Las huelgas de los obreros industriales en Alemania continúan

por Ulrich Rippert
15 enero 2018

Las huelgas de los trabajadores en las industrias automotriz, metalúrgica y de la electrónica en Alemania se extendieron el jueves y el viernes. Desde el comienzo de la semana, 340.000 empleados han participado en huelgas cortas, mítines de protesta y otras manifestaciones.

La ira sobre la desigualdad social y la amenaza de despidos, como en Siemens, y muchas otras empresas está en aumento, y es omnipresente y fácil de percibir en las manifestaciones de las huelgas.

El sindicato IG Metall está cada vez más preocupado por los disturbios en las plantas. Mientras sus funcionarios pronuncian discursos radicales en las huelgas y acusan a las compañías por su codicia y comportamiento inhumano, el sindicato ya ha dado la señal de su disposición para cooperar con la gerencia y llegar a un acuerdo totalmente entreguista.

Trabajadores en huelga manifestándose en Berlín

El jueves, en la última ronda de negociaciones en el estado de Baden-Württemberg, la delegación de IG Metall dejó clara su voluntad a ceder en el tema de las horas de trabajo. El jefe del grupo de empleadores Sudwest Metall, Stefan Wolf, evaluó las acciones de IG Metall después de las conversaciones en Böblingen, comentando: “Al menos el sindicato se mostró dispuesto por primera vez a hablar sobre el tema del volumen en la cuestión de las horas de trabajo”.

El diario financiero Handelsblatt elaboró respecto a lo que esto significa: “Esto sugiere que la flexibilización del tiempo de trabajo exigida por IG Metall irá en ambas direcciones”. En otras palabras, la demanda sindical de que los trabajadores tengan derecho a reducir las horas de trabajo a 28 horas por semana durante un período de dos años con una compensación parcial de los salarios se transformaría en su opuesto.

Si bien a muchos trabajadores les gustaría obtener una reducción temporal en la semana de trabajo debido a la mayor aceleración, IG Metall está indicando su voluntad de abandonar la semana laboral de 35 horas y acordar la flexibilidad de las horas de trabajo a 40 o más.

Hasta la fecha, se han establecido cuotas de 13 por ciento y 18 por ciento para regular la cantidad de trabajadores que pueden trabajar hasta 40 horas por semana. IG Metall ha indicado que consentirá en relajar la regulación, según Handelsblatt. “Los empleadores están todavía muy lejos de nuestras ideas sobre el tiempo de trabajo”, dijo el líder de IG Metall en Baden-Wurtemberg, Roman Zitzelsberger. “Sin embargo”, escribe el diario, “en las negociaciones de hoy, especialmente en el tema de la soberanía del tiempo, eran visibles los pasos en dirección de los trabajadores, y esto puede ser desarrollado de manera constructiva”.

En la emisora de radio Deutschlandfunk, el líder de IG Metall, Hofmann, expuso su actitud cuando solicitó que hubiera solo una “presencia restringida” y manifestó tener esperanza en que las negociaciones puedan tener un buen resultado para todos “sin una mayor escalada”.

Los sindicatos no quieren permitir, bajo ninguna circunstancia, que las huelgas y las protestas se escapen de las el marco de las talladas ataduras del marco de las negociaciones colectivas y se transformen en una amplia movilización contra los despidos masivos que han anunciado e iniciado muchas compañías.

La cúpula de IG Metall no solo se preocupa por los intereses de los exportadores de Alemania, con quienes han desarrollado una estrecha asociación. Su enfoque principal consiste en la crisis de gobierno y los preparativos otro mandato de la gran coalición. El líder de IG Metall, Joerg Hofmann, y otros funcionarios son miembros del Partido Socialdemócrata (SPD, siglas en alemán) y apoyan la formación de una coalición con los partidos conservadores de Alemania. Por ende, quieren evitar que la formación de un nuevo Gobierno se dé en condiciones de huelgas de masas.

El Sozialistische Gleichheitspartei (SGP; Partido Socialista por la Igualdad) rechaza firmemente tales políticas reaccionarias y avanza la perspectiva opuesta. El SGP llama a una expansión de las huelgas de advertencia y a convertirlas en el preludio de una amplia movilización política contra la conspiración en marcha en Berlín, la cual lleva la forma de negociaciones secretas sobre un nuevo Gobierno de coalición. Los partidos políticos han estado negociando durante meses a espaldas de la población para formar un Gobierno que tome un giro drástico hacia la derecha en política exterior e interior.

IG Metall considera que su tarea principal es mantener bajo control la radicalización en toda la industria y suprimirla. El sindicato está estrechamente vinculado al SPD, cuyas leyes Hartz y Agenda 2010 intensificaron dramáticamente los niveles de explotación y contribuyeron a las miserables condiciones laborales en las fábricas contra las cuales se dirigen las huelgas. Es imposible lograr demandas salariales serias y mejoras en las horas de trabajo apoyando a parte de los responsables por los ataques a los salarios y los servicios sociales y a los que exigen una expasión militar y ataques a los derechos democráticos.

El Sozialistische Gleichheitspartei, por lo tanto, hace un llamamiento a los trabajadores de las industrias metalúrgica y electrónica a tomar el control de las luchas en sus propias manos. Para esto son necesarias nuevas organizaciones de lucha, comités de acción controlados por las bases de planta. Estos comités deben luchar por la movilización más amplia posible de los trabajadores en Alemania, Europa e internacionalmente.

La defensa de los salarios, los puestos de trabajo y las conquistas sociales del pasado requiere una perspectiva internacional. En su guerra contra la clase trabajadora, las corporaciones transnacionales y los bancos persiguen una estrategia internacional. Por lo tanto, la clase trabajadora debe desarrollar una estrategia internacional para defender sus intereses en la lucha de clases. Los comités de acción deben establecer conexiones con los trabajadores en toda Alemania, Europa y el mundo para establecer una red de apoyo de las luchas de los demás.

El Sozialistische Gleichheitspartei está preparado para apoyar cualquier iniciativa seria para expandir las huelgas y desarrollarlas internacionalmente.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 13 de enero de 2018)