Miles de personas se congregan para defender a los maestros en Charleston, Virginia Occidental

por Niles Niemuth
20 febrero 2018

Miles de docentes, otros empleados públicos y sus partidarios se congregaron el sábado en Charleston, Virginia Occidental, para exigir un aumento salarial y protestar por los crecientes costos de la atención médica. Temerosos de que la inmensa ira de los docentes pudiera salirse de su control, los sindicatos de docentes de Virginia Occidental anunciaron una huelga de dos días el jueves y el viernes.

Parte de la manifestación en Charleston, Virginia Occidental

La protesta de este fin de semana es la última expresión de la ira de la clase trabajadora por la desigualdad social en todo Estados Unidos e internacionalmente. Hay muchas señales de creciente oposición entre los maestros, estudiantes y trabajadores en los EUA por el ataque de décadas a las condiciones laborales y a la educación pública.

Los estudiantes de las escuelas secundarias de Kiefer y Tulsa, Oklahoma, salieron de clase esta semana para exigir aumentos salariales a sus maestros, que no reciben un aumento desde hace diez años. Los docentes de Phoenix, Arizona realizaron paros por baja médica la semana pasada para protestar por la amenaza de recortes salariales, y más de 2.300 maestros, paraprofesionales y personal administrativo de Pittsburgh votaron la semana pasada para autorizar una huelga sobre el tamaño de las clases y demandar apoyo para los maestros de la primera infancia.

Desde principios de febrero, los docentes en toda Virginia Occidental han estado llevando a cabo huelgas y otras protestas en todo el condado por un insultante aumento salarial del uno por ciento por año propuesto por la legislatura estatal controlada por los republicanos. Ni la propuesta republicana ni la alternativa democrática para un aumento del tres por ciento cubrirían los crecientes costos de la atención médica, lo que resultaría en un recorte efectivo de los salarios.

Después del mitin, Dale Lee, presidente de la Asociación de Educación de Virginia Occidental (WVEA) y Christine Campbell, presidenta de la Federación Estadounidense de Maestros-Virginia Occidental (AFT-WV), anunciaron planes para la huelga estatal. A los maestros también se unirá el personal de servicio escolar que autorizó una huelga por un margen abrumador la semana pasada.

Los sindicatos han hecho todo lo posible para disipar la ira a través de huelgas limitadas y fomentar la dependencia del gobernador y la legislatura estatal. Si WVEA y AFT-WV se vieron obligados a convocar una huelga limitada, es porque existe un profundo sentimiento entre los maestros y empleados públicos para luchar incluso frente a las leyes del estado, que prohíben las huelgas de los empleados públicos. Si las huelgas suceden, marcarán la primera acción de trabajo a nivel estatal por parte de los maestros desde la huelga de 1990 contra el gobernador demócrata Gaston Caperton, sobre lo que entonces era una oferta de aumento salarial del 10 por ciento.

Zelda, una cocinera de la Escuela Secundaria Mingo Central, le dijo al World Socialist Web Site: “Estamos aquí gracias a nuestro seguro. Nos preocupa sobre todo la PEIA [Public Employees Insurance Agency, o Agencia de Seguros de Empleados Públicos]. Si ingresas en un hospital una vez, estás en mal estado. Con solo un aumento salarial del uno o incluso del tres por ciento, seguimos perdiendo dinero. Está haciendo que sea difícil sobrevivir”.

“Vivimos en el condado de Mingo, el corazón de lo que ellos llaman el campo de carbón de miles de millones de dólares. Mi hija me preguntó: ‘Si estamos en el yacimiento de carbón de miles de millones de dólares, ¿por qué Williamson no tiene rascacielos?’ ¿Por qué tenemos tantas personas viviendo en la pobreza? Hemos permitido que estas compañías de carbón entren y violen y saqueen toda nuestra tierra, maten a nuestros hombres y no recibamos nada a cambio. No dejaron nada para la comunidad sino indigencia”.

Los docentes de West Virginia, que se encuentran entre los peores pagados del país, han estado presionando para lograr un aumento salarial significativo y el financiamiento total de la PEIA. El multimillonario gobernador del Estado de carbón, Jim Justice, un demócrata convertido en republicano, y la legislatura estatal se han opuesto firmemente a cualquier mejora significativa en los salarios mientras proponen una batería de medidas reaccionarias, que incluyen atacar la antigüedad y reducir las calificaciones para los nuevos maestros.

Los sindicatos esperan que las huelgas anunciadas sean suficientes para calmar la ira y redirigir la energía detrás del Partido Demócrata en los exámenes parciales de 2018. Campbell declaró que la huelga planeada es una advertencia a los legisladores “para que hagan su trabajo, o los rechazaremos”.

Durante el acontecimiento del sábado, los sindicatos estaban desesperados por presentar a los legisladores demócratas como aliados de los docentes. La realidad es que los demócratas han supervisado la política estatal durante la mayor parte del siglo pasado y han privado de recursos a la educación pública a pesar de que redujeron los recortes de impuestos y otros incentivos sobre la minería del carbón y los intereses energéticos que controlan el Estado.

A nivel nacional, la AFT y la Asociación Nacional de Educación (NEA) se encontraban entre los partidarios más decididos de la administración Obama, que expandió las escuelas autónomas y los maestros victimizados por la crisis de la educación pública en los Estados Unidos.

La tarima de la manifestación estaba llena de ejecutivos sindicales estatales y representantes de los sindicatos nacionales, incluidos Mary Cathryn Ricker, vicepresidenta ejecutiva de la AFT, y Becky Pringle, vicepresidenta de la NEA. Pronunciaron un discurso demagógico tras otro, pero no presentaron demandas concretas.

Los Trabajadores Mineros Unidos de América (UMWA) proporcionaron “seguridad” para el acontecimiento con agentes vestidos de camuflaje y con pañuelos amarillos alrededor del cuello. El secretario-tesorero de la UMWA, Levi Allen, fue llevado al escenario como defensor de los maestros y acérrimo opositor de Justice. El sindicato apoyó a Justice en 2015 cuando hizo una campaña para gobernador como demócrata, alegando que era “uno de los buenos operadores del carbón”.

Muchos maestros expresaron su preocupación por los cambios en los planes de seguro de salud del Estado y el aumento de los costos de atención médica. Bajo la propuesta actual, la PEIA consideraría los ingresos de toda una familia al calcular los costos, lo que resultaría en un aumento significativo en los costos para muchos maestros y otros trabajadores públicos.

Justin, un empleado de marketing que vino a apoyar a su esposa, una maestra, explicó: “Lo que PEIA haría, si tuviera un seguro, pasaría de pagar $80 por mes a $360. Así que imagina intentar tener una familia con tu seguro”.

“El gobierno no ha hecho nada por nosotros. Están recortando en educación; se están deshaciendo de las protecciones laborales. Ambos partidos tienen incondicionales, y todos lo vemos. Todo el sistema bipartidista es una broma. Tienen las mismas políticas. Están controlados por los mismos grupos de intereses, los ricos. Llevo enojado desde Bush. Incluso Obama duplicó los ataques con drones. Él no hizo lo que dijo que haría”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de febrero de 2018)

El autor también recomienda:

West Virginia teachers denounce education cuts, social crisis

(Los docentes de Virginia Occidental denuncian recortes en educación y crisis social)

[19 de febrero de 2018]

The political issues facing West Virginia teachers .

(Los problemas políticos que enfrentan los profesores de Virginia Occidental)

[16 de febrero de 2018]