Informe de la Casa Blanca plantea una guerra económica contra China

por Nick Beams
22 junio 2018

Algunas de las fuerzas motrices detrás de la creciente guerra comercial de Estados Unidos contra China se presentan en un informe de la Casa Blanca publicado la noche del martes.

Publicado por la Oficina de Comercio y Política de Manufactura, el informe se titula “Cómo la agresión económica de China amenaza las tecnologías y la propiedad intelectual de los Estados Unidos y el mundo”.

La oficina está dirigida por el asesor económico de Trump, Peter Navarro, uno de los belicistas anti-China más estridentes de la administración y el autor de un libro titulado Muerte a causa de China .

El informe comienza con una cita del informe del Comité de Revisión Económica y de Seguridad de los Estados Unidos y China publicado en noviembre pasado. Afirma que el gobierno chino está implementando una estrategia industrial a largo plazo para “garantizar su dominación global”. “El objetivo final” de Beijing “es que las compañías nacionales reemplacen a las compañías extranjeras como diseñadores y fabricantes de tecnologías y productos clave, primero en casa y luego en el extranjero”.

El impulso de China para ascender en la cadena de valor mediante el aumento de la producción de productos de alta tecnología se considera ilegítimo y debe detenerse.

El informe señala que China ha disfrutado de un rápido crecimiento económico para convertirse en la segunda economía más grande del mundo, al tiempo que moderniza su base industrial.

“Sin embargob, continúa, “gran parte de este crecimiento se ha logrado en buena medida mediante actos, políticas y prácticas agresivas que quedan fuera de las normas y reglas mundiales ... Dado el tamaño de la economía de China y el alcance de sus políticas que distorsionan el mercado, la agresión económica de China ahora amenaza no solo a la economía de los Estados Unidos, sino también a la economía global en su conjunto”.

El informe acusa a China en dos áreas clave: la adquisición de tecnologías clave de los EUA y otros países, y la captura de las industrias emergentes de alta tecnología que impulsarán el crecimiento económico en el futuro y muchos avances en la industria de la defensa.

“A través de dicha implementación, el Estado chino busca acceder a las joyas de la corona de la tecnología estadounidense y la propiedad intelectual”, afirma.

El informe detalla una larga lista de prácticas que considera que infringen las prácticas y normas globales.

La política industrial de China busca “introducir, digerir, absorber y reinventar” las tecnologías y la propiedad intelectual de todo el mundo.

Esta política supuestamente se implementa a través del robo inspirado por el Estado, medidas coercitivas e intrusivas para forzar transferencias de tecnología de empresas estadounidenses que operan en China, y restricciones en materias primas críticas.

China también está acusada de inversión de tecnología respaldada por el Estado, así como de recopilación de información, incluida la recolección de código abierto, la colocación de recolectores de información en universidades estadounidenses y otros centros de innovación, y la contratación de talento.

El informe cita una declaración de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, que afirma que “los actores chinos son los perpetradores de espionaje económico más activos y persistentes del mundo”.

No hay duda de que China adopta medidas destinadas a apropiarse de los avances tecnológicos en el resto del mundo, a veces mediante el robo total, pero tales prácticas son tan antiguas como el capitalismo industrial en sí mismo.

Por ejemplo, es un hecho bien conocido de la historia económica que el auge de la industria estadounidense en el siglo XIX, en particular el desarrollo del acero, implicó la apropiación de los avances tecnológicos realizados en otros lugares. Y en el período de la guerra posterior a la Segunda Guerra Mundial, la ciencia de los cohetes de los EUA se basó en los avances tecnológicos realizados en la Alemania nazi.

La mayoría de las prácticas enumeradas en el informe son el tipo de medidas empleadas en el pasado por los gobiernos nacionales en su intento por desarrollar su base industrial y tecnológica y avanzar en su posición en los mercados mundiales.

El informe acusa a China de participar en “ingeniería inversa”, es decir, desmontar un producto o componente para ver cómo se fabricó y luego introducir innovaciones. Esta práctica también tiene una larga historia. La expansión de la base industrial de Japón, por ejemplo, no habría tenido lugar sin tales medidas.

El documento señala que “China mantiene un conjunto expansivo de restricciones a la contratación pública para promover la sustitución de importaciones y la innovación indígena”. Esta práctica fue generalizada en todos los programas nacionales de desarrollo económico durante el período de la posguerra.

La recopilación por parte de instituciones chinas de información científica de revistas, instituciones de investigación y puntos de origen de código abierto es otro objetivo.

“Aunque muchos otros países y ciudadanos de países aprovechan las fuentes abiertas para avanzar en tecnología, particularmente en la era de Internet, lo que diferencia a China es la escala histórica y el alcance de la institucionalización de la colección de código abierto como medio de adquirir la tecnología e IP del mundo”.

De particular importancia es el enfoque del informe sobre la afluencia de estudiantes chinos a las universidades estadounidenses. Más de 300.000 ciudadanos chinos asisten a universidades estadounidenses o encuentran empleo en los laboratorios nacionales de EUA y grupos de reflexión. Los ciudadanos chinos representan un tercio de los estudiantes universitarios extranjeros, con aproximadamente el 25 por ciento de los estudiantes graduados que se especializan en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

El informe cita un intercambio entre el senador republicano Marco Rubio y el director del FBI Christopher Wray en febrero. Rubio le preguntó a Wray qué “riesgo de contrainteligencia” representaban estos estudiantes para los Estados Unidos.

Wray dijo que los coleccionistas no tradicionales estaban “explotando el entorno de investigación y desarrollo muy abierto que tenemos, que todos veneramos ... así que una de las cosas que estamos tratando de hacer es ver la amenaza de China no solo como una amenaza gubernamental sino como una amenaza para toda la sociedad ... y creo que va a necesitar una respuesta de toda la sociedad”.

En otras palabras, la sociedad estadounidense debe ponerse en pie de guerra contra China y su amenaza al dominio económico de los EUA.

Lo que podría considerarse las operaciones normales de una economía capitalista, en la que las empresas compiten por los mercados y las ganancias, ahora se considera una amenaza para la seguridad nacional estadounidense.

El informe señala, por ejemplo, que la empresa china de Internet Baidu ha “creado el Instituto de Aprendizaje Profundo en Silicon Valley para que pueda competir con Google, Apple, Facebook y otros por su talento en el campo de la inteligencia artificial”.

Cada relación económica se ve cada vez más a través del prisma de las implicaciones militares. El informe afirma que un problema importante para las autoridades estadounidenses al aplicar el control de las exportaciones a China es el crecimiento de las tecnologías de doble uso, que tienen una utilidad militar y civil. “Por ejemplo, las tecnologías del aeromotor tienen una aplicación comercial obvia. Cuando los adquiere un competidor económico y militar estratégico como China, los artículos comerciales pueden ser explotados para fines militares”.

Los desarrollos en comunicaciones de alta tecnología, inteligencia artificial y robótica se ven de la misma manera.

El informe señala el control de China de importantes recursos naturales. “China tiene una participación destacada de una amplia gama de materias primas críticas esenciales para la cadena de suministro global y la producción de productos de alta tecnología y alto valor agregado. Por ejemplo, China es el principal productor mundial de tierras raras, tungsteno y molibdeno”.

Las empresas estatales (EPE) de China e iniciativas como el plan “One Belt, One Road” [un cinturón, un camino] y la expansión de los fondos soberanos chinos también son atacados. Las empresas estatales de un “competidor estratégico” están adquiriendo activos estratégicos y tecnologías con capacidad militar, lo que plantea “riesgos de seguridad económica y nacional” para los EUA.

El informe concluye: “Dado el tamaño de la economía de China, la magnitud demostrable de sus políticas que distorsionan el mercado y la intención declarada de China de dominar las industrias del futuro, los actos, políticas y prácticas de agresión económica de China ahora apuntan a las tecnologías e IP del mundo que ahora amenazan no solo a la economía de los Estados Unidos, sino también al sistema global de innovación en su conjunto”.

Al exponer las fuerzas motrices esenciales para las acciones de los EUA, el informe muestra que la guerra comercial contra China no terminará a través de una solución negociada. Es parte de una agenda más amplia, en la que Estados Unidos busca contrarrestar su declive económico por todos los medios necesarios, incluida la guerra.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de junio de 2018)