Los medios estadounidenses hacen la vista gorda ante la muerte de 5.000 puertorriqueños

por Genevieve Leigh
5 junio 2018

La semana pasada, un equipo de científicos de Harvard publicó un impresionante estudio nuevo en el New England Journal of Medicine, que estima que la verdadera cifra de muertos por el huracán María en Puerto Rico puede llegar a los 5.000. El informe es un poderoso golpe a las mentiras de los gobiernos locales y federales, que hasta el día de hoy reconocen oficialmente solo 64 muertes.

El estudio es una exposición condenatoria de uno de los encubrimientos más monstruosos en la historia de los Estados Unidos. Ocho meses después de la tormenta, el estudio independiente realizado por investigadores de Harvard proporciona la única evaluación científica exhaustiva sobre el número de víctimas mortales del huracán y el esfuerzo de recuperación incompetente y sin fondos suficientes. Es el primer y único estudio que utiliza los datos recopilados de la investigación sobre el terreno y, sin duda, es el más exacto hasta la fecha.

A pesar de los hallazgos altamente significativos, el informe ha sido prácticamente ignorado por las redes de noticias por cable de los EUA y por los medios impresos y en línea.

Desde el martes, cuando se lanzó el estudio, hasta el mediodía del miércoles, las tres principales cadenas de noticias por cable (Fox News, CNN y MSNBC) dieron al estudio de Harvard un total combinado de poco más de 30 minutos de cobertura. En Fox, los hallazgos recibieron solo 48 segundos de tiempo de antena.

El informe fue publicado el mismo día en que la televisión ABC canceló de repente la serie revivida de televisión Roseanne después de que su estrella, Roseanne Barr, publicara un tuit racista. El grupo de vigilancia Media Matters calculó que las cadenas de noticias por cable cubrieron el tuit de Roseanne Barr y la cancelación de su programa 16 veces más que la muerte de miles de ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico.

El informe de Harvard fue enterrado o ignorado por los principales periódicos. El miércoles, el New York Times publicó un solo artículo sobre el estudio en la página 13 de su edición impresa. No hubo comentarios sobre el número masivo de muertos en las páginas editoriales o de opinión de ese día. Para el jueves, el informe había desaparecido de la edición impresa del Times, mientras que la noticia de Roseanne Barr apareció en la primera plana y dos páginas interiores completas. USA Today no publicó absolutamente nada sobre el estudio de Harvard en su edición impresa.

Cobertura de los canales de noticias por cable del estudio de Harvard versus el tuit de Rosanne Barr

La minimización en los medios de la muerte de 5.000 personas no puede explicarse como un mero descuido. Estos gigantes de los medios multimillonarios tienen los recursos y el personal para cubrir prácticamente cualquier noticia en cualquier rincón del mundo.

Cientos de periodistas fueron enviados a cubrir la boda real en Inglaterra solo 10 días antes de la publicación del estudio de Harvard. La misma semana en que casi ignoraron las noticias de miles de muertes en territorio estadounidense, los programas de televisión y de noticias por cable dedicaron horas de cobertura a una serie de tormentas que causaron una pequeña fracción de la muerte y destrucción causadas por el huracán María, en algunos casos haciendo de ellos el elemento principal en las noticias de la noche.

El equipo de científicos de Harvard pudo lograr en seis semanas, con una subvención de $50.000, lo que ningún medio de comunicación intentó lograr en ocho meses.

La minimización del estudio de Harvard por parte de los medios corporativos se debe en gran parte al hecho de que expone no solo el rol criminal desempeñado por el gobierno local y federal, sino también la complicidad de los medios. El estudio de Harvard expuso el encubrimiento no solo de la magnitud de la devastación y el sufrimiento del huracán, sino también de las condiciones de pobreza masiva y la infraestructura derrumbada en la isla y la falta de preparación por parte del gobierno para una tormenta seria.

Cualquier examen serio de la situación en Puerto Rico requeriría la consideración de una serie de crímenes sociales que apuntan a la oligarquía financiera estadounidense: un siglo de imperialismo estadounidense, intrigas financieras y saqueo de activos públicos, décadas de austeridad, la negación de los derechos democráticos básicos, entre otros temas.

La asombrosa cifra de muertos revelada por el estudio de Harvard plantea una serie de preguntas que los medios no quieren plantear:

* ¿Cuál fue la verdadera naturaleza del esfuerzo de recuperación?

* ¿Cuáles fueron las condiciones sobre el terreno en Puerto Rico antes de la tormenta que condujo a tal devastación?

* ¿Por qué el alcance de la crisis en la isla estaba tan sistemáticamente oculto al público en general?

De hecho, los medios corporativos comenzaron a minimizar la crisis poco después de que el huracán azotara a Puerto Rico en septiembre pasado. El primer domingo después de la tormenta, los cinco principales programas de entrevistas políticas le dedicaron menos de un minuto a la devastación provocada por la tormenta y tres de los cinco programas no mencionaron a Puerto Rico en absoluto. En ese momento, toda la isla de Puerto Rico no tenía electricidad y millones de personas no tenían acceso al agua potable ni atención médica. De los canales de noticias por cable que cubrieron el huracán María, la BBC mencionó inicialmente el huracán María en el aire más que los canales estadounidenses.

Cobertura de los medios en línea del huracán María en comparación con desastres de huracanes similares

La atención prestada al huracán María fue baja incluso en comparación con los desastres por huracanes similares en los Estados Unidos el año pasado. Los datos del proyecto Media Cloud en el MIT Media Lab muestran que los medios de comunicación estadounidenses publicaron 6.591 noticias en línea sobre el huracán María en Puerto Rico del 9 de septiembre al 10 de octubre. En comparación, durante los períodos equivalentes, los medios publicaron 19.214 noticias en línea sobre el huracán Harvey en Houston y 17.38 sobre el Irma en el Caribe, incluida parte de Puerto Rico y Florida.

Las estadísticas de Media Matters muestran que la cobertura general de la crisis disminuyó drásticamente después de que el presidente Donald Trump visitara el territorio estadounidense el 3 de octubre. Fue durante este viaje que el presidente tomó la delantera en negar la crisis humanitaria, alegando que lo que sucedió en Puerto Rico no fue una “crisis real” como el huracán Katrina en 2005 porque supuestamente solo 16 personas habían muerto por la tormenta en Puerto Rico. Un estudio de Media Matters descubrió que la cobertura de noticias por cable en horario estelar de la recuperación de Puerto Rico se desplomó después de la visita de Trump a la isla.

Cobertura de los canales de noticias por cable en el horario estelar de los esfuerzos de recuperación en Puerto Rico

Mientras miles de personas morían por falta de atención médica básica, los principales medios de comunicación estuvieron ocupados por otros asuntos, en particular la caza de brujas antirrusa dirigida por el Partido Demócrata y la campaña antidemocrática #MeToo.

Los medios controlados por las corporaciones no tenían interés en informar sobre la situación real en Puerto Rico por dos razones relacionadas: primero, la oligarquía financiera estadounidense a la que sirve no quería gastar el dinero necesario para proporcionar servicios esenciales y salvarles la vida a los trabajadores y a la gente pobre; y, en segundo lugar, se consumió con una prioridad diferente: la aprobación del recorte impositivo multimillonario de Trump para las empresas y los ricos.

La revisión del estudio de Harvard por parte de los principales medios de comunicación es coherente con el tratamiento mediático de todos los crímenes sociales contra la clase trabajadora, desde el huracán Katrina en Nueva Orleans hasta el derrame de petróleo de BP y el incendio de la Torre Grenfell en Londres.

No se puede dejar de notar los paralelismos con la crisis en Flint, Michigan, donde la cobertura del envenenamiento del suministro de agua de una ciudad entera cayó abruptamente después de una visita del presidente Barack Obama. En la versión de Obama de tirar toallas de papel de Trump a una multitud en el Puerto Rico devastado por un huracán, Obama bebió un vaso de agua de Flint ante las cámaras y desestimó los efectos del envenenamiento por plomo en los niños, declarando que “todos comimos algunas partículas de pintura cuando niños”.

(Publicado originalmente en inglés el 4 de junio de 2018)