Trabajadores alemanes de la Ford expresan su solidaridad con sus compañeros de trabajo rumanos

por Marianne Arens
13 enero 2018

Cuando los trabajadores de Ford en Alemania se enteraron de la huelga espontánea de los trabajadores de la Ford en la planta de Craiova en Rumanía, respondieron con gran interés y entusiasmo. Los trabajadores de la planta de Saarlouis Ford en el oeste de Alemania expresaron su solidaridad con la huelga de de los trabajadores en Rumanía.

Poco antes de Navidad, 1.000 trabajadores en Craiova bajaron las herramientas para bloquear la imposición de un contrato explotador por parte de Ford Motor Company. Pero sus representantes sindicales ya habían firmado el acuerdo.

En Craiova, donde los trabajadores de la Ford construyen el vehículo utilitario deportivo EcoSport, Ford quiere imponer un contrato de dos años a los trabajadores. Los salarios de los trabajadores con antigüedad tienen que congelarse mientras que los de los recién contratados se recortará a un nivel por debajo del salario mínimo. En algunos casos, los recién contratados recibirán apenas €300 al mes. Los trabajadores automotores rumanos ya ganan una mera fracción de lo que sus colegas en Europa occidental ganan por el mismo trabajo.

Los trabajadores de Craiova siguen resistiendo el contrato. Sin embargo, se enfrentan no solo a la corporación gigante, sino también al sindicato, que colabora estrechamente con la patronal. También están luchando contra el gobierno, que está imponiendo toda la carga de las contribuciones al seguro social (incluso la cuota del empleador) a los trabajadores. Ford ha hecho las compensaciones de esos costes por la compañía condicionadas a la aceptación del nuevo contrato.

Trabajadores de Craiova se pusieron en contacto con el World Socialist Web Site Autoworker Newsletterpara informar a sus compañeros en Europa occidental y América del Norte sobre su lucha. Los trabajadores continúan estando enfadados con la patronal y el sindicato, que ha intentado contener la oposición mediante varios ardides de mediación con la compañía y con el gobierno, al tiempo que les decía a los trabajadores que le tomaría dos meses al sindicato estar completamente libre de convocar una huelga.

Una huelga de advertencia en Ford Saarlouis

El 10 de enero un equipo de reporteros del WSWS distribuyó la declaración “Trabajadores de la Ford en Rumanía desafiantes mientras la compañía busca imponer un contrato chantajista”. Un “paro de advertencia” simbólico fue convocado ese día por IG Metall, que fue apoyado por los trabajadores con la esperanza de conseguir un aumento salarial y más tiempo libre. Ford emplea a 6.000 trabajadores en el Estado de Saarland.

Numerosos trabajadores de la Ford, y trabajadores de proveedores de partes de auto, se llevaron la octavilla del WSWS y muchos volvieron por más copias. Varios dijeron que tenían la intención de visitar el sitio web para aprender más acerca de la lucha en curso de los trabajadores de Rumanía.

Durante el cambio de turno, un trabajador de Ford expresó su apoyo al llamamiento a que se unan todos los trabajadores de Ford del mundo, declarando, “La presión también se está intensificando aquí constantemente. ¡Lo destruye todo, y desgarra familias!”. Añadió que estaría dispuesto a llevar adelante una lucha a nivel internacional ya mismo.

Otro trabajador se presentó como un lector del WSWS que dijo que ya se había enterado de la huelga espontánea en Rumanía y había informado a sus compañeros de trabajo. Jens, que lleva 25 años trabajando para la Ford, nos dijo que la compañía de manera deliberada azuza a los trabajadores de una nacionalidad contra los de otra.

“Cuando estaban hablando acerca de establecer una nueva planta, nos amenazaban constantemente diciendo, ‘En Rumanía, es muuuucho más barato’. Y ahora me entero por el WSWS de que en Rumanía, amenazan a los trabajadores rumanos con los niveles salariales de China. Probablemente amenazan a los trabajadores chinos con los mexicanos o los vietnamitas”. Jens continuó, “Esperemos que los compañeros de Rumanía no cambien de rumbo. No deberían dejarse intimidar”.

Jens dijo que pensaba que era una medida deliberada de Google y otras empresas para bloquear el acceso al WSWS. “Absolutamente nadie sabía sobre Craiova aquí”, dijo Jens. “Entonces la semana pasada hice circular un artículo porque conozco el WSWS”.

Muchos trabajadores señalaron que su lucha en Ford en Saarlouis está conectada con la lucha en Craiova. El futuro de la planta depende directamente del resultado de acciones laborales tales como las de Rumanía. Un trabajador dijo, “Si la patronal es capaz de hacer que los trabajadores rumanos hagan concesiones, nuestra producción se mudará a Europa del Este tarde o temprano”.

Un obrero de edad declaró, “Después de la caída de los países de Europa del Este, la situación empeoró también para nosotros”. Informó de que empezó en Ford como un trabajador con contrato temporal, pero recibió un puesto fijo a los dos años. Muchos trabajadores con contratos temporales son empleados en Ford, donde se les obliga a aceptar un salario inicial de €10 por hora (US$11,99), alrededor de la mitad de la paga normal, con la esperanza de conseguir un puesto fijo. “Pero esto lleva mucho tiempo sin suceder regularmente”, añadió el trabajador.

El trabajador continuó, diciendo que está empleado en logística, donde llegan los productos de los proveedores externos. “Podemos ver a diario por las partes cómo de internacionales son nuestras operaciones. Vienen de todos los rincones del mundo: de España, México, China, Polonia y de otros lugares”.

Timo

Timo, un trabajador de la Ford, estaba visiblemente estremecido al enterarse de las condiciones de trabajo en Rumanía. “La huelga de esos trabajadores estaba justificada. Deberían tener los mismos derechos que notros”, dijo Timo. Espera que un contrato razonable se concluya “del cual todo el mundo pueda vivir, y que ofrezca seguridad”.

Los trabajadores de Saarstahl en Völklingen y de Dillinger Hütte, que también participaron en la huelga de advertencia, hablaron sobre los esfuerzos de la compañía de reducir los salarios eliminando la categoría que recibe la paga mayor. “Hay que luchar todo el tiempo”, dijo Frank, un acerero de edad.

Un trabajador en Dillinger Hütte informó de que las cargas de trabajo se han incrementado sustancialmente en los tiempos recientes. “Pero las condiciones en Rumanía, eso es mucho peor”, añadió. Sabía de otro ejemplo en Europa del Este, diciendo, “En Bulgaria, los salarios son tan bajos como en Rumanía, y los precios suben en todos esos países a causa de la UE. No me puedo imaginar cómo se las apañan para llegar a fin de mes”. Markus, un joven trabajador de la Ford en la línea de ensamblaje, comentó, “No lo puedes comparar con Alemania, pero tienen que ser capaces de vivir de su salario”.

Eddy

“Es un escándalo cómo están tratando a los compañeros de Rumanía”, dijo Eddy. Se llevó varias octavillas y empezó a repartirlas a los trabajadores. Dijo que esa información tenía que compartirse en seguida, y que la plantearía en el consejo de trabajo. “¿Por qué IG Metall no hizo algo al respecto hace tiempo?”.

De hecho, IG Metall ha hecho cuanto pudo por impedir que los trabajadores alemanes sepan acerca de, o sean inspirados por, la lucha de sus hermanos y hermanas rumanos. En vano uno busca en el sitio web de IG Metall una declaración sobre el conflicto en Rumanía. Los sindicatos afiliados con la Asociación de Sindicatos Alemanes dieron la bienvenida a la reintroducción del capitalismo en Europa del Este y el consejo de trabajo, que promociona completamente los intereses corporativos de la Ford, en los que basa financieramente, accedió al cierre de la planta de la Ford en Genk, Bélgica, cuatro años atrás, y colaboró en la organización de ataques a los salarios y las condiciones de trabajo en Colonia y en Saarlouis.

En ese momento, la patronal amenazó con subcontratar la producción a Rumanía si los recortes y los cierres de planta no eran aceptados. IG Metall apoyó este chantaje y lo hizo cumplir contra la fuerza de trabajo. Cuando los trabajadores de Craiova fueron a la huelga, IG Metall les escondió eso a los trabajadores de Ford en Europa occidental.

Estos comentarios dejan claro que un gran número de trabajadores entienden la necesidad de unirse a nivel internacional contra las corporaciones globales. El World Socialist Web Site Autoworker Newsletter se creó para informar a los trabajadores de todo el mundo acerca de las luchas de sus compañeros.

El Autoworker Newsletter propone que los trabajadores de Rumanía, Alemania y del resto de Europa pongan en pie comités de acción de las bases para asumir la dirección de la lucha y quitársela a los sindicatos pro-capitalistas y nacionalistas y unificar su lucha internacionalmente contra los fabricantes automotores globales y el sistema del beneficio capitalista.