La indignación de la crisis de agua potable en Kentucky: otro trabajador estadounidense arrestado por criticar a funcionarios del gobierno

por Sheila Brehm
16 enero 2018

Por segunda vez en tres días en los Estados Unidos, un ciudadano común y corriente que tuvo la temeridad de criticar a los funcionarios del gobierno en una reunión pública fue esposado por la policía y expulsado. Después que la maestra Deyshia Hargrave, arrestada el lunes por sus comentarios en una reunión de la junta escolar en Louisiana, fue el turno de Gary Michael Hunt, un ex minero de carbón, obligado por la policía a salir de una audiencia pública sobre la crisis del agua en el este del condado Martin.

Un video publicado el miércoles muestra a un oficial de policía esposando a Hunt durante una reunión pública de emergencia para abordar la falta de agua. El condado al este de Kentucky, que está perdiendo hasta un 60 por ciento del agua tratada, debido a fugas de tuberías e infraestructura vieja, anunció que estaba "conservando" el agua cerrándola a los residentes por la noche, pero algunos han estado sin agua corriente por lo menos siete días.

Hunt fue esposado y le dijeron que lo arrestaban por usar malas palabras mientras criticaba la respuesta del distrito a la crisis de agua potable. Luego, el video muestra a un agente del orden público diciendo: "Eso es conducta desordenada" y "Estás bajo arresto" antes de agarrarlo por la garganta y escoltarlo fuera de la sala del tribunal.

"Todo lo que quiero es que la gente del condado de Martin tenga agua", le dijo Hunt al Lexington Herald-Leader. "Es hora de deshacerse de los ladrones. Ha pasado mucho tiempo". Hunt dijo que le dieron una citación y debe comparecer ante el tribunal, pero no fue llevado a la cárcel.

Cientos de residentes no han tenido agua desde el lunes en esta zona rural, que limita con el estado de Virginia Occidental. Miles de clientes del Distrito de Agua del Condado de Martin vieron su presión de agua disminuir dramáticamente durante el frío glacial de la semana pasada. Debido a la falta de inversión en la infraestructura y el sistema de distribución de agua, se cortó el suministro de agua, en muchos casos sin notificar a los residentes.

Para colmo de males, el Distrito de Agua Potable del Condado de Martin está buscando un aumento de tarifas del 49 por ciento. La autoridad responsable está tratando de culpar a las familias de la clase trabajadora por la crisis del agua. El gerente de la oficina del distrito Joe Hammond afirmó que el uso era alto porque la gente dejaba correr el agua para evitar que las tuberías se congelaran.

Una declaración en la página de Facebook del Distrito de Agua Potable del Condado de Martin dice: "Las causas principales de nuestra situación actual son una disminución en los clientes que conduce a la pérdida de ingresos, junto con un aumento en los costos de servicios públicos para reparar la infraestructura defectuosa. Este déficit ha creado una deuda a pagarse a partir de noviembre de 2017 de US$ 831.000. Hablando claro, debemos US$ 831.000 en facturas vencidas que no tenemos los fondos para pagar".

BarbiAnn Maynard, madre de dos niños que ha estado protestando por la situación del agua en el condado de Martin durante varios años, le dijo al WSWS: "¡Los funcionarios del agua son abusones! Su mensaje es: ‘si tratas de ponerte de pie, te arrestaremos’. No lo culpo por maldecir. Y no retrocederé. Mi mamá también fue una activista, me dijo que me pusiera de pie y luchara, y así fue como nos criaron".

Esta área tiene una larga historia de problemas de agua que han impactado severamente en la salud de esta comunidad de clase trabajadora, donde viven muchos ex mineros del carbón. La madre de BarbiAnn fue diagnosticada con cáncer de mamas y linfático cuando tenía 29 años. Perdió la batalla cuando sucumbió al cáncer cerebral a la edad de 48 años. La hermana de BarbiAnn ha tenido un tumor cerebral desde que tenía 14 años, su padre tiene demencia y el padre de su vecino también tiene demencia. "Los químicos en el agua nos están matando. Está contaminado", dijo al WSWS.

BarbiAnn Maynard

En el 2000, el condado de Martin se dio uno de los mayores desastres ambientales en el sureste de los Estados Unidos. Un derrame ocurrió cuando el fondo de un embalse de lodo de carbón propiedad de Massey Energy irrumpió en una mina subterránea abandonada, enviando a un río cercano un estimado de 306 millones de galones de lodos tóxicos que contienen arsénico y mercurio. El derrame mató todo en el agua. Los efectos nocivos continúan hoy. El CEO de Massey en ese momento era Don Blankenship, declarado culpable de mentir a funcionarios de seguridad del gobierno después del desastre de la mina Upper Big Branch que mató a 29 trabajadores.

BarbiAnn comentó además al WSWS, "¡No tenemos hospital ni escuela secundaria en el condado de Martin, pero tenemos tres juzgados! Ni siquiera tenemos una clínica fuera de horario. El edificio de la escuela secundaria se cerró debido a su avanzado estado de deterioro, los estudiantes fueron trasladados a la escuela secundaria. Las carreteras se están desintegrando, rompiendo, y en algunos lugares se ha perdido un carril completo. Estamos viviendo en un país del tercer mundo en este momento. Esta era un área de campos de carbón de mil millones de dólares, pero no se hizo nada por nosotros. Los pobres te darán la camisa, los ricos no te darán nada. La gente tiene que estar unida".

Aunque los funcionarios locales han recibido varias subvenciones para mejorar el sistema de suministro de agua, no se llevaron a cabo mejoras.

El líder del Herald-Leader de Lexington informó que el viernes unas 1.000 personas en el condado de Martin todavía estaban sin agua por quinto día consecutivo, y para el domingo varios centenares seguían sin agua. Desde la noche del lunes, el distrito de agua comenzó a cerrar el suministro de agua a muchos usuarios.

Kathy Jude, que vive en el condado de Martin, dijo al periódico que el abuelo de su esposo ha estado sin agua desde el lunes. Ella dice que tuvo que usar agua embotellada para bañarlo.

Una publicación en la página de Facebook de Citizens United del Condado de Martin dice: "En un día cualquiera en el condado de Martin, Kentucky, el sistema de agua pierde más agua por fugas que la que ofrece a los clientes que pagan a través de sus llaves. El sistema de agua está bajo investigación estatal por tercera vez desde el 2002. Los clientes se quejan de interrupciones frecuentes en el servicio y agua decolorada, y sus facturas vienen con un aviso de que beber agua podría aumentar el riesgo de cáncer.

"Este es el estado de la infraestructura en un condado que ha extraído carbón por valor de millones de dólares desde principios del siglo XX, proporcionando la energía requerida para las industrias estadounidenses y las comodidades modernas. Al igual que en muchas comunidades de yacimientos de carbón, todos los beneficios y avances que los trabajadores y recursos naturales del área han hecho posible no han dejado mucha evidencia de mejoras en la economía y la infraestructura locales.

"Abrir un grifo es un ejercicio de confianza que la mayoría de nosotros damos por sentado. Pero en el condado de Martin es solo una razón más para que los residentes se sientan decepcionados por los poderes fácticos; un capítulo más en la larga historia de cómo la gente ha perdido la fe en su gobierno".

El condado de Martin, al igual que otras áreas que una vez emplearon a decenas de miles de mineros del carbón, ha sido desangrado y envenenado por los patrones del carbón y todo el establishment político. El ingreso medio para un hogar en el condado es de US$ 18.279 y el ingreso medio para una familia fue de US$ 21.574. Aproximadamente el 33,3 por ciento de familias y el 37 por ciento de la población estaba debajo de la línea de pobreza, incluyendo el 45,1 por ciento de aquellos menores de 18 años y el 26,9 por ciento de las personas mayores de 65 años.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de enero de 2018)