El trotskismo es el marxismo del siglo XXI

8 mayo 2018

El Comité Internacional de la Cuarta Internacional celebró su quinto Mitin en línea del Día Internacional del Trabajador el 5 de mayo. Coincidiendo con el bicentenario del nacimiento del fundador del movimiento moderno socialista, el evento subrayó que la vida y las ideas de Karl Marx mantienen su continuidad hoy en la construcción de la Cuarta Internacional, encabezada por el Comité Internacional, como Partido Mundial de la Revolución Socialista.

Propiamente, el mitin encarnó en práctica el llamado hecho por Marx y Engels hace más de 150 años: “¡Trabajadores del mundo, uníos!”. Atrajo una audiencia global de más de 50 países y hubo presentadores de seis países y cuatro continentes, quienes expusieron una perspectiva revolucionaria marxista sobre todas las cuestiones políticas críticas que enfrenta la clase obrera internacional.

Como introducción, el presidente del Consejo Editorial Internacional del World Socialist Web Site, David North, ofreció un reporte repasando los elementos esenciales de la vida y pensamiento políticos de Karl Marx. Enfatizó tres puntos:

1) La filosofía del marxismo es el materialismo. Marx aplicó el materialismo al estudio de la evolución socioeconómica y política del hombre. “Identificó —tratando con las acciones aparentemente descoordinadas de innumerables millones de seres humanos, cada uno persiguiendo lo que percibe como sus mayores intereses y siendo impulsado por pasiones individuales, ambiciones y aspiraciones contradictorias— las fuerzas objetivas que operan aparte e independientemente de la consciencia subjetiva de los individuos y que subyacen y determinan la estructura económica de la sociedad”.

2) Los logros de Marx en el ámbito de la teoría social y económica son inseparables de la lucha de Marx y del movimiento marxista para organizar políticamente a la clase obrera en oposición al capitalismo. “Gran parte de la discusión sobre la ‘relevancia’ de Marx”, indicó North, “es dominada y distorsionada por deliberaciones que separan estrictamente la crítica económica del capitalismo de Marx y el significado perdurable del marxismo como un movimiento político internacional de las secciones más avanzadas de la clase obrera, tanto histórica como contemporáneamente, en lucha por derrocar revolucionariamente al capitalismo”.

3) El marxismo del siglo XXI es el trotskismo, encarnado en el programa político y en la práctica de la Cuarta Internacional, la cual fue fundada en 1938 y hoy día continúa en la lucha del Comité Internacional contra el estalinismo, la socialdemocracia y todas las variaciones de oportunismo, centrismo y política pseudoizquierdista.

Como un evento político, el mitin fue la única celebración del Día Internacional del Trabajador y del bicentenario de Marx que ofreció un examen comprensivo de la situación política global desde la perspectiva de organizar a la clase obrera internacional en lucha contra la explotación capitalista, el militarismo imperialista, la guerra y el autoritarismo y en aras del establecimiento de una sociedad socialista global.

Los oradores abordaron la escalada de conflictos geopolíticos que amenaza con desencadenar una guerra mundial, incluyendo la ofensiva del imperialismo estadounidense en Oriente Próximo, Asia y contra Rusia. Analizaron el resquebrajamiento de las formas democráticas de gobierno en todo el mundo, expresado por el auge de los movimientos nacionalistas de extrema derecha y por las políticas autoritarias de los partidos capitalistas tradicionales.

El mitin examinó el estado del sistema capitalista mundial diez años después del colapso financiero del 2008, el cual fue seguido por una transferencia de riqueza histórica de la clase trabajadora a manos de la élite corporativa y financiera. Los oradores expusieron la guerra de clases siendo librada por los partidos gobernantes contra la clase obrera, reflejada en la intensificación de los ataques contra los salarios, los puestos de trabajo y los programas sociales por todo el mundo, y la brutal persecución de inmigrantes y refugiados.

Ante todo, los discursos enfatizaron el significado del resurgimiento de la lucha de clases internacionalmente, desde la ola expansiva de huelgas docentes en EUA, la cual se ha desarrollado en oposición a los corporativistas y antiobreros sindicatos, hasta la serie de manifestaciones y huelgas este año en América Latina, Europa, Oriente Próximo, Asia y África. El crecimiento de la lucha de clases ha desmentido las afirmaciones reaccionarias y antimarxistas de que la lucha de clases se ha visto reemplazada por conflictos en torno a cuestiones de raza, género y orientación sexual.

La burguesía está aterrada ante el crecimiento de la oposición en la clase obrera y el peligro de que esta oposición se convierta en un movimiento político consciente y revolucionario contra el capitalismo. Es por esta razón que los Estados capitalistas, en estrecha coordinación con las empresas gigantes del Internet y las redes sociales como Google y Facebook, han tomado medidas de gran alcance para censurar el Internet y suprimir la libertad de expresión en línea.

Todos los discursos asociaron la lucha por movilizar a la clase obrera contra el capitalismo con las experiencias históricas del movimiento marxista a lo largo de casi 200 años. En el discurso final, Bill Van Auken, editor del WSWS para América Latina, dio una sinopsis de la lucha del movimiento trotskista contra el nacionalismo y el revisionismo pequeñoburgués, los cuales conllevaron una serie de derrotas horrendas en América Latina durante el siglo XX. Estas amargas experiencias, declaró Van Auken, “ponen de relieve la necesidad de forjar un nuevo movimiento revolucionario marxista, basado en la movilización política independiente de la clase obrera…”.

Tal movimiento, concluyó, debe “asimilar las enseñanzas de la larga historia de luchas del trotskismo contra el revisionismo y, con base en estos principios fundamentales, construir secciones del Comité Internacional de la Cuarta Internacional en cada país”.

En el documento fundacional de la Cuarta Internacional, La agonía del capitalismo y las tareas de la Cuarta Internacional, León Trotsky escribió: “Fuera de estos cuadros, no existe ninguna corriente revolucionaria en el planeta que realmente merezca el nombre”.

La declaración de Trotsky es todavía más verdadera hoy que hace 80 años. No existe una tendencia política fuera de la Cuarta Internacional, encabezada por el Comité Internacional, que represente la continuidad del marxismo.

Contra el trasfondo de una intensificación de la lucha de clases y señales iniciales de radicalización política de los trabajadores internacionalmente, el Mitin del Día Internacional del Trabajador constituyó la expresión consciente de un movimiento objetivo en desarrollo. La perspectiva política presentada debe ser llevada a la práctica de la clase obrera. La tarea esencial es la construcción de una dirección revolucionaria, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional, el movimiento trotskista mundial.

En los días próximos, el WSWS estará publicando el texto y el audio de todos los discursos del evento. Urgimos a nuestros lectores a estudiar los discursos y asumir un papel activo en la lucha por el socialismo uniéndose y construyendo el Comité Internacional de la Cuarta Internacional, el cual está organizado en secciones del Partido Socialista por la Igualdad en todo el mundo, y de su movimiento juvenil, los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de mayo de 2018)

Joseph Kishore