Senado de los Estados Unidos respalda autorizar $708 mil millones en gastos militares

por Patrick Martin
4 agosto 2018

El Senado de los Estados Unidos aprobó la Ley de Autorización de Defensa Nacional, un plan de $708 mil millones en gastos para el Pentágono, aprobado el miércoles por un margen de 87-10. Cuarenta y seis republicanos se unieron a los 41 demócratas en la aprobación del proyecto de ley, que ahora va a la Casa Blanca para la firma del presidente Trump.

El proyecto de ley establece una política para el Departamento de Defensa, la aprobación de programas de armas, una acumulación considerable de tropas y un aumento general del 2,6 por ciento para el personal uniformado, pero aún debe aprobarse un proyecto de ley de asignaciones para para dar luz verde al financiamiento.

La división 41-8 en el caucus del Partido Demócrata en el Senado estuvo determinada en parte por el posicionamiento político. Aquellos demócratas que están probando las aguas para una carrera presidencial y apuntan a adoptar una postura de "izquierda" para la campaña primaria de 2020 se opusieron al gasto militar: Bernie Sanders, Elizabeth Warren, Kamala Harris, Kirsten Gillibrand y Jeff Merkley.

El presupuesto incluye fondos para la construcción de un nuevo portaaviones de clase Gerald R Ford

Todos los senadores demócratas que buscan la reelección este año en estados ganados por Trump en 2016 votaron a favor del proyecto de ley de gastos militares, y sin duda lo incluirá en sus campañas electorales como prueba de su deseo de "trabajar con el presidente". Estos incluyen a Joe Manchin de West Virginia, Joe Donnelly de Indiana, Jon Tester de Montana, Claire McCaskill de Missouri, Sherrod Brown de Ohio, Tammy Baldwin de Wisconsin y Bill Nelson de Florida.

El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, y prácticamente todos los demás demócratas en el Senado votaron a favor del gasto militar sin precedentes, sin que los cálculos electorales desempeñen ningún papel. Son tan fervientes defensores del imperialismo estadounidense como los republicanos, y lo demostraron en sus votos. En esto, seguían el ejemplo de los Demócratas de la Cámara, que respaldaban el proyecto de ley de autorización del Pentágono por una mayoría aplastante de 139 a 49.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, declaró: "Este NDAA se basa en el progreso que hicimos a principios de este año en el acuerdo presupuestario bipartidista, que prevé el mayor aumento anual en el financiamiento de las fuerzas armadas estadounidenses en 15 años".

El Secretario de Defensa James Mattis también elogió la votación y dijo que la rápida aprobación "demostró el profundo y permanente apoyo bipartidista de que disfrutan nuestros militares". Pudo haber notado, pero no se molestó, que la versión bicameral de senadores y representantes de la NDAA en realidad el gasto prospectivo alcanza $30 mil millones más de lo que la Casa Blanca había pedido.

A pesar de los incesantes esfuerzos de los medios para retratar al Congreso como una institución donde no se puede hacer nada debido a diferencias supuestamente intratables entre demócratas y republicanos, la aprobación del NDAA marcó el 58° año consecutivo en que se aprobó una autorización del Pentágono antes del comienzo del nuevo año fiscal el 1 de octubre.

Cuando se trata de los intereses vitales del imperialismo estadounidense, los dos partidos capitalistas pueden avanzar con rapidez. Es solo cuando el pueblo trabajador enfrenta una emergencia —como con los cientos de miles de jóvenes inmigrantes afectados por la terminación de DACA, o las víctimas de los incendios forestales en California o la infraestructura en ruinas de Flint, Michigan y otros viejos centros industriales—, que los líderes de los dos partidos levantan las manos y proclaman que no se puede hacer nada.

El WSWS ya ha analizado algunas de las disposiciones de este proyecto de ley, en particular su ominosa autorización de ataques de guerra cibernética contra Rusia, China, Irán y Corea del Norte, en un informe previo sobre la votación en la Cámara de Representantes.

Sin embargo, vale la pena examinar la legislación final desde el punto de vista de lo que dice sobre las prioridades de la elite gobernante de los Estados Unidos.

La autorización de $708 mil millones es la más grande en términos de dólares desde 2010, el último año de operaciones militares a gran escala en Irak y Afganistán. Mantiene la nueva línea de base para el Pentágono establecida después de los ataques del 11 de septiembre. Desde 2001, el presupuesto regular del Pentágono se ha duplicado, de $300 mil millones al año en la década de 1990 a más de $600 mil millones al año durante la última década. Esto no incluye los fondos para lo que se describe como operaciones de contingencia en el extranjero, las guerras en Afganistán e Irak, y más tarde contra ISIS.

Las cifras en el año fiscal 2019 serán de $617 mil millones para operaciones regulares del Pentágono, más $69 mil millones para operaciones de contingencia en el extranjero y $22 mil millones para operaciones de armas nucleares del Departamento de Energía, que supervisa la construcción de ojivas atómicas.

Es instructivo comparar las disposiciones de esta legislación con los requisitos de financiación para satisfacer necesidades sociales urgentes, para las cuales no se están movilizando tales recursos.

Los $617 mil millones en gastos regulares del Pentágono son equivalentes a los gastos en educación pública del Gobierno estadounidense, combinando gobiernos locales, estatales y federales ($620 mil millones en 2016). También es 10 veces más de lo que Rusia gasta en su ejército ($61 mil millones).

El proyecto de ley autoriza $24,1 mil millones para la marina, incluida la construcción de 13 nuevos buques de guerra, entre ellos un portaaviones de propulsión nuclear y dos submarinos de propulsión nuclear armados con armas nucleares.

La misma cantidad de dinero, $24,1 mil millones, proporcionaría viviendas dignas para cada persona sin hogar en los Estados Unidos ($20 mil millones), con suficiente sobrante para reemplazar la infraestructura de agua tóxica de Flint, Michigan ($1,5 mil millones).

El proyecto de ley proporciona $12 mil millones para nuevos aviones, incluidos $7,6 mil millones para 77 nuevos aviones de combate F-35 Joint Strike Fighter, $2,3 mil millones para 20 aviones de despegues cortos y aterrizaje vertical F-35B Lightning II Joint Strike Fighters (la versión Marine Corps) y $1,1 mil millones para nueve aviones de combate F-35C, utilizados por la Armada.

La misma cantidad de dinero proporcionaría atención materna y prenatal gratuita para cada madre en el mundo en desarrollo ($13 mil millones). Sería el doble de la cantidad requerida para proporcionar tratamiento y vacunación para prevenir 4 millones de muertes por malaria ($6 mil millones).

La clase obrera debe oponerse a malgastar grandes sumas en el ejército no solo porque representa un desperdicio colosal de recursos que podrían satisfacer necesidades sociales urgentes, sino porque la construcción de este vasto aparato de inteligencia militar es una amenaza mortal para los derechos democráticos y la supervivencia física de toda la raza humana.

La tarea más urgente que enfrentan los trabajadores, tanto en los Estados Unidos como a nivel internacional, es la construcción de un movimiento masivo internacional contra el militarismo y la guerra, y por una alternativa socialista.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de agosto de 2018)