A medida que las luchas de los docentes se extienden, los sindicatos redoblan sus esfuerzos para reprimir la lucha de clases

por Jerry White
10 marzo 2018

Las protestas y las demandas de huelgas por parte de los maestros y otros empleados de la escuela se están extendiendo a lo largo de los Estados Unidos después de la huelga de nueve días de 33.000 docentes de West Virginia y trabajadores de escuelas públicas.

Las luchas de maestros están estallando en Oklahoma, Arizona, Kentucky y otros estados, junto con Jersey City, Nueva Jersey. A finales de este mes, 30.000 empleados del servicio escolar votarán por la autorización de huelga en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, el segundo sistema escolar más grande del país, atendiendo a 734.641 estudiantes.

Las afiliadas estatales de la Asociación Nacional de Educación (NEA, siglas en inglés) y la Federación Estadounidense de Maestros (AFT) traicionaron y pusieron fin a la huelga de los maestros de West Virginia luego de concluir el martes un trato con el multimillonario gobernador Jim Justice. El proyecto de ley aprobado por la legislatura estatal y firmado por Justice no toca la principal demanda de los huelguistas: financiar completamente el programa de seguro médico para empleados públicos del estado y terminar con gastos de su propio bolsillo imposiblemente altos. Para colmo de males, el escaso aumento del cinco por ciento para los maestros se financiará a través de extensos recortes en los programas sociales.

La huelga de West Virginia puso al descubierto el abismo infranqueable entre los docentes y los sindicatos. La lucha comenzó como una serie de huelgas de un día organizadas independientemente de los sindicatos en los condados del sur, ricos en carbón, que se extendieron a los 55 condados. Los sindicatos convocaron una huelga estatal de dos días del 22 al 23 de febrero y luego se vieron obligados a extenderla antes de anunciar repentinamente un acuerdo con Justice y ordenar a los maestros que volvieran a trabajar el 1 de marzo.

Pero los maestros se rebelaron y votaron para desafiar a los líderes sindicales y continuar la huelga. Esto fue una sorpresa para el gobernador y los legisladores estatales, y el líder republicano del Senado Mitch Carmichael calificó al movimiento "más como un levantamiento".

Los sindicatos pusieron fin a la huelga justo cuando estaba ganando impulso e inspirando a otras secciones de trabajadores a dejar las escuelas, incluidos 1.400 trabajadores de Frontier Communications en West Virginia y Virginia.

Con el caso Janus vs. AFSCME ante el Tribunal Supremo de los EE. UU. —que podría terminar con el cobro de "honorarios de agencia" a los trabajadores que optan por no participar en los sindicatos— AFT y NEA estaban ansiosos por demostrar a la clase dominante su papel como supresores de la clase lucha.

En un comentario citado ayer en el Washington Post, el presidente de la AFT, Randi Weingarten, advirtió a los jueces de la Corte Suprema que el debilitamiento de los sindicatos "llevaría a más activismo y acción política" como lo que sucedió en West Virginia.

"La negociación colectiva existe como una forma para que los trabajadores y los empleadores resuelvan pacíficamente las relaciones laborales", dijo Weingarten, cuyo salario anual es de medio millón de dólares. En West Virginia, donde no existe la estructura de negociación colectiva, "miles de docentes se movilizaron y se enfrentaron al gobernador y al legislativo por su incapacidad para proporcionar a los docentes la dignidad económica y la voz que merecen, y ese tipo de activismo se multiplicará y magnificará en todo el país si se cancela la negociación colectiva”.

En otras palabras, los sindicatos son cruciales para prevenir el crecimiento de la lucha de clases. Weingarten estaba elaborando las declaraciones hechas por un abogado sindical en argumentos orales ante la Corte Suprema en el caso Janus: "La seguridad del sindicato es canjeada por levantar las huelgas".

En un artículo de opinión, también en el Washington Post, Shaun Richman, ex director organizador de la AFT, escribió que la eliminación de los honorarios de agencia pondría en peligro las cláusulas de no huelga que los sindicatos firman con los empleadores a cambio de reconocimiento legal. "La combinación de representación sindical exclusiva, tarifas obligatorias de agencia, cláusulas de no huelga y 'derechos de gestión' son la base de nuestro peculiar sistema de relaciones laborales", escribió Richman." Derribar una parte, como los demandantes Janus tienen como objetivo hacer con los honorarios de agencia, y todo el sistema puede derrumbarse.

"A los empleadores no les gustará el caos que esto traerá", advirtió Richman, diciendo que los trabajadores "participarían en huelgas salvajes" y buscarían organizaciones "más izquierdistas y militantes".

Los sindicatos y el Partido Demócrata están aterrorizados por el crecimiento de la lucha de clases, entre los docentes y otros sectores de la clase trabajadora, que amenaza con liberarse de su control.

"Los maestros de Oklahoma han pasado mucho tiempo mirando West Virginia", dijo Jonathan, un profesor de Oklahoma City, al World Socialist Web Site, "Absolutamente, nuestra lucha es de importancia nacional".

El jueves por la mañana, cientos de maestros en el centro de Kentucky se congregaron frente a las escuelas públicas para protestar contra los recortes propuestos por la legislatura estatal a los beneficios de jubilación, que reducirían los aumentos anuales del costo de la vida en un 33 por ciento para los maestros retirados que no califican para beneficios de seguridad. Los maestros están discutiendo un paro estatal para oponerse a la medida.

A fines del mes pasado, 4.000 maestros en Jersey City, Nueva Jersey votaron a favor de la huelga si no se llega a un acuerdo para un nuevo contrato con el distrito escolar. Los maestros quieren una reducción drástica en los costos de atención médica de su propio bolsillo. Aunque su contrato expiró en agosto de 2017, la Asociación de Educación de Jersey City ha mantenido a los maestros en el trabajo a pesar de la insistencia de la junta escolar de que continuará transfiriendo el costo de la atención médica a las espaldas de los educadores.

En Arizona, miles de maestros se presentaron a vestirse de rojo para protestar por el bajo salario. Noah Karvelis, uno de los organizadores de protestas y profesor de música en el Distrito Escolar Primario Littleton, creó un grupo cerrado de Facebook durante el fin de semana llamado Arizona Teachers United, que creció a más de 11.000 miembros a partir del martes por la noche.

Los docentes de West Virginia y otros estados se rebelan contra las décadas de colusión laboral que se hacen pasar por "negociación colectiva". Lejos de promover los intereses de los docentes y otros trabajadores escolares, la AFT y la NEA se han confabulado con las administraciones demócrata y republicana para imponer austeridad en nombre de los tenedores de bonos ricos y otros intereses corporativos.

Ambos sindicatos respaldaron y colaboraron con la agenda de "reforma escolar" de Obama respaldada por corporaciones, que desvió fondos a escuelas autónomas y otros negocios con fines de lucro, mientras se reducían los salarios y el costo del cuidado de la salud y las pensiones cambiaban del nivel de gobiernos estatales a gobiernos locales a espaldas de los trabajadores. Están haciendo lo mismo con la administración Trump.

Cuanto más se presente la clase trabajadora, más violentos y decididos serán los esfuerzos de los sindicatos para reprimir sus luchas, y más evidente será la necesidad de que los trabajadores formen comités independientes y de base para coordinar sus luchas.

El WSWS insta a los maestros y seguidores a suscribirse al boletín informativo para maestros para actualizaciones frecuentes y dejar sus comentarios o preguntas. Para hacerlo, haz clic aquí.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de marzo de 2018)