La muy real pesadilla para los inmigrantes en todo los Estados Unidos en 2018

por Eric London
13 febrero 2018

Mientras los demócratas y los republicanos celebran el acuerdo presupuestario de la semana pasada que financia al gobierno federal hasta el 23 de marzo sin proporcionar ninguna protección para 800.000 beneficiarios de DACA, una pesadilla recorre todo Estados Unidos involucrando a 12 millones de personas indocumentadas.

Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) reportaron 143.470 arrestos en el año fiscal 2017, un aumento del 30 por ciento desde 2016. Aunque las redadas de ICE aumentaron dramáticamente en todas las regiones, la cifra es la mitad del número total arrestado en 2009, el primer año completo de Obama en el cargo. Las áreas con los mayores incrementos en arrestos ICE de 2016 a 2017 son La Florida (76 por ciento), Dallas (71 por ciento), St. Paul, Minnesota (67 por ciento), seguidas de Nueva Orleans, Atlanta, Boston y Detroit (más de 50 por ciento cada uno).

Las dos partes ahora se preparan para atacar a DACA en Capitol Hill esta semana. Todos los involucrados han dejado en claro que el debate de inmigración tendrá lugar en base a las políticas más derechista, con los demócratas y los republicanos ya habiendo acordado fondos masivos para la construcción de un muro fronterizo militarizado, restricciones más estrictas a la migración familiar y mayores fondos para ICE y patrulla fronteriza. Cualquier acuerdo tendrá que obtener la aprobación de Trump, que ha pedido reducir la población inmigrante de los EE. UU. en 22 millones en las próximas décadas.

En esta línea, la administración Trump ha redactado un nuevo plan para impedir que los inmigrantes obtengan residencia legal si usan cupones de alimentos, subsidios de salud u otros programas públicos, lo que allanará el camino para una ofensiva contra los millones que están debidamente documentados. "Los no ciudadanos que reciben beneficios públicos no son autosuficientes... El recibo de beneficios públicos de un extranjero se paga a expensas de los contribuyentes y la disponibilidad de beneficios públicos puede incentivar a los extranjeros a inmigrar a los Estados Unidos", dice un borrador de la propuesta.

Cualquier acuerdo que surja de Washington establecerá el marco político para redadas masivas y deportaciones en las próximas semanas y meses. Oponerse a la redada de inmigrantes de estilo Gestapo es una lucha para defender los derechos democráticos de todos los trabajadores, tanto inmigrantes como no inmigrantes. Requiere un descanso de ambas partes y debe basarse en la movilización de la clase trabajadora, la principal fuerza social progresista del mundo, para garantizar el derecho de todas las personas a viajar por el mundo sin temor a sufrir acoso o deportación.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de febrero de 2018)

 

El autor también recomienda:

¡Se necesita una estrategia socialista para defender a los inmigrantes!
[29 enero 2018]