Solo 57 de 3.000 niños inmigrantes han sido reunidos con sus padres

por Trévon Austin
17 julio 2018

La administración de Trump ignoró descaradamente una orden judicial que le exige reunificar a niños menores de cinco años que fueron separados de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México. De los 103 niños más pequeños, solo 57 niños se reunieron con sus padres, mientras que los 46 restantes fueron considerados "inelegibles" por supuestas razones de "seguridad" o porque sus padres ya habían sido deportados o estaban bajo custodia penal. Eso significa que aproximadamente 2.950 de los 3.000 niños separados de sus familias no se han reunido con sus padres.

El mes pasado, el juez federal de distrito Dana Sabraw estableció una serie de fechas límite para que la administración Trump reuniría a los casi 3.000 niños separados de sus padres, en su mayoría bajo la política de "cero tolerancia " de la administración. El primer grupo de niños debía reunirse con sus padres antes del martes.

El gobierno afirma falsamente que cumple totalmente con la orden de Sabraw. El fiscal general Jeff Sessions, la secretaria Kirstjen Nielsen del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), y el secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS) Alex Azar dijeron en una declaración conjunta que sus departamentos "trabajaron incansablemente" para reunir niños de manera segura y el Departamento de Justicia (DOJ) ha estado negociando con Sabraw para forjar excepciones.

Los medios han abandonado efectivamente el problema, considerando que se resolvió. En cambio, los medios se han centrado en falsas acusaciones de la "intervención rusa" en las elecciones estadounidenses. Pero en realidad, cientos de padres nunca volverán a ver a sus hijos como resultado de la política de Trump.

La mitad de los niños menores de cinco años que no fueron devueltos a sus padres no fueron devueltos porque los padres están bajo custodia penal en los Estados Unidos o han sido enviados de regreso a sus países de origen. Doce padres ya han sido deportados y les ha resultado imposible localizar a sus hijos. El gobierno de los EE.UU. afirma que está trabajando con consulados extranjeros en un esfuerzo por devolver a los niños a los adultos deportados, dijeron las autoridades.

Aunque la administración Trump ha afirmado que ha detenido la separación de familias a gran escala en la frontera, algunos padres afirman que fueron separados de sus hijos después de la supuesta suspensión de la política de separación familiar. Incluso si la política de separación de la familia se detuviera realmente, el cambio solo significaría un retorno al status quo previamente establecido por la administración Obama bajo el cual las familias fueron detenidas juntas en la cárcel de inmigración.

En realidad, las familias que cruzan la frontera aún se enfrentarán a la posibilidad de separación y los niños seguirán siendo utilizados como elemento de disuasión. En su declaración conjunta, el DOJ, DHS y HHS confirmaron esto:

"Nuestro mensaje ha sido claro desde un principio: no arriesgue su propia vida o la vida de su hijo al intentar ingresar ilegalmente a los Estados Unidos", dijo la declaración. "Solicita legalmente y espera tu turno".

El gobierno también ha implementado reglas más estrictas para los inmigrantes que buscan asilo en los Estados Unidos. A principios de esta semana, los funcionarios en la frontera con Estados Unidos recibieron un nuevo conjunto de lineamientos que probablemente causará que se rechacen más solicitantes de asilo antes de que tengan la oportunidad de demostrar su "miedo creíble" de regresar a su país de origen antes de un juez de inmigración.

El miércoles, el Servicios de Ciudadanía e Inmigración emitieron un memorando que indica que a los solicitantes de asilo que huyen de la violencia doméstica o de pandillas generalmente se les debe negar la entrada a Estados Unidos y también que los agentes pueden usar un cruce fronterizo ilegal contra un migrante en su caso de asilo.

Según la ley de los Estados Unidos, a los migrantes que demuestren tener un "temor creíble" de persecución en su país de origen se les puede conceder asilo dentro de los Estados Unidos. Los migrantes que cruzan la frontera de EE.UU. y México, de forma ilegal o a través de puertos de entrada legales sin visas, son detenidos y normalmente reciben una entrevista de "temor creíble" después de unos días.

Sin embargo, el nuevo memo revierte tales reglas. Algunos informes de la frontera han demostrado que incluso los inmigrantes que intentan ingresar legalmente están siendo rechazados.

Los nuevos lineamientos imitan en gran medida una decisión tomada por el Fiscal General de los Estados Unidos Jeff Sessions el mes pasado. Sessions revirtió la política histórica de Estados Unidos al dictaminar que la mayoría de las víctimas de pandillas o violencia doméstica por sí solas no son elegibles para asilo bajo la ley federal.

Ignorando el hecho de que Estados Unidos es en gran parte responsable por la desestabilización de los países centroamericanos, escribió Sessions, "el mero hecho de que un país tenga problemas para vigilar efectivamente ciertos crímenes o que ciertas poblaciones sean más propensas a ser víctimas de crímenes, no puede establecer una solicitud de asilo".

La decisión de Sessions y el nuevo memo ya han atraído críticas de los abogados de inmigración.

Laura Lynch, abogada principal de políticas de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración, le dijo al Texas Tribune que los inmigrantes no tendrán ninguna oportunidad de "obtener un abogado o presentar pruebas para corroborar sus reclamos" según las nuevas políticas. "Este memorándum ... está efectivamente cerrando el acceso al asilo en los Estados Unidos", dijo.

(Publicado originalmente el 14 de julio de 2018)