El Gobierno alemán desgarrado al profundizarse la crisis

por Peter Schwarz
18 junio 2018

Apenas tres meses después de asumir el cargo, el cuarto Gobierno de Angela Merkel se enfrenta a una posible disolución. Un conflicto feroz sobre la política de refugiados entre los partidos hermanos conservadores, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU), amenaza con socavar la Gran Coalición, que también incluye al SPD socialdemócrata. Esto también podría significar el final de la cancillería de Merkel, que ha sido jefa del gobierno alemán desde noviembre de 2005.

El presidente de la CSU, Horst Seehofer, ministro del Interior en el gabinete de Merkel, quiere rechazar la entrada en la frontera alemana a los refugiados que ya han sido registrados en otro país de la Unión Europea y cuyas huellas digitales están almacenadas en el sistema Eurodac. Solo en el último año, esto habría afectado a 60.000 personas.

Merkel rechaza esto y en su lugar busca una “solución europea” para el problema de los refugiados, que equivale al cierre hermético de las fronteras externas de Europa, a los procedimientos estandarizados de asilo que se llevan a cabo en campos especiales y a la distribución de refugiados por cuotas nacionales. Merkel teme que la acción unilateral alemana provoque una reacción en cadena en toda Europa, lo que llevará al colapso de las fronteras abiertas del sistema Schengen, cosa que tendría consecuencias económicas devastadoras y haría explotar a la Unión Europea.

La CDU y la CSU son partes independientes, pero no compiten entre sí en las elecciones. La CSU existe solo en Baviera, mientras que la CDU está representada en todos los demás estados federales. A nivel federal, los dos partidos tradicionalmente trabajan juntos y forman una facción común en el Bundestag (Parlamento). Pero en la última semana, el conflicto entre ellos se ha intensificado rápidamente. “La caída de la Canciller, el final de la Gran Coalición, el final de la comunidad entre CDU y CSU: todo es posible en la capital”, escribió Spiegel Online el viernes.

El lunes, el ministro del Interior, Seehofer, intentó presentar un plan maestro sobre política de asilo, sobre el cual no había acordado previamente con la Canciller. Sus 63 puntos también contenían el controvertido rechazo de los refugiados directamente en la frontera alemana. Presionado por Merkel, Seehofer finalmente canceló la conferencia de prensa planificada. En cambio, se reunió con los miembros del Bundestag de su partido, que cerró filas detrás de él. Al día siguiente, varios diputados de la CDU apoyaron la posición de Seehofer en una reunión conjunta del grupo parlamentario entre la CDU y la CSU.

Luego, el miércoles, Seehofer no se presentó en la cumbre de integración regular con las asociaciones de migrantes y, en su lugar, se reunió con el canciller austríaco Sebastian Kurz, un partidario de la línea dura sobre asuntos de refugiados. Kurz estaba haciendo campaña por un “eje de la voluntad” entre Berlín, Viena y Roma para alejar a los inmigrantes. Seehofer invitó provocativamente al ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, un extremista de derecha de la Lega, a visitar Berlín. Salvini se había negado recientemente a permitir que el Acuario, con más de seiscientos refugiados a bordo, amarrara en Italia.

Por la noche, los líderes del partido CDU y CSU intentaron en vano alcanzar un compromiso en la Cancillería. La propuesta de Merkel de tomar dos semanas hasta la próxima cumbre de la UE para lograr acuerdos bilaterales con países directamente afectados por las deportaciones fue rechazada por Seehofer.

El jueves, los miembros del Bundestag de la CSU y CDU debatieron durante horas en sesiones separadas. Mientras que el CDU apoyaba en gran medida a Merkel, los delegados de CSU, según señaló un participante, se ponen “trescientos por ciento” detrás de Seehofer. El pánico también estalló entre los diputados parlamentarios. Uno comparó la situación con el final de la República de Weimar en la década de 1930. Desde la CSU, se pidió un cambio en la dirigencia de la CDU, en otras palabras, la renuncia de Merkel.

Una decisión podría llegar el lunes, cuando se reúna el ejecutivo de CSU. Seehofer quiere que su plan maestro para la política de asilo sea aprobado por ellos. Él amenazó con ordenar el rechazo de los refugiados en la frontera contra la voluntad de Merkel por decreto ministerial. En este caso, Merkel no tendría más remedio que despedir a Seehofer.

Todavía se están realizando esfuerzos para calmar la crisis. La CDU ha pedido al presidente del Bundestag y antiguo ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que está cerca de las posiciones de la CSU en muchos asuntos, que medie entre las dos partes.

El conflicto entre la CDU y la CSU ha revelado contradicciones que se han desarrollado a lo largo de un período prolongado. Existe un acuerdo en los círculos gobernantes de que Alemania debe responder a los crecientes conflictos globales volviendo a una gran política de poder y militarismo. “Alemania es demasiado grande para comentar la política mundial solo desde fuera”, declaró el entonces ministro de Asuntos Exteriores y actual presidente federal, Frank-Walter Steinmeier, hace cuatro años.

Pero existen grandes diferencias con respecto a la forma en que se llevará a cabo dicha política. Sectores de la CDU, el SPD, los Verdes y la mayoría del partido La Izquierda creen que Alemania solo puede reunir el peso económico y militar necesario para “estar cara a cara” con los EUA, China y Rusia en el concierto de las potencias mundiales con la ayuda de la Unión Europea. Por lo tanto, defienden la mejora de la capacidad militar de la UE, subordinándola a los intereses alemanes y sometiendo a la clase obrera europea a estrictas medidas de austeridad. Apoyan una estrecha colaboración con Francia, cuyo presidente, Emmanuel Macron, defiende ideas similares.

La CSU, una parte de la CDU, la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) y un ala del partido La Izquierda, sin embargo, creen que la UE es demasiado engorrosa, demasiado dependiente de las decisiones de la mayoría y, sobre todo, demasiado costosa para servir a los intereses del imperialismo alemán. Buscan acciones nacionales unilaterales que confronten a otros con un hecho consumado y los obliguen a decidir, a favor o en contra de Alemania. La CSU y Seehofer mantienen estrechos lazos con las fuerzas nacionalistas en otros países europeos. Por ejemplo, el ultranacionalista primer ministro húngaro, Viktor Orbán, es un invitado habitual en los eventos del partido CSU.

Cuando el canciller Kurz de Austria habló con Seehofer de un “eje de los dispuestos”, no se refería simplemente al rechazo de los refugiados. El término “coalición de los dispuestos” fue acuñado originalmente por el presidente estadounidense George W. Bush para la guerra de Irak, cuando burló a organizaciones internacionales como la ONU e incluso alianzas militares como la OTAN y atacó a Irak en una coalición ad hoc.

Disputas similares no solo dividen a la burguesía europea, sino también a la alemana. En el Reino Unido, la cuestión de si el futuro del país se encuentra dentro o fuera de la UE ha dividido irremediablemente tanto a los conservadores como a los laboristas. En Europa del Este, en Austria y ahora también en Italia, los Gobiernos nacionalistas que han llegado al poder son escépticos o incluso hostiles a la UE.

La intensificación de los conflictos con los EUA después de la cumbre del G7, especialmente las medidas de guerra comercial de Trump, que golpearon duramente a Alemania y a Europa, y su amenaza de una guerra contra Irán, han exacerbado aún más el conflicto sobre estos temas. La disputa en Alemania gira en torno a la mejor manera de intensificar la capacidad militar del país, mientras coloca la carga del rearme sobre la clase trabajadora.

El miércoles, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, pronunció un discurso sobre política exterior y exigió una política exterior y de defensa alemana-europea independiente en respuesta a la política egoísta del “América primero” de Donald Trump, el ataque de Rusia al derecho internacional y la soberanía de los Estados y la expansión del gigante chino”. La aspiración alemana de fusionar Europa como un bloque militar contra las tres principales potencias nucleares del mundo refuerza las tendencias extremadamente nacionalistas y xenófobas.

La clase trabajadora debe contraponer su propia política independiente al giro brusco hacia la derecha de la clase dominante. La única respuesta a la política anti-refugiados, los recortes en el bienestar, el militarismo y la intensificación de los poderes del Estado es la unidad internacional de la clase trabajadora en la lucha por un programa socialista.

(Publicado originalmente en inglés el 16 de junio de 2018)