeiffer, encargado por el Ministerio de Asuntos de la Familia, se usó para este fin. Alegó que había un "vínculo entre los refugiados y la delincuencia", declarando que había habido un aumento del crimen violento del 10,4 por ciento entre 2014 y 2016. Según el estudio, el 92 por ciento de este aumento se debe a los delitos cometidos por refugiados.

El estudio fue promovido en gran medida por los medios de comunicación para demostrar que los jóvenes refugiados varones eran más propensos a cometer delitos y, por lo tanto, tenían más probabilidades de ser deportados. En realidad, el estudio permite una interpretación muy diferente: es precisamente la negligencia y la falta de perspectivas para los jóvenes que vegetan en campamentos superpoblados y "sin perspectiva para quedarse" lo que lleva a la desesperación y en ocasiones a los actos delictivos. Las causas son sociales, no étnicas.

Todo el establishment político, desde la derecha hasta la llamada izquierda, ahora sigue un curso xenófobo que corresponde en gran medida a la línea de la Alternativa de extrema derecha para Alemania. Esto es confirmado por las declaraciones hechas por los principales políticos.

Los líderes del partido de izquierda Sahra Wagenknecht y Oskar Lafontaine declararon recientemente en Die Welt que no apoyaban el borrador de su propio partido sobre inmigración. Cualquier demanda de "fronteras abiertas para todas las personas", declaró Wagenknecht, fue a lo sumo una "visión del futuro", pero "no una demanda para el mundo de hoy".

Lafontaine agregó: "El derecho de residencia y 1.050 euros para todos los que vienen a nosotros son propuestas poco realistas". Wagenknecht encabeza la facción del partido La Izquierda ( Die Linke ) en el parlamento alemán y Lafontaine es un ex presidente del partido.

Pero es sobre todo el SPD que se ha convertido en el defensor de la legislación reaccionaria de asilo. El ex ministro del Interior del estado de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jäger, introdujo un decreto en diciembre de 2016 por el cual los solicitantes de asilo o los refugiados tolerados que no pueden ser encontrados en un momento específico pueden ser perseguidos y detenidos inmediatamente.

En el anterior gobierno de gran coalición, el SPD lanzó el Paquete de Asilo II en marzo de 2016, que abrió la puerta a la destrucción de los derechos democráticos básicos para los refugiados. Hoy, los ministros del SPD a menudo se jactan de su eficiencia en llevar a cabo deportaciones. A finales de noviembre de 2017, el senador del Interior de Berlín Andreas Geisel se jactó de que 1.500 personas habían sido deportadas de Berlín desde el comienzo del año.

En cuanto al Partido Democrático Libre, su política de refugiados se asemeja cada vez más a la de su colega partido neoliberal austríaco, el Partido de la Libertad, que está siguiendo un rumbo abiertamente de extrema derecha. El presidente del FDP, Christian Lindner, ahora está a favor de la deportación de menores. Hipócritamente limita su demanda de "menores de edad solicitantes de asilo criminales", pero la deportación de niños establece un precedente abominable.

No es solo la retórica de los políticos que piden una "solución final a la cuestión de los refugiados" y pide el "agrupamiento" (los nazis lo llamaron "concentración") de los solicitantes de asilo en "centros de repatriación" que recuerdan las actividades criminales del Tercer Reich. El vínculo también es evidente en la forma reaccionaria y burocrática de la policía con la que las autoridades gubernamentales actúan contra los refugiados. Familias enteras son arrancadas de sus camas en las primeras horas por la policía armada para su deportación. Sus vidas enteras son destruidas.

Según cifras oficiales, 22.190 personas fueron deportadas de Alemania entre enero y noviembre de 2017. Esto corresponde aproximadamente al número de deportaciones en 2016, cuando 25.000 personas fueron deportadas en doce meses.

El número de inmigrantes deportados a los países del Magreb – Marruecos, Argelia y Túnez – ha aumentado considerablemente desde el año pasado. Esto es especialmente cierto para el estado de Renania del Norte-Westfalia, donde la nueva administración CDU-FDP liderada por el primer ministro Joachim Stamp (FDP) ha creado un "ministro de refugiados" específico. Stamp se jactó de que con las deportaciones, "hemos logrado nuestro primer éxitos notables. "El año pasado, el estado de Renania del Norte-Westfalia deportó a más de 6.000 refugiados, casi 1.000 más que en 2016. Además, hubo casi 11.000 llamados" repatriados voluntarios".

Muchas personas han sido deportadas a los Balcanes. Familias enteras que han vivido en Alemania durante muchos años son deportadas tan repentinamente que no pueden despedirse ni empacar sus pertenencias. Este es especialmente el caso en el estado de Turingia, gobernado por el Partido de Izquierda. Según el Ministerio de Migración, hubo 600 deportaciones en Turingia hasta noviembre. Durante el mismo período, 582 refugiados abandonaron el pequeño estado como parte de su llamado plan de repatriación "voluntaria".

La mayoría de las deportaciones de Turingia fueron a los estados de los Balcanes occidentales, sobre todo a Bosnia, Albania, Kosovo y Macedonia. Recientemente, el Consejo de Refugiados de Turingia llamó la atención sobre la deportación de la familia Rustemi. Aunque el joven padre participó en un programa de capacitación y aprendió alemán, toda la familia, incluidos dos niños pequeños, fue deportada a Kosovo.

Otra deportación brutal, de Renania del Norte-Westfalia, fue reportada poco antes de Navidad. La familia B. con cuatro hijos fue despertada el 13 de diciembre a las 5 de la mañana y deportada desde el aeropuerto de Dusseldorf a Pristina. Solo el hijo mayor (17), que no estaba en casa, se salvó de la deportación. En enero, se formó un comité del parlamento de Renania del Norte-Westfalia para decidir sobre el estado de la familia.

Los padres crecieron en Alemania, pero se les negó un permiso de residencia y tuvieron que partir hacia Kosovo en el cambio de milenio, donde experimentaron los pogromos llevados a cabo contra los romaníes en el país. Regresaron a Alemania y, después de una odisea de un año, llegaron a Münsterland, donde los cinco niños asistieron a la escuela.

Hoy, los niños solo hablan alemán y algunos románicos, pero no albanés. Dado que Kosovo se considera un "país de origen seguro", los seis miembros restantes de la familia fueron expulsados a un barrio de gitanos en la ciudad de Gjakova, donde no hay alojamiento, trabajo ni beneficios sociales.