Estados Unidos aumenta la presión sobre Irán con una nueva ronda de sanciones

por Jordan Shilton
14 mayo 2018

El anuncio del Departamento del Tesoro el jueves de una nueva ronda de sanciones contra Irán es parte del impulso agresivo del imperialismo estadounidense para aislar y someter a Teherán. Además de amenazar con desencadenar una crisis económica en Irán, las sanciones, reveladas apenas dos días después de que Trump se cargara el acuerdo nuclear con Irán, también exacerbaron aún más las tensiones entre Washington y las potencias europeas.

Las sanciones, presentadas en un comunicado publicado en el sitio web del Departamento del Tesoro, apuntan a seis personas y tres compañías supuestamente vinculadas al poderoso Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní (CGRI) y su Fuerza Al Quds. Al acusar al CGRI de “actividad maligna”, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, también culpó al banco central de Irán por ayudar a los Guardias Revolucionarios a obtener dólares estadounidenses a través de una red de cambio de moneda. Mnuchin agregó, “Tenemos la intención de cortar las fuentes de ingresos de la CGRI de donde sea que provengan y sea cual sea su destino”.

Unas horas después del ataque agresivo de Israel a varias posiciones iraníes en Siria la madrugada del jueves, que Tel Aviv justificó afirmando que la Fuerza Al Quds disparó un puñado de cohetes contra territorio israelí, las sanciones del Departamento del Tesoro dejan claro que Washington se está dirigiendo a una confrontación militar directa con Teherán. El bombardeo israelí, que involucró 28 aviones de guerra, se cobró la vida de hasta 18 extranjeros, todos los cuales eran probablemente personal iraní. Aunque el “ataque” iraní siguió a un ataque con misiles de Israel el martes que se cobró la vida de ocho iraníes cerca de Damasco, marcando la tercera vez en menos de un mes que Israel causa víctimas iraníes, la Casa Blanca advirtió a Irán en una declaración que también fue lanzada el jueves para detener sus actividades “provocadoras” y acentuó el derecho de Israel a la “autodefensa”.

Los esfuerzos del Departamento del Tesoro por pintar a Teherán como el principal factor de desestabilización en el Medio Oriente no fueron menos absurdos. Las sanciones, que dieron a conocer en conjunto con los Emiratos Árabes Unidos, supuestamente tenían como objetivo frenar el apoyo del CGRI a grupos “terroristas” y “representantes” iraníes en Siria, Líbano y Yemen.

A pesar del carácter político reaccionario del régimen burgués-clerical de Irán, el apoyo de Teherán a Hezbolá, un movimiento con una base de apoyo de masas en el Líbano, difícilmente puede ser denunciado como el financiamiento de “representantes”, y menos aún por dos países que han derramado millones de dólares y armas apoyando las milicias islamistas en Siria. Estos representantes, que carecen de apoyo popular significativo y han sufrido una serie de derrotas, han sido utilizados por Estados Unidos para librar una brutal guerra civil de siete años por el cambio de régimen en Damasco, una guerra que se ha cobrado más de medio millón de vidas.

Además, dado el importante papel del CGRI en la economía iraní, incluidas las participaciones en los sectores de la construcción, la energía y las telecomunicaciones, el más afectado por la nueva ronda de sanciones y la reimposición de las sanciones económicas en general será la clase trabajadora iraní.

Trump dio el visto bueno para la reimposición total de sanciones punitivas a la economía iraní el martes en su discurso derogando el acuerdo nuclear. Después de denunciar el acuerdo como “horrible” y “unilateral”, Trump declaró que Washington impondría el más alto nivel de sanciones económicas contra la República Islámica, lo que significa que el siguiente paso en cualquier conflicto implicaría recurrir a medios militares.

Subrayando el enfoque de línea dura que la administración Trump planea tomar, Mnuchin anunció el martes que las licencias otorgadas a los productores de aviones Boeing y Airbus para comerciar con Teherán serían canceladas. Trump prometió que Washington también sancionaría a cualquier compañía extranjera que continúe haciendo negocios con Irán, dejando abierto un plazo de tres a seis meses para que las empresas cancelen sus operaciones.

El imperialismo estadounidense espera con las sanciones intimidar a Irán para que capte sus demandas predatorias, incluido el abandono del programa de misiles balísticos de Irán y el fin de su apoyo a Hezbolá, Hamás (Movimiento de Resistencia Islámico de Palestina) y otros grupos extranjeros. De esta forma, Washington busca eliminar a Teherán como un obstáculo regional para su consolidación de una hegemonía indiscutible sobre el Medio Oriente, región rica en energía y estratégicamente significativa. Dos obstáculos más grandes en esta agenda son Rusia y China, que tienen sus propios intereses en la región. Como para subrayar cómo chocan sus ambiciones, Beijing anunció la apertura de un nuevo ferrocarril de mercancías que conectará el oeste de China con Irán el mismo día en que Washington presentó sus nuevas sanciones.

Sin embargo, junto con la presión económica, los planes están muy avanzados para la guerra total con Teherán. No puede haber ninguna duda de que Washington fue informado de antemano de los planes de Israel de atacar la infraestructura iraní en Siria el jueves y apoyó la acción agresiva —entre otras cosas porque el bombardeo debilitaría a las fuerzas iraníes estacionadas en el país y permitiría a los EUA y sus aliados islamistas fortalecer su posición en el este del país, rico en petróleo.

La decisión de Trump de desechar el acuerdo con Irán y volver a imponer sanciones ha puesto en crisis al régimen burgués nacionalista iraní. El presidente Hassan Rouhani promocionó el acuerdo de 2015 como un medio para que Irán mejore sus lazos con Occidente y estimule el desarrollo económico. El colapso de esta estrategia está alentando a los representantes de la facción de línea dura de la elite gobernante, que siempre advirtió contra la cooperación con los Estados Unidos, a que hablen más enérgicamente. El líder supremo iraní Ayatolá Jamenei planteó dudas sobre el compromiso de Francia, Alemania y Gran Bretaña de rescatar el acuerdo nuclear, declarando en un discurso el miércoles: “Tampoco confío en estos tres países”. Una declaración del Gobierno iraní reprendió a las potencias europeas por haber sido “incapaces de cumplir plenamente” sus obligaciones bajo el trato “incluso cuando los Estados Unidos eran nominalmente una parte”.

A pesar de esta fanfarronada, la burguesía iraní está decidida a sellar un acuerdo con el imperialismo. Teherán ya apeló a Airbus para que confirme su compromiso de vender 100 aviones al país a pesar de la amenaza de sanciones de Estados Unidos. Mientras tanto, el ministro de Relaciones Exteriores Mohammad Javad Zarif viajará a Europa a principios de la próxima semana para negociar los términos del mantenimiento del acuerdo nuclear.

Mientras que las potencias europeas, lideradas por Francia y Alemania, adoptaron una opinión crítica sobre la cancelación del acuerdo con Irán por parte de Trump, también dejaron en claro que exigirán concesiones adicionales de Teherán si se quiere rescatar el acuerdo. Esto se debe a que las élites gobernantes en Berlín, París y Londres están decididas a perseguir sus propios intereses imperialistas depredadores en Irán y el Medio Oriente en general tan implacablemente como sus homólogos en Washington.

La nueva ronda de sanciones de Estados Unidos provocó una respuesta aún más aguda por parte de las potencias europeas, que ven amenazados sus crecientes intereses económicos. Las llamadas a las empresas europeas están creciendo para desafiar las sanciones, y para que la Unión Europea tome medidas para proteger a las empresas europeas contra multas u otros castigos adoptados por Washington.

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, afirmó el viernes que Europa está dispuesta a tomar medidas para contrarrestar la imposición de sanciones por parte de Estados Unidos a una empresa europea por hacer negocios con Irán. “Tenemos que trabajar entre nosotros en Europa para defender nuestra soberanía económica europea”, declaró en una entrevista con Europa 1. “¿Aceptamos sanciones extraterritoriales? La respuesta es no”, dijo a los periodistas. “¿Aceptamos que Estados Unidos sea el gendarme económico del planeta? La respuesta es no. ¿Aceptamos el sometimiento de Europa en asuntos comerciales? La respuesta es no”.

El año pasado, las exportaciones francesas a Irán se duplicaron en comparación con el año anterior, mientras que las exportaciones alemanas aumentaron en alrededor de 400 millones de euros.

Le Maire presentó tres propuestas diseñadas para contrarrestar el impacto de cualquier sanción de los EUA. El primero sería un estatuto de bloqueo a nivel europeo para evitar que las sanciones de Estados Unidos afecten a las empresas europeas. También sugirió dar a Europa más “independencia financiera” de los EUA, incluyendo el establecimiento de un organismo para supervisar el comercio europeo con Irán y una agencia encargada de seguir las actividades de las compañías extranjeras.

En un discurso pronunciado el viernes en la ciudad de Münster, en el oeste de Alemania, la canciller alemana, Angela Merkel, adoptó de manera similar un tono crítico con respecto a la política estadounidense sobre Irán. La decisión de Trump “dañó la confianza en el orden internacional”, según Merkel. “Incluso en tiempos difíciles, decidimos fortalecer el multilateralismo”, afirmó.

(Publicado originalmente en inglés el 12 de mayo de 2018)