Wall Street celebra el acuerdo de los Teamsters con UPS

por Kayla Costa
18 julio 2018

Ejecutivos e inversionistas corporativos han festejado el contrato propuesto que fue firmado por el sindicato Teamsters para casi un cuarto de millón de trabajadores en United Parcel Service (UPS) por su potencial para reducir los costos laborales y aumentar aún más los márgenes de ganancias.

El valor de las acciones de UPS, que había disminuido desde mediados de junio, revirtió el rumbo después de que los Teamsters publicaron los detalles del acuerdo entreguista a principios de la semana pasada. Las acciones habían caído debido a que los inversionistas temían una posible huelga cuando el contrato expirara el 31 de julio. Wall Street está redoblando sus esperanzas en el sindicato de los Teamsters, el cual extendió el contrato indefinidamente, para que desgasten la oposición de sus miembros e impongan el contrato.

David Vernon, un analista senior de Bernstein Global Wealth Management, apoyó la inversión privada en UPS después de la publicación del contrato, diciendo que remplazar hasta 25 por ciento de conductores de tiempo completo con conductores híbridos fue "mejor de lo que esperaba". Explicó, "Una mayor flexibilidad en la estructura de costos de UPS en base a los conductores híbridos debería aumentar la flexibilidad con la que UPS puede acomodar el crecimiento futuro del comercio en línea y reducir la tasa efectiva de crecimiento salarial en el margen".

Los ejecutivos de UPS también han expresado su entusiasmo por el acuerdo. "Confiamos en nuestra capacidad para resolver los problemas restantes, aprovechando el progreso que hemos logrado con los actuales acuerdos nacionales y locales tentativos", declaró el portavoz de UPS, Glenn Zaccara. "El objetivo de UPS es recompensar a nuestros empleados por su contribución a nuestro éxito, brindar flexibilidad para mantener a nuestra compañía fuerte y satisfacer las necesidades de nuestros clientes y otras partes interesadas".

Haciendo eco de estos comentarios, el copresidente del Comité Nacional de Negociación de UPS de Teamsters, Denis Taylor, dijo que los trabajadores "verán que este acuerdo se encuentra entre los mejores que jamás han sido negociados". De hecho, como lo demuestran el entusiasmo de los inversores de Wall Street y los ejecutivos corporativos, el trato es solo "el mejor" para la compañía, junto con el aparato sindical.

Los Teamsters aceptaron una serie de concesiones, incluyendo la introducción de conductores híbridos que tienen un pago base de $ 20.50 y están sujetos a trabajar más de 9.5 horas a voluntad de la gerencia. El aumento salarial insultante para los trabajadores a tiempo parcial, el cual se ubica en $ 15.50 al final del contrato de cinco años, dejaría en la pobreza a decenas de miles.

Como parte de la fuerte subida del mercado de valores, el valor de las acciones de UPS alcanzó su punto más alto en el siglo XXI el 31 de enero de 2018, alcanzando unos $ 127.32 por acción. De acuerdo con MarketWatch.com, las ganancias en 2017 alcanzaron $ 7.2 mil millones antes de impuestos y $ 5 mil millones después de impuestos, con el CEO David Abney recaudando $ 14.6 millones en compensación total.

UPS planea mantener sus ganancias al continuar la expansión de sus operaciones y la intensificación de la explotación de su fuerza laboral. Este impulso es reforzado por la necesidad de prepararse para una competencia aún más intensa con el gigante corporativo de tecnología Amazon.com, el cual tiene planes de formar su propio servicio de entrega de mercancías para los productos de Amazon.

Los trabajadores no tienen nada más que desprecio por los esfuerzos de los Teamsters para afirmar que el acuerdo que contiene "ganancias tremendas".

Chris, un conductor de UPS en la ciudad de Nueva York con 31 años en la empresa, le dijo al Boletín de los Trajabadores de UPS del World Socialist Web Site: "La compañía está procediendo como si el contrato ya se hubiera ratificado. Los Teamsters han traicionado a sus miembros con este acuerdo y la extensión del plazo es solo otra maniobra para asegurarse de que no se produzca una interrupción del trabajo. La conclusión es que el presidente de los Teamsters James Hoffa y los Teamsters son las herramientas de UPS para ayudar su agenda corporativa. Todos han visto la liquidación del sindicato y no tienen fe en el sistema.

"He estado trabajando durante más de tres décadas y es como la noche y el día desde que comencé a la situación actual. Los contratos tienen un ‘lenguaje gris’ que la empresa ha explotado durante el arbitraje con respecto al tiempo de servicio, las horas extras excesivas y los subcontratistas junto con las concesiones salariales. He perdido casi $ 2,000 al mes de mi pensión y todos nos quedamos más tiempo para sobrevivir".

David, un trabajador de medio tiempo en Oakland, le dijo al WSWS UPS Workers Newsletter que votaría "no" porque el acuerdo traicionó a los trabajadores mayores y nuevos. Después de haber trabajado como conductor durante diez años, dijo que el nuevo acuerdo sienta las bases para destruir los derechos básicos para los trabajadores más jóvenes. "En diez años más, no habrá más atención médica ni más pensiones". Dijo que el contrato incluye puestos híbridos de tiempo completo "solo para que los jóvenes voten 'sí'", ya que los trabajadores a tiempo parcial necesitan aumentos y un mejor trabajo, pero que incluso para ellos "es una traición completa".

En una publicación del foro en línea Brown Cafe, un trabajador explicó: "Si nos declaramos en huelga, solo beneficiaría a los trabajadores, y no a la empresa o al sindicato. Entonces, nos joden todo el tiempo mientras que el sindicato recibe las cuotas y contribuciones al seguro médico que nuestros sindicatos actualmente controlan".

Los trabajadores de UPS se encaran directamente con los Teamsters, cuyos ejecutivos tienen un interés financiero directo en confabularse con la gerencia. Mientras que los trabajadores de tiempo parcial seguirán en la pobreza y los antiguos conductores de tiempo completo serán reemplazados por posiciones híbridas con salarios más bajos, el aparato sindical ha ampliado su capacidad para cobrar cuotas, formar parte de los comités corporativos y cubrir sus salarios de seis cifras.

Bajo condiciones en las que un mayor número de trabajadores puede optar por no participar de los sindicatos en los llamados estados de derecho a trabajar, dos secciones clave del contrato ayudan al sindicato a defender y expandir su base de cuotas. Le dan al sindicato acceso ilimitado para reclutar nuevos empleados en el sistema de verificación de cuotas durante la orientación, además de reducir las cuotas durante las semanas de vacaciones de los trabajadores.

El sindicato Teamsters distribuye cientos de millones de dólares en salarios y beneficios a sus ejecutivos y al ejército de funcionarios internacionales, regionales y locales. Al menos cuatro docenas de dirigentes sindicales ganan más de $200,000 anuales, incluidos James Hoffa Jr. ($ 386,344) y el presidente nacional Terrence Hancock ($ 386,344). Denis Taylor, quien lidera las negociaciones de UPS, obtiene $154,000.

Los salarios reportados al Departamento de Trabajo de los EE.UU no incluyen pagos por estar en juntas directivas corporativas, fondos de pensiones y seguros de salud y otros vehículos de inversión, así como compensación de otras oportunidades comerciales.

Los representantes de los Teamsters se sientan junto a las figuras corporativas en juntas como el Comité de Cambio Tecnológico, el Comité de Competencia y TeamCare, el plan de salud del sindicato que reemplazó el plan de la compañía en 2013. El nuevo contrato asegura que el sindicato garantizará sus puestos en estos comités, donde esencialmente trabajan como miembros de la administración corporativa, ignorando las quejas cotidianas y destruyendo los derechos básicos a la seguridad laboral y la salud.

El sindicato está censurando cientos de comentarios críticos en su página de Facebook "UPS Rising". Entre los trabajadores hay una profunda sospecha de que el sindicato podría recurrir a manipulaciones de las urnas para aprobar el acuerdo o simplemente desafiar un voto de "no" como lo hizo Hoffa en 2014.

Al mismo tiempo, los Teamsters para una Unión Democrática (TDU), la oposición leal en el sindicato, actúan como una válvula de seguridad para desviar y disipar la oposición de base y permitir otra liquidación. Al pedir un voto negativo, TDU promueve la ilusión de que los trabajadores pueden defender sus intereses presionando al sindicato a "reformar" y elegir candidatos respaldados por TDU en un futuro.

Esto es un callejón sin salida. El ex presidente Ron Carey, respaldado por el TDU, traicionó a los trabajadores en la huelga de UPS de 1997 con la primera introducción de un segundo nivel para empleos de tiempo completo con una tasa de pago mucho más baja. Carey fue expuesto aún más en un escándalo de corrupción en el que canalizó el dinero del sindicato a su propia campaña de reelección a través de la AFL-CIO y el Comité Nacional Demócrata.

Los trabajadores de base deben dejar el liderazgo de esta lucha fuera de las manos de los Teamsters al elegir comités de lugar de trabajo para llevar a cabo una lucha real contra las corporaciones gigantes y los bancos de Wall Street que los respaldan. Estos comités, que deben ser completamente independientes de todas las facciones del sindicato, deben montar una campaña para la derrota de este contrato entreguista y prepararse para un paro nacional. Los comités deben formular sus propias demandas, incluyendo un aumento general del 30 por ciento, la transferencia de todos los trabajadores a tiempo parcial a puestos de tiempo completo y la eliminación de todos los niveles de salarios y beneficios.

Los comités de base deben comunicarse de inmediato con todos los trabajadores logísticos, incluidos Amazon, FedEx y el Servicio Postal de los EE. UU. para organizar una lucha común contra los bajos salarios, las aceleraciones y las condiciones inseguras, y para el control obrero de la producción. Tal lucha debe ser el comienzo de un movimiento poderoso de la clase trabajadora para luchar contra la dictadura económica de los bancos y corporaciones gigantes.