López Obrador mantiene una gran ventaja en las encuestas para las elecciones presidenciales mexicanas

por Don Knowland
28 junio 2018

La campaña en las elecciones de México finaliza oficialmente el miércoles 27 de junio y las elecciones se celebrarán el domingo 1 de julio.

En un extenso análisis el jueves de los resultados de las encuestas, el periódico español El País contó con Andrés Manuel López Obrador (AMLO), candidato presidencial del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y su coalición electoral, en torno al 50 por ciento, el candidato principal Ricardo Anaya Cortés del Partido Acción Nacional (PAN) de la derecha y su coalición electoral en alrededor de 23 puntos. En tercer lugar estaba José Antonio Meade, del gobernante Partido de la Revolución Institucional (PRI) y su coalición.

El País concluyó que estas cifras significaban que AMLO tenía un 95 por ciento de probabilidades de ganar. Esto confirmó resultados de sondeo similares durante los dos meses anteriores.

La amalgama “Poll Tracker” [rastreador de encuestas] de Bloomberg de lo que considera encuestas confiables ayer redujo a AMLO en unos 3 puntos (y a Meade aumentó alrededor de 4), pero ese pequeño descenso no sugiere un cambio en el resultado final.

Lo nuevo en el análisis de El País la semana pasada fue que la coalición Morena amenazaba con “dirigir la mesa” en las elecciones federales. Es decir, tenía más que probabilidades parejas de ganar la mayoría en la Cámara de Diputados del Congreso mexicano, y al menos posibilidades parejas de hacerse con el Senado.

En cuanto al gobernante PRI y sus dos partidos de coalición, el Partido Verde y el Partido Alianza Nacional (el PANAL, con orígenes en el corrupto Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, el SNTE), terminarían formando el bloque más pequeño en el Congreso.

La semana pasada algunos candidatos prominentes del socio de coalición del PAN, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyo candidato presidencial en 2006 y 2012 no fue otro que AMLO (antes de irse para formar el Morena), y del partido de coalición del PRI Los Verdes, comenzó a abandonar el barco y pidió el voto para AMLO. Por ejemplo, Antonio Sola fue quien montó los esfuerzos del PAN para calificar a López Obrador como “un peligro para México” en la campaña electoral de 2006, y ahora respalda al favorito.

Lo que era el equivalente a las autopsias antes de la votación de este domingo también comenzó a aparecer en la prensa mexicana la semana pasada.

No solo se dijo que el probable resultado de las elecciones era un mandato sobre corrupción bajo el PRI y el presidente Peña Nieto, así como sobre los continuos niveles de violencia (más de 100.000 asesinados en los últimos seis años, luego del número similar de asesinatos bajo la anterior presidencia panista de Felipe Calderón), se decía que el PRI estaba desmoralizado y acosado por profundas luchas internas.

Concediendo efectivamente la derrota del PRI, el ministro de Relaciones Exteriores Luis Videgaray, discípulo y excolaborador del expresidente del PRI Carlos Salinas de Gortari, supuestamente estaba negociando con el equipo de López Obrador para salvar la mayoría de las reformas estructurales adoptadas bajo el “Pacto por México” de Peña Nieto —la privatización del petróleo y la energía, la “reforma” educativa, y similares— a cambio de un mayor acercamiento con la élite empresarial de México.

Videgaray el año pasado convenció a Peña Nieto de que presionara a Meade como candidato del PRI en lugar del favorito del partido, el ministro del Interior Miguel Ángel Osorio Chong, a pesar de que Meade no era miembro del partido, y anteriormente había sido ministro bajo la presidencia de PAN de Calderón. Muchos activistas del PRI no sacaron la cara por Meade.

Videgaray también convenció a Peña Nieto de reunirse en marzo para discutir los términos de un nuevo acuerdo NAFTA con su canal trasero de contacto en la Casa Blanca, el yerno de Trump, Jared Kushner, interfiriendo con los esfuerzos del jefe nominal del equipo negociador mexicano del NAFTA, el Secretario de Economía Ildefonso Guajardo. Tan pronto como ocurrió esa reunión, Trump cortó las negociaciones directas porque Peña Nieto le suplicó que dijera que México no pagaría el muro fronterizo inmensamente impopular de Trump, con el fin de reforzar las posibilidades electorales del PRI.

El 5 de junio, Videgaray negociará directamente con el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, para intentar resolver las diferencias derivadas de los aranceles recientemente decretados por Trump. Guajardo ignoró ese esfuerzo y rápidamente impuso aranceles recíprocos a los productos estadounidenses. Ahora Trump dice que negociará pactos por separado con México y Canadá.

Muchos miembros del partido de alto y mediano nivel, incluido el propio presidente, temen que sean enjuiciados por corrupción, dado que luchar contra la corrupción ha sido el tema principal de la campaña de López Obrador. Anaya, del PAN, también ha dicho que procesará la corrupción y, a diferencia de AMLO, que ha dudado en la cuestión, Anaya no quiso decir que no enjuiciará al presidente.

El PRI está claramente en una crisis existencial. Algunos comentaristas sugieren que a pesar de gobernar México desde 1929 hasta 2000, y luego nuevamente durante los últimos seis años, el poder y la influencia del partido se están marchitando, y puede que no sobreviva.

Pero el PRI no es el único partido en crisis.

El PAN en sí está profundamente dividido. Destacados funcionarios del PAN acusaron a Anaya de manipular la nominación del partido. Como resultado, Margarita Zavala, la esposa del expresidente Calderón del PAN, decidió presentarse como independiente. Ella se ha negado a apoyar a Anaya ahora que ha abandonado la carrera, como lo han hecho su esposo y su predecesor del PAN, Vicente Fox.

Los flancos más conservadores del PAN objetan las propuestas de Anaya, como elevar el salario mínimo y un ingreso mínimo garantizado. También objetan su incapacidad para negar ciertas posiciones del socio de la coalición del PAN, el PRD, como aquellos a favor de los derechos de los homosexuales y el aborto.

Mientras en el último debate presidencial Anaya acusó a AMLO de corrupción de manera poco convincente al otorgar contratos públicos cuando era alcalde de la Ciudad de México, el propio Anaya ha sido acusado de dos incidentes separados de corrupción por parte de funcionarios del PRI. Un incidente grabado en un vídeo ampliamente difundido de dos hombres de negocios discutiendo cómo Anaya supuestamente blanqueó las finanzas de campaña.

Como el análisis de El País la semana pasada y la encuesta de Bloomberg de ayer sugirieron, Anaya no está cerrando terreno sobre AMLO, y el pequeño declive reciente de AMLO parece haber favorecido a Meade.

El socio de la coalición del PAN, el expartido del PRD —el antiguo partido de AMLO que antes se consideraba socialdemócrata a sí mismo— ahora parece ser poco más que un caparazón de lo que fue. La proyección de El País arroja como resultado que el PRD gane solo alrededor del cinco por ciento de los escaños de la Cámara de Diputados, por debajo del 20 por ciento en las elecciones de 2012. Su adopción de las políticas masivamente impopulares de Peña Nieto y del derechista PAN están conduciendo a su desaparición.

¿Qué significa todo esto, si López Obrador y el Morena, de hecho, resultan victoriosos el domingo?

Las acusaciones en la prensa burguesa de que AMLO va a deshacer los “avances en la democracia” de México y gobernar de una manera “autoritaria” —algunos incluso dicen de una manera “peronista”— están fallando. Aunque casi nadie acredita estas viejas advertencias, todavía se venden en las páginas editoriales del Wall Street Journal y en otros medios de la derecha, que lo tachan de “demagogo populista” que instituirá el “socialismo” a la manera de Hugo Chávez.

Hace poco, AMLO hizo las paces con los líderes empresariales multimillonarios del país, y suavizó las preocupaciones en reuniones con banqueros internacionales y con titanes de las finanzas, como el multimillonario Larry Fink de BlackRock, el mayor administrador de inversiones del mundo.

López Obrador ha asegurado a todos y cada uno de ellos que cree en el mercado libre, que no expropiará ni renacionalizará industrias y bancos, que mantendrá sus manos alejadas del banco central, que dejará que la moneda mexicana flote libremente, que no aumentará la deuda del gobierno al promover el gasto social —y en cambio pagará programas sociales mediante la reducción de los fondos desviados por la corrupción y la reducción de los salarios del gobierno— y que no terminará la reforma y la privatización energética de México. Finalmente, ha dicho que aceptará una renegociación del TLC si la administración actual lo logra antes de que él asuma el cargo en diciembre.

La mayoría de los analistas financieros opinan que los mercados financieros ya han tenido en cuenta cualquier efecto sobre el peso derivado de su posible victoria.

Las propuestas sociales de AMLO —invertir más en educación y cuidado de la salud, becas para jóvenes, programas gubernamentales o fondos para emplear jóvenes y subsidios agrícolas para pequeños agricultores— serán como mucho de escala modesta, aunque sean aprobadas en el Congreso.

Aún así, se afirma que AMLO devolverá a México a las políticas que precedieron a la implementación del programa económico “neoliberal” impuesto por los presidentes Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari en 1982-1994.

Eso implicó un alejamiento del nacionalismo: estímulo la inversión extranjera, las políticas de libre comercio, la reducción de aranceles, las privatizaciones masivas de empresas estatales como la compañía telefónica nacional y los bancos, la reducción de los subsidios a la industria nacional, la entrada en el NAFTA, en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y en el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), y el fin de la redistribución de la tierra que establece la Constitución mexicana.

Críticamente, la cooperación con los Estados Unidos se incrementó en gran medida en las políticas económicas, financieras y de seguridad y militares. Estas políticas se consolidaron posteriormente bajo presidencias posteriores del PRI y PAN.

En comparación con las políticas de nacionalismo económico de las cuatro décadas anteriores, las últimas tres décadas han sido testigos de aumentos marcados en las tasas de pobreza, desempleo y subempleo en la economía “informal”, un estancamiento de los salarios y del poder adquisitivo y el crecimiento masivo de la desigualdad. Millones de personas fueron a los Estados Unidos en busca de trabajo. Durante ese mismo período, el crecimiento de la economía mexicana ha quedado muy por detrás del de países como Corea del Sur y China.

El sitio web del Morena afirma vagamente que la liberalización de la economía ha creado un “régimen de opresión, corrupción y privilegios”, y que es la obra de “un verdadero Estado mafioso construido por una minoría de poder político y económico concentrado en México”.

López Obrador sostiene como uno de sus íconos al expresidente Lázaro Cárdenas, quien fundó el PRI y siguió una política nacionalista de reformas populistas en la década de 1930, incluida la nacionalización del petróleo mexicano. Muchos, haciendo una alusión implícita a Trump, dicen que seguirá una política de “Primero México”.

El punto de partida de AMLO es de hecho una orientación más nacionalista. Puede favorecer una mayor protección de los recursos de México, la reducción de ciertas importaciones a favor de la producción en México, así como los sectores comerciales nacionales frente a las empresas extranjeras.

Él bien puede reducir la cooperación con el imperialismo estadounidense, especialmente dadas las políticas cada vez más agresivas de la administración Trump sobre inmigración y comercio.

Pero, en última instancia, las repetidas garantías de AMLO a los oligarcas y sus tibias propuestas de reforma prueban que no tiene nada que ofrecer a la clase trabajadora mexicana. En todo caso, solo puede sembrar ilusiones de que un capitalismo mexicano “con rostro humano” de alguna manera puede ser reformado en interés de las masas mexicanas.

Cualquier creencia de que AMLO regresará al programa económico de Cárdenas orientado a nivel nacional es una quimera. La globalización de la economía ha erosionado por completo los fundamentos previos limitados de cualquier política de ese tipo.

Solo la clase trabajadora, si se une a nivel internacional para tomar el poder y acabar con el capitalismo, puede proporcionar un camino a seguir.

(Publicado originalmente en inglés el 27 de junio de 2018)