Los trabajadores griegos se manifiestan en contra de la imposición del “proyecto de ley múltiple” de austeridad de la UE por parte de Syriza

por Alex Lantier
17 enero 2018

Los trabajadores de Grecia atacaron el lunes al gobierno de Syriza (Coalición de la Izquierda Radical) y las protestas estallaron en Atenas por la noche, cuando Syriza metió en el Parlamento griego un “proyecto de ley múltiple” de 1.300 páginas de medidas de austeridad de la Unión Europea. La conservadora Nueva Democracia, la Alianza Democrática socialdemócrata, la Unión nacionalista de los centristas y la neonazi Aurora Dorada votaron en contra del proyecto de ley en el parlamento.

Los envíos y el transporte público en Atenas se suspendieron casi por completo, en medio de una oposición masiva a nuevos ataques de la UE contra los derechos sociales y democráticos básicos, incluido el derecho a la huelga. Los trabajadores del metro, autobuses y tranvías de Atenas y los controladores del tráfico aéreo participaron de la huelga. Las escuelas fueron cerradas y los hospitales operaron con personal reducido a medida que los médicos se unían a la huelga. Decenas de miles de personas marcharon en dos protestas sindicales separadas en la capital.

Los enfrentamientos estallaron entre los manifestantes y la policía antidisturbios en Atenas después de que el parlamento griego, encabezado por los diputados de Syriza, votara 154 a 141 para aprobar el multimillonario programa que recorta los pagos de bienestar familiar, facilita las ejecuciones hipotecarias e incluye limitaciones draconianas al derecho de huelga.

Los manifestantes arrojaron cócteles Molotov, pedazos de cemento y piedras, mientras que la policía respondió con gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento.

El estallido de las luchas de los trabajadores contra el ataque de Syriza contra el derecho de huelga y el implacable asalto a los niveles de vida montados por la UE desde la caída de 2008 en Wall Street marca una nueva etapa en la lucha de clases internacional. Explota la mentira política, contra la cual el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) ha luchado consistentemente, de que Syriza es una organización de izquierda o socialista. Es un partido de derechas, hostil a los trabajadores.

Traicionó sus promesas electorales de poner fin a la austeridad de la UE y ahora planea usar métodos antidemocráticos para silenciar la oposición de los trabajadores.

Esto tendrá implicaciones de largo alcance mucho más allá de las fronteras de Grecia, a medida que los sectores en crecimiento de la clase trabajadora en toda Europa avancen en la lucha contra los planes de despidos masivos y ataques contra los salarios y el gasto social.

Los partidos populistas y antimarxistas pequeño burgueses en toda Europa que respaldaron la elección de Syriza: desde Podemos en España hasta el Partido La Izquierda en Alemania, el Nuevo Partido Anticapitalista y la organización de Jean-Luc Mélenchon en Francia, y el Partido Socialista de los Trabajadores en Gran Bretaña también se han revelado como enemigos de los trabajadores. El creciente conflicto entre la clase trabajadora y estas fuerzas, que pasan por “izquierdistas” del establishment político europeo y están estrechamente vinculadas a los sindicatos, tendrá consecuencias explosivas y en última instancia revolucionarias.

Estos acontecimientos están evidenciando ante millones de trabajadores la cada vez más raída fachada democrático-parlamentaria de la UE y los gobiernos nacionales europeos, que funcionan como una dictadura de la aristocracia financiera para oprimir a la clase trabajadora.

Los diputados de Syriza en el parlamento griego simplemente sellaron el “proyecto de ley múltiple”, que sin duda fue elaborado por la UE y los principales bancos, sin siquiera molestarse en leerlo. Como el diario derechista de Grecia Kathimerini escribió, con cierta vergüenza, “cientos de páginas de proyectos de ley tuvieron que debatirse en solo unos pocos días, y existen dudas legítimas sobre si los diputados comprenderán por completo por qué están votando”.

Se informó ampliamente y Syriza sabía muy bien que el “múltiple proyecto de ley” contenía ataques drásticos, con la oposición de los pueblos de Grecia y Europa, sobre los derechos sociales y democráticos básicos. Incluye disposiciones para subastas electrónicas de viviendas ejecutadas, destinadas a evitar que los residentes y vecinos bloqueen físicamente las ejecuciones hipotecarias; recortes profundos a los beneficios familiares; y medidas diseñadas para bloquear acciones de huelga, como requerir que el 50 por ciento de todos los miembros del sindicato (a diferencia del 50 por ciento de todos los miembros del sindicato presentes en una votación de huelga) apoyen la huelga antes de que pueda realizarse.

Reuters señaló que esta es una medida que los acreedores de Grecia “esperan que limite la frecuencia de las huelgas y mejore la productividad”, es decir, aumente la explotación de los trabajadores.

Hablando en el parlamento ayer, el líder de Syriza y primer ministro Alexis Tsipras intentó negar el carácter socialmente contrarrevolucionario de esta agenda. Prometió que este paquete de austeridad sería la última serie de recortes dictados por la UE al pueblo griego bajo los términos de los sucesivos memorandos de austeridad de la UE. Haciendo honor al “final de un ciclo largo y difícil”, dijo Tsipras, “estamos un paso antes del final del programa y el final de los memorandos”. Agregó: “En el verano, dejaremos ... un período duro, injusto y dañino”.

Negando que el “proyecto de ley múltiple” tenga como objetivo eliminar el derecho de huelga, que está protegido en la constitución griega, Tsipras continuó: “Es una mentira desvergonzada [afirmar] que este gobierno está haciendo cumplir las demandas de los acreedores y los industriales para desregular la mano de obra del mercado. El derecho de huelga es una conquista sagrada de la clase trabajadora”.

El mentiroso desvergonzado aquí es Tsipras. Sus promesas en el parlamento son tan inútiles como lo fueron sus promesas electorales para poner fin a la austeridad de la UE cuando llegó al poder hace tres años este mes. Mientras hablaba en el parlamento, altos funcionarios de la UE anunciaban que seguirían exigiendo medidas de austeridad draconianas en Grecia incluso después del final formal del rescate de la UE al país.

“Si hay más alivio de la deuda después del final del programa, entonces es sensato llegar a otro acuerdo”, dijo Thomas Wieser, un asociado del ex ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäuble y jefe saliente del Grupo de Trabajo Europeo (EWG), a Kathimerini. Esto implica que la UE exigirá recortes sociales devastadores adicionales si Grecia intenta declararse en bancarrota o reestructurar su inviable deuda soberana de €323 mil millones o pedir nuevamente a la UE ayuda para pagar sus préstamos.

El “proyecto de ley múltiple” de Syriza es parte de un ataque contra el derecho de huelga y otros derechos legales llevados a cabo durante un período prolongado por la burguesía en toda Europa. Esto incluye las leyes antisindicales de Gran Bretaña, la imposición de requisitos mínimos de servicio que prohíben las huelgas del sector público en gran parte de Europa occidental y el estado de emergencia y ley laboral de Francia, que permiten la prohibición de protestas y la imposición de salarios por debajo del salario mínimo.

Las protestas en Grecia están ligadas a la creciente militancia de la clase obrera en toda Europa: los trabajadores metalúrgicos alemanes y los ferroviarios británicos toman medidas de huelga, aumentan las huelgas en España, aumentan la ira social ante la agenda antiobrera del gobierno francés y las huelgas de los trabajadores en Rumanía y otros países de Europa del Este. Ante la escalada de la lucha de clases, la clase capitalista se está moviendo para eliminar los derechos democráticos básicos.

La experiencia del gobierno de Syriza es una experiencia estratégica fundamental de la clase obrera internacional a medida que entra en un período de resurgente lucha de clases. Las luchas no pueden llevarse a cabo bajo el control político y organizacional de la burocracia sindical y los partidos pseudo-izquierdistas que, como muestra abundantemente la experiencia de Syriza, son hostiles a la clase trabajadora. El camino a seguir es a través del establecimiento de organizaciones de lucha independientes de los sindicatos que trabajen para coordinar la resistencia de la clase trabajadora a escala europea e internacional.

Ante la traición y la bancarrota de Syriza, la clase trabajadora necesita urgentemente su propio liderazgo político revolucionario, que luche por una perspectiva socialista e internacionalista. Esto significa la construcción en Grecia y en cada país de secciones del CICI, el movimiento trotskista, que se opuso a Syriza desde el punto de vista de la clase obrera internacional y advirtió sobre el papel traicionero que jugaría desde antes de que llegara al poder.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de enero de 2018)