Cientos de niños inmigrantes más detenidos de lo que se informó anteriormente

por Eric London
9 julio 2018

El jueves, el secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) Alex Azar dijo a los periodistas que el número de niños inmigrantes separados de sus padres era alrededor de 3.000—50 por ciento más de los 2.000 reportados anteriormente. Muchos de estos niños han sido separados de sus padres durante semanas.

Según Azar, 101 de los niños son menores de cinco años. El Departamento de Justicia informó que de los niños más pequeños, 16 aún no han sido vinculados con ningún padre, mientras que los padres de 19 niños ya han sido deportados. El gobierno no puede ubicar a los padres de otros 19 niños. Es probable que muchos nunca vuelvan a ver a sus hijos.

El jueves, el comandante Jonathan White, subsecretario de preparación y respuesta del HHS, informó que el gobierno estaba realizando pruebas de ADN a niños inmigrantes para probar si quienes buscaban su liberación eran sus padres biológicos.

La compilación de una base de datos de ADN de niños inmigrantes recuerda uno a las medidas usadas por los nazis contra los judíos y otros "indeseables". Y esos pocos padres que han podido liberar a sus hijos han sido obligados a pagar el costo de la reubicación—a menudo miles de dólares—resonando la exigencia nazi de que los familiares de esos disparados paguen por las balas.

El jueves por la noche, la administración Trump presentó una moción solicitando una extensión de la corte que requiere que el gobierno reúna a los niños con sus padres. La administración afirmó que se necesitaba más tiempo para evaluar genéticamente a los niños inmigrantes y localizar a sus padres. Un juez respondió diciendo que necesitaba más tiempo para considerar la solicitud de la administración, lo que significa que los niños permanecerán en el limbo.

Aunque los medios informaron un anuncio de Trump de un "fin" a la separación familiar el mes pasado como un "cambio completo" y una "reversión," solo unos pocos de niños detenidos se han unido con sus padres. El Los Angeles Times reportó sobre la carta de una madre por su hijo detenido:

"Ha pasado un mes desde que me lo quitaron y hay momentos en que no puedo continuar ... Si me van a deportar, que lo hagan—pero con mi hijo. Sin él, no me iré de aquí".

En respuesta a la creciente protesta popular, la administración Trump ha defendido a las agencias de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y al poner en marcha su retórica xenófoba inflamatoria.

El jueves, Trump tuiteó: "Todos los días, los valientes hombres y mujeres de ICE están liberando comunidades de pandillas salvajes como la MS-13. NO aguantaremos estos difamatorios Demócratas en la aplicación de la ley. ¡Siempre nos mantendremos orgullosos de los HÉROES VALIENTES de ICE y de ADUANAS Y PROTECCIÓN FRONTERIZO!".

Reiteró su exigencia de que se les nieguen todos los derechos del debido proceso a los inmigrantes, tuiteando, "Díganle a la gente 'FUERA', y quizás se irán, tal como lo harían si estuvieran en el césped de su casa. Contratar a miles de 'jueces' no funciona y no es aceptable—¡el único país en el mundo que lo hace!".

También tuiteó, "Un voto para los demócratas en noviembre es un voto para dejar que MS-13 se vuelva loco en nuestras comunidades, para permitir que las drogas ingresen a nuestras ciudades, y para quitarles empleos y beneficios a los trabajadores estadounidenses. Los demócratas quieren anarquía, amnistía y caos: ¡los republicanos quieren LEY, ORDEN y JUSTICIA!”.

La denuncia de Trump a los demócratas por ser "pro inmigrantes" es una farsa. Los demócratas que han hablado sobre la "abolición" del ICE han aclarado que esto no significa poner fin a la deportación y la detención masiva de inmigrantes. Por el contrario, los demócratas buscan volver a las políticas de la administración Obama, cuando se deportaron a un número sin precedentes de 2,7 millones de inmigrantes y se desgarró a cientos de miles de padres de sus hijos.

En respuesta a la afirmación de Trump de que los demócratas apoyan la abolición de las fronteras, el líder de la minoría Charles Schumer tuiteó el 21 de junio, "Fronteras abiertas, @realDonaldTrump? El proyecto de ley de inmigración bipartidista del que fui autor tenía 40 mil millones de dólares para la seguridad fronteriza y hubiera sido mucho más efectivo que el muro".

Ayer en un discurso televisado en la sede del ICE, el vicepresidente Mike Pence, llamó a los agentes de inmigración, al Gestapo estadounidense, "héroes estadounidenses" y proclamó: "Jamás aboliremos ICE." Denunció a los que exigen la abolición de la agencia, declarando: "El pueblo estadounidense tiene un derecho a sus opiniones, pero estos ataques espurios a ICE por parte de nuestros líderes políticos deben parar. El tipo de lenguaje que se utiliza para describir a los hombres y mujeres en esta agencia y el trabajo que hacen todos los días es inaceptable".

Detrás de la retórica dirigida a inspirar el apoyo institucional a las fuerzas de deportación de Estados Unidos, el gobierno está militarizando rápidamente a ICE y preparándose para una nueva ronda de redadas masivas. Según un informe del 3 de julio de Ken Kippenstein de los Young Turks, ICE "está entrenando discretamente a sus oficiales de deportación en el uso de armas más adecuados para el ejército de los EE UU, que para la aplicación de la ley nacional, según los registros federales".

Citando registros y contratos de adquisiciones federales, Kippenstein informó que los "oficiales de ejecución y remoción de ICE están siendo entrenados en el uso de fusiles de asalto M4, agentes químicos, granadas de aturdimiento y explosiones". El M4 es el arma principal del Cuerpo de Marines de los EE UU. ICE y CBP recientemente han duplicado sus contratos de M4, adquiriendo 8.000 rifles de asalto, según los registros.

"Parece que se están preparando para la guerra,” dijo el exagente de ICE Rob Uribe Álvarez a los Young Turks. En junio, los Young Turks informaron que "ICE había retenido a un ex interrogador de la CIA para entrenar a agentes en el manejo de 'sospechosos de terrorismo'".

En otra señal de que el gobierno se está preparando usar el ejército para atacar vecindarios de inmigrantes, el ejército ha comenzado a despedir a decenas de inmigrantes. La Associated Press informó el jueves que decenas de "reservistas y reclutas del ejército de los EE UU que se alistaron en el ejército como un camino a la ciudadanía están siendo dados de baja abruptamente".

A algunos reclutas se les dijo que planteaban "riesgos de seguridad porque tienen familiares en el extranjero", informó AP.

Héctor Barajas, un veterano militar que fue deportado, dijo al World Socialist Web Site: "Igual con el maltrato a niños inmigrantes, esto ha estado sucediendo desde la administración Obama, sólo que ahora es peor y el gobierno es más franco".

Barajas, que luchó en la Guerra del Golfo Pérsico, sólo pudo regresar en abril después de una lucha de varios años para lograr la readmisión en su país.

"He sido deportado durante 14 años", dijo. "Siempre ha existido un sentimiento antiinmigrante, ya sea en contra de los italianos, irlandeses o quien sea. Ahora son los hispanos. En este momento, dicen que los inmigrantes están causando problemas al cruzar las fronteras. ¿Cuántas personas deportó Obama? Millones de personas. Ahora, Trump le dice a los inmigrantes, 'No te necesitamos'. Pero si hay una guerra con Rusia, van a llevar a todos y no les importa si hablas inglés o no. Nos enviarán a la guerra a pesar de que nos tratan como soldados de segunda clase".

Las encuestas muestran que las políticas antiinmigrantes de Trump son cada vez más impopulares. Casi el 70 por ciento de los estadounidenses dijeron que se oponían a la política de separación familiar, según una nueva encuesta del Washington Post. El ataque de la administración Trump contra los inmigrantes, incluyendo el establecimiento de campos de detención y el armar de unidades especiales de deportación similares a la Gestapo, últimamente será dirigida contra toda la clase trabajadora y toda la oposición social a la desigualdad y la guerra.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de julio de 2018)