Oficial de seguridad de Facebook: no todos los discursos son “creados iguales”

por Andre Damon
6 junio 2018

Alex Stamos, director de seguridad de Facebook, presentó una visión general del régimen de censura orwelliano implementado por la mayor empresa de redes sociales del mundo la semana pasada en una conferencia militar anual en Tallin, Estonia.

Al hablar ante una audiencia de generales, agentes de inteligencia y políticos de Europa del Este alineados con Estados Unidos, Stamos advirtió que millones de “personas que sienten que han sido ignoradas u oprimidas” están usando Facebook para “presionar por una política radical”.

El discurso fue un relato de cómo la compañía se está asociando con los EUA y otros gobiernos en todo el mundo para controlar el discurso público en línea, con el objetivo principal pero no declarado de suprimir el acceso a los puntos de vista izquierdistas, antiguerra y socialistas.

Alex Stamos hablando en CyCon

Stamos estaba hablando en CyCon, una conferencia patrocinada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sobre ciberguerra y operaciones psicológicas. La sola presencia de una empresa de redes sociales en tal acontecimiento, a solo unos cientos de millas de la frontera fuertemente militarizada de la OTAN con Rusia, deja en claro hasta qué punto los gigantes tecnológicos estadounidenses están integrados en el aparato de inteligencia militar estadounidense y sus operaciones internacionales.

Stamos comenzó señalando un mapa de las conexiones sociales facilitadas por Facebook. “Como las personas que han trazado esas líneas, y dado a las personas la capacidad de hacer esas conexiones”, dijo Stamos, Facebook tiene la “responsabilidad de comprender y mitigar” los riesgos de que su plataforma pueda ser “usada para mal”, lo que es llamado un ataque “contra los ideales de Facebook”.

En primer lugar, Stamos dijo que Facebook busca combatir las “noticias falsas” a través de “cambios en las noticias que transmiten este contenido a las personas”.

Pero en lugar de tratar de determinar si una noticia es “falsa”, Facebook está llevando a cabo un perfil masivo de las fuentes de noticias al “Buscar metadatos alrededor de las personas que crearon la cuenta, el sitio de noticias que la está ejecutando” para evaluar si es “confiable”. A través de este régimen de censura orwelliana, Facebook segrega las organizaciones de noticias en categorías y determina cuántas personas pueden ver sus publicaciones sobre esa base.

En otras palabras, la evaluación de la compañía de si una noticia es “falsa” no está determinada por si es precisa, basada en hechos o verificable, sino más bien por quién la publica. La consecuencia lógica es que si uno de los “socios” de Facebook en los medios del establishment publica una historia, sin importar cuán inexacta, tendenciosa o deficiente sea, la compañía aún la promocionará como “confiable”.

La política de Facebook sobre “noticias falsas”, en otras palabras, es una lista negra política.

Para bloquear a los “operadores de influencia extranjera”, dijo Stamos, Facebook está llevando a cabo “investigaciones manuales de grupos organizados” y está utilizando el aprendizaje automático para encontrar “malos actores” a “escala” entre sus miles de millones de usuarios.

Sin embargo, agregó, “la mayor categoría de crecimiento de las operaciones de información que veremos en los próximos años son las operaciones de influencia doméstica”, es decir, las organizaciones políticas que buscan “influir” en la política en sus propios países.

Facebook apunta a grupos de “personas que sienten que han sido ignoradas u oprimidas”, cuyo “objetivo” es “impulsar políticas radicales”, dijo. Estos grupos, señaló, pueden ser “bastante grandes”. Como ejemplo, Stamos mencionó a Anonymous, un grupo “hacktivista” que apoyó las protestas de Occupy Wall Street contra la desigualdad social y se asoció con el apoyo al grupo de periodismo en línea WikiLeaks.

Numéricamente, sin embargo, el mayor objetivo de las medidas de censura de Facebook consiste en “participantes individuales”, que a menudo están motivados por “creencias legítimamente arraigadas” para convertirse en “socios en operaciones de información”. Es decir, millones de personas que no forman parte de ninguna organización o grupo político, pero que expresan su acuerdo con los puntos de vista políticos promovidos por los grupos objetivo de Facebook al compartir su contenido o expresar su apoyo.

Un “operador doméstico”, dijo, puede tener “miles y miles de personas que creen en su causa”. El efecto de “estas personas no debe subestimarse”, dijo.

Sofocar las declaraciones políticas del público en general es la censura política abierta. Por esa razón, Facebook debe tener cuidado de no parecer que sofoca el discurso público, sino que bloquea la “efectividad” del público al participar en “campañas organizadas”.

Estas “mejoras del producto” incluyen redirigir a los usuarios al contenido que Facebook aprueba y proporcionar “señales educativas” informándoles que sus puntos de vista son “controvertidos”.

Según la ley estadounidense, Facebook está regulado como una herramienta de comunicación, similar a una compañía telefónica o un servicio de entrega de paquetes. No tiene la “responsabilidad” ni el derecho de imponer sus “ideales” a sus usuarios.

Sin embargo, en opinión de la compañía, el hecho de que actúe como una plataforma de comunicación le da la obligación paternalista de vigilar lo que dicen sus usuarios y bloquear su discurso si la empresa no está de acuerdo con él.

El contenido social de estos “ideales” lo pone de manifiesto el público de inteligencia militar ante el cual Stamos estaba hablando. En el transcurso de los últimos dos años, Facebook ha estado bajo la implacable presión del gobierno de los EUA para que actúe como agente de las fuerzas de inteligencia del Estado para censurar y suprimir puntos de vista opuestos en su plataforma. Los principales defensores de la censura, incluidos el senador demócrata Mark Warner y el congresista demócrata Adam Schiff, han dejado en claro que la compañía enfrentará una intensa presión regulatoria y pública si no cumple con sus demandas para sofocar a la oposición política en línea.

Al hacerlo, Facebook está actuando como un agente del Estado estadounidense, haciendo su trabajo sucio para subvertir las libertades de expresión y reunión del público constitucionalmente protegido.

En la que es quizás su declaración más ominosa, Stamos concluyó pidiendo cambios sociales más amplios en línea con las medidas que Facebook ya ha tomado. “Nuestras sociedades en general van a tener que empezar a adaptarse a la idea de que no toda la información se crea igual”, concluyó. Su conclusión se basa en el lema de los cerdos del libro La granja de los animales de George Orwell: “Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”.

Con la gran mayoría de la comunicación escrita que se lleva a cabo en línea, las acciones de Facebook, junto con otras compañías de tecnología, constituyen el régimen de censura más grande y completo en la historia de la humanidad. Fuera de y en contradicción con los derechos constitucionales y humanos fundamentales, Facebook reclama el derecho a determinar lo que cientos de miles de millones de personas leen y dicen.

El World Socialist Web Site lucha por denunciar el esfuerzo de Facebook, Google y otros gigantes de la tecnología para censurar Internet, que es la punta de lanza de una campaña para desmantelar las libertades de asociación y expresión en todo el mundo. Instamos a todos aquellos que quieran emprender esta lucha a contactarnos.

(Publicado originalmente en inglés el 5 de junio de 2018)