La inflación reduce los salarios reales de los trabajadores estadounidenses

por Barry Grey
16 julio 2018

El Departamento de Trabajo de EUA publicó el jueves su informe del índice de precios al consumidor (IPC) de junio, que muestra que la aceleración de la inflación ha reducido los salarios reales de la mayoría de los trabajadores estadounidenses en el último año.

Esto es a pesar de un aumento significativo en la actividad huelgas en los EUA e internacionalmente desde comienzos de 2018, incluyendo los ataques contra docentes en los estados de Virginia Occidental, Oklahoma y Arizona, acompañado de señales crecientes de que los trabajadores están ansiosos de llevar a cabo una militante lucha para recuperar los salarios y beneficios perdidos a través de concesiones contractuales impuestas por el sindicato en los últimos 40 años.

El informe de inflación reveló que los precios al consumidor fueron 2,9 por ciento más altos que en junio de 2017, anulando el tibio aumento promedio de 2,9 por ciento en los salarios de los trabajadores durante ese período. La gran mayoría de los trabajadores que entran en la categoría de empleados de producción y empleados que no son supervisores sufrieron un recorte real en los salarios reales. Perdieron 0,2 por ciento en junio, luego de un declive similar en mayo.

El aumento interanual del 2,9 por ciento en el IPC en junio fue el ritmo más rápido en más de seis años. El aumento de los precios fue liderado por los productos energéticos. Los precios de la gasolina aumentaron un 0.5 por ciento ajustado estacionalmente en junio con respecto al mes anterior, elevando el aumento en 12 meses al 24 por ciento. El precio promedio de un galón de gasolina aumentó a $2.89 el mes pasado, el precio más alto desde junio de 2014.

Los costos de vivienda y alquiler fueron 3,4 por ciento más altos que el año anterior, y los servicios médicos aumentaron 2,5 por ciento. Los precios de los alimentos subieron 1,4 por ciento. Las comidas en restaurantes y cafeterías aumentaron 2,8 por ciento en el último año.

Hay poco o ningún precedente para que los salarios de los trabajadores se estanquen o disminuyan en condiciones de bajo desempleo oficial y una aceleración del crecimiento económico. El desempleo, ahora oficialmente al 4 por ciento, y se espera que disminuya aún más en los próximos meses, está en sus niveles más bajos desde la década de 1960.

Las ganancias corporativas están estableciendo nuevos récords. JP Morgan Chase y Citigroup reportaron ganancias trimestrales récord el martes. JP Morgan, el mayor banco de Wall Street, registró ganancias en el segundo trimestre de $8,32 mil millones, un aumento del 18 por ciento respecto al mismo período del año pasado. Citigroup, el cuarto banco más grande de Estados Unidos por activos, reportó un aumento en el ingreso neto del segundo trimestre de 16 por ciento, a $4,49 mil millones.

Ambos bancos se beneficiaron enormemente del recorte de impuestos de Trump promulgado en diciembre para los ricos y empresas más rentables, al igual que todas las empresas en general. Citigroup dijo que su tasa impositiva efectiva en el segundo trimestre fue del 24 por ciento, frente al 32 por ciento de hace un año. El Departamento del Tesoro informó el jueves que los ingresos tributarios del gobierno cayeron un 7 por ciento en junio, principalmente debido a una caída del 33 por ciento en los impuestos corporativos brutos.

El recorte de impuestos está impulsando un rápido crecimiento del déficit del presupuesto federal, que se usará para justificar un ataque intensificado a lo que queda de los programas sociales, incluidos los programas de prestaciones básicas como Medicare y la Seguridad Social.

La supresión de los salarios durante décadas, que se aceleró después de la crisis financiera de 2008 y continúa hoy, ha proporcionado la base económica para el aumento histórico de las ganancias corporativas y los precios de las acciones, y el crecimiento récord de la desigualdad social.

El Wall Street Journal citó el viernes a David Kelly, estratega global jefe de JP Morgan Asset Management, quien esta semana escribió una nota a los clientes: "El crecimiento salarial sigue siendo sorprendentemente débil. La notable capacidad de las empresas para atraer a más trabajadores de regreso a la fuerza de trabajo y obtener mayores ganancias de productividad de ellos sin aumentar los salarios es una clara señal positiva para las ganancias”.

El ataque a los salarios reales de los trabajadores a través de la inflación solo se acelerará bajo el impacto de las tarifas de guerra comercial de Trump. El primer arancel de Trump este año se centró en las lavadoras importadas, y el informe de CPI reveló que el costo del equipo de lavandería ha aumentado un 13 por ciento respecto al año pasado.

El Journal citó a Ian Shepherdson, economista jefe de Panteón Macroeconomía, como señalando que los productos chinos sujetos a los $200 mil millones en aranceles recientemente propuestos representan casi el 6 por ciento del IPC subyacente, es decir, la propuesta de gravamen del 10 por ciento va a levantar el índice hasta unos 0,6 puntos de porcentaje.

Mientras tanto, la Reserva Federal cita la baja tasa oficial de desempleo y el aumento de la inflación para justificar un aumento más rápido de las tasas de interés, en nombre de la prevención de un "sobrecalentamiento" de la economía. Esto está sobre todo dirigido a prevenir el desarrollo de un movimiento salarial de la clase trabajadora al desacelerar el crecimiento económico y la contratación.

¿Cómo se explica la anomalía del estancamiento de los salarios en medio de un desempleo relativamente bajo y un crecimiento económico acelerado? Es el resultado de una contrarrevolución social de décadas, llevada a cabo por ambos partidos –Democrático y Republicano– de las grandes empresas estadounidenses. Esta guerra de la clase dominante contra los trabajadores entró en una nueva etapa tras el colapso financiero de 2008. Ese colapso del capitalismo mundial, centrado en los Estados Unidos, fue utilizado por la elite gobernante para llevar a cabo una reestructuración radical de las relaciones sociales y económicas, en detrimento de la clase trabajadora.

El gobierno de Obama supervisó una expansión del rescate bancario y el bombeo de billones de dólares a los mercados financieros para permitir que la oligarquía financiera recupere sus pérdidas y aumente su saqueo de la riqueza social. Esto incluyó la reducción drástica de los salarios, comenzando con el recorte salarial general del 50 por ciento para las nuevas contrataciones en el rescate automotor de Obama en 2009, junto con recortes masivos en la atención médica, la educación y las pensiones. Prácticamente todos los empleos decentes que fueron destruidos en la Gran Recesión fueron reemplazados por empleos a tiempo parcial, temporales y mal remunerados.

El factor clave en este proceso ha sido la supresión de la lucha de clases, y los principales instrumentos para estrangular la resistencia de los trabajadores son los sindicatos. Han llevado a cabo una actividad de huelga en la última década al nivel más bajo desde que el gobierno comenzó a compilar las estadísticas en 1947.

Pero hay cada vez más signos de que la clase trabajadora está tratando de romper el control de estos sindicatos corporativos con el fin de librar una lucha seria para recuperar sus pérdidas. Todas las huelgas de docentes a nivel estatal de este año fueron organizadas por educadores de base que utilizaron las redes sociales para superar la oposición de los sindicatos de docentes. Sin embargo, los sindicatos pudieron ganar el control de las luchas para aislarlas y cerrarlas sin cumplir ninguna de las demandas de los maestros.

La hostilidad de los sindicatos a una lucha por salarios, beneficios y condiciones laborales decentes se ha demostrado una vez más con el anuncio del sindicato de los Teamsters –representante de camioneros– el martes de que ha acordado prorrogar indefinidamente la fecha límite del 31 de julio en United Parcel Service. El mes pasado, más del 93 por ciento de los 230.000 trabajadores de UPS votaron para autorizar una huelga a fines de este mes.

Los mejores esfuerzos de los sindicatos y sus aliados en el Partido Demócrata al final no tendrán éxito en bloquear el surgimiento de las luchas masivas de la clase trabajadora. Los trabajadores están siendo radicalizados e impulsados a la lucha no solo por los ataques a sus niveles de vida, sino también por la evidente criminalidad de la administración Trump, su asalto a los inmigrantes y los derechos democráticos, y la guerra de Trump y sus rivales del Partido Demócrata.

El estado de ánimo militante está indicado por el hecho de que los trabajadores son cada vez más reacios a conformarse con sobras simbólicas y, en cambio, exigen un aumento salarial sustancial. Los maestros de Arizona incluidos en su huelga exigen un aumento salarial de $20.000.

Tanto la experiencia pasada como la actual han demostrado que los trabajadores no pueden recuperar sus pérdidas, y mucho menos obtener nuevos beneficios, sin rebelarse contra los aparatos sindicales. Necesitan establecer sus propias organizaciones de lucha, independientes y democráticas. El Partido Socialista de la Igualdad insta a los trabajadores de toda la economía a formar comités de base independientes de los sindicatos y los grandes negocios para coordinar y vincular las luchas por los salarios, los servicios sociales y los derechos democráticos tanto a nivel nacional como internacional.

Al mismo tiempo, la clase trabajadora requiere una nueva estrategia política para evitar que cualquier ganancia en salarios y beneficios otorgados por las corporaciones y el gobierno con una mano, bajo presión masiva desde abajo, se retracte con la otra en forma de inflación y recortes en programas sociales. La lucha contra la desigualdad social, la pobreza, el autoritarismo y la guerra requiere la lucha por un gobierno obrero para expropiar la oligarquía empresarial-financiera y reemplazar el sistema de ganancias capitalista por el socialismo.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de julio de 2018)