Dirigencia del Partido Obrero argentino mantiene silencio sobre lazos con nacionalismo derechista ruso

por Bill Van Auken
30 junio 2018

Han pasado más de tres semanas desde que el World Socialist Web Site publicó “El Partido Obrero busca ‘refundar’ la Cuarta Internacional en alianza con el estalinismo”, una exposición de las siniestras conexiones políticas de derecha al organizar una conferencia en Buenos Aires en nombre la “Coordinadora para la Refundación de la Cuarta Internacional” o CRCI.

Sigue emergiendo información sobre la historia política de una de las participantes de la conferencia, Darya Mitina, quien fue presentada como una “compañera” en la “refundación” de la Cuarta Internacional por Jorge Altamira, el líder del Partido Obrero (PO), e invitada al podio a dar uno de los principales discursos ante los miembros de PO al cierre de la conferencia.

Mitina, invitada a la conferencia por medio del líder del partido griego EEK, Savas Michael-Matsas, con quien ha estado relacionada por mucho tiempo, es la secretaria de asuntos internacionales del Partido Unificado Comunista de Rusia (OKP, por sus siglas en ruso), una organización estalinista de derecha. Como lo ha establecido el WSWS, en este cargo, Mitina ha viajado por el mundo forjando conexiones tanto con otros estalinistas y autoproclamados izquierdistas como con las capas más reaccionarias de la ultraderecha europea, incluyendo movimientos abiertamente neofascistas, todo con base en la promoción del chauvinismo nacional ruso.

Los dirigentes del PO no han emitido ninguna respuesta a dichas revelaciones condenatorias. Por el contrario, han depurado su sitio web y página de Facebook de cualquier pregunta sobre la información develada por el WSWS. El PO tampoco ha publicado ningún artículo desde la conferencia del CRCI que evalúe su significado ni mucho menos trate las cuestiones políticas involucradas en la alianza del partido con el estalinismo ruso.

En vez de explicar la estrategia detrás de tal alianza, los líderes del PO continúan mintiendo a sus propios miembros.

Al presentar a Mitina a los miembros del PO en la conferencia de Buenos Aires este abril, Jorge Altamira la describió como “una compañera que habla en nombre de la tradición del comunismo de Rusia, incluido el estalinismo”, como si fuese una pequeña diferencia cultural.

No compartió al PO que Mitina presume abiertamente en su blog que coloca flores dos veces al año en la tumba de Stalin y que venera como alguien sin equivalente en la historia al antiguo dictador y sepultador de la revolución.

El PO no se ha molestado en profundizar como es que el estalinismo ruso actual representa el “comunismo en Rusia”. El legado del estalinismo es la contrarrevolución global y lo que equivalió a un genocidio político contra todos los que tuvieron alguna conexión con la revolución de octubre de 1917 y con la perspectiva que la guio, siendo el más destacado León Trotsky.

Tras la disolución de la Unión Soviética, los remanentes del partido gobernante estalinista han girado de forma aún más marcada hacia la derecha, al basarse en el nacionalismo ruso y, en gran medida, ideologías arraigadas en el fascismo.

Cabe notar que inmediatamente después de la conferencia de abril en Buenos Aires, el OKP de Mitina se unió con Trudovaya Rossiia, el movimiento Rusia Obrera, una de las variantes más derechistas del estalinismo en Rusia.

El fundador y antiguo líder de Rusia Obrera es el recientemente fallecido Viktor Anpilov, quien tenía lazos estrechos y apoyaba políticamente las campañas presidenciales del notorio antisemita y racista, Vladimir Zhirinovsky, dirigente del Partido Liberal-Demócrata, de tinte fascista.

Anpilov llegó a postularse como parte del “bloque estalinista”, en alianza con el nieto de Stalin. Siendo un rábido antisemita, describió al Gobierno de Yeltsin como una “conspiración judía” y llamó y demandó que se les prohibiera a los judíos aparecer en televisión. Sus discursos utilizaban la palabra “zhid” repetidamente como un adjetivo. A fines de los años noventa, estableció una alianza con el abiertamente fascista Partido Nacional Bolchevique.

Darya Mitina dando su panegírico fúnebre en honor de Viktor Anpilov

Darya Mitina, la “compañera” de Altamira, pronunció uno de los principales panegíricos fúnebres para Anpilov más temprano este año.

Una vez más, los miembros del Partido Obrero merecen respuestas sobre cómo tal individuo fue presentando ante ellos como una aliada en la “refundación de la Cuarta Internacional”. ¿Cuál fue el papel de la sospechosa figura de Michael-Matsas en forjar una alianza con los estalinistas rusos?

Y, lo más importante, ¿qué significa la orientación hacia estas tendencias nacionalistas de derecha a escala internacional en términos de la trayectoria política en la que se ha embarcado el PO dentro de Argentina?

El autor también recomienda:

El Partido Obrero en Argentina busca “refundar” la Cuarta Internacional en alianza con el estalinismo [8 junio 2018]

El Partido Obrero de Argentina acalla cuestionamiento sobre su alianza con una estalinista rusa con vínculos neofascistas
[20 junio 2018]

El fin de la “Nueva Era” de Savas Michael
[8 junio 2018]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 29 de junio de 2018)