La guerra comercial entre los EUA y China se intensifica

por Nick Beams
27 septiembre 2018

China ha descartado cualquier otra negociación comercial con Estados Unidos mientras la administración Trump continúe amenazando e imponiendo aranceles adicionales a sus exportaciones.

La última ronda de medidas —la imposición de un arancel del 10 por ciento sobre bienes valorados en $200 mil millones, que aumentará al 25 por ciento el próximo año— entró en vigencia el lunes. Apenas una hora después de que se promulgaran los nuevos aranceles, el periódico oficial Xinhua publicó un libro blanco en el que se expone la posición de Beijing.

“La puerta para las negociaciones comerciales siempre está abierta”, afirmó, “pero las negociaciones deben celebrarse en un entorno de respeto mutuo” y no podrían llevarse a cabo bajo la amenaza de los aranceles.

Además de la escalada de aranceles más reciente a una tasa del 25 por ciento, Trump también ha emitido una amenaza de golpear los gravámenes sobre bienes chinos adicionales de $267 mil millones, lo que significa que, si se implementan, todas las exportaciones de China llevarían algún tipo de arancel.

Las tensiones se han acentuado aún más por la imposición de sanciones por parte del Departamento de Estado a una agencia militar china por sus compras de equipos de Rusia en desafío a una prohibición unilateral impuesta por los Estados Unidos sobre la presunta interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016.

En declaraciones a Fox News el domingo pasado, el Secretario de Estado Mike Pompeo dejó en claro que los Estados Unidos intentan intensificar sus acciones, diciendo que Trump no estaba comenzando una guerra comercial, sino que se estaba involucrando en una que ya estaba en marcha. La administración de Trump considera que desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001 se ha beneficiado en detrimento de los EUA.

“La guerra comercial de China contra Estados Unidos dura desde hace años”, dijo Pompeo. “En la medida en que uno quiera llamar a esto una guerra comercial, estamos decididos a ganarla”.

El representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, ha declarado que la decisión de los Estados Unidos de apoyar la adhesión de China al organismo mundial de comercio fue un error.

La escalada del conflicto y el creciente reconocimiento de que no es una disputa temporal, que puede resolverse mediante la negociación, ha dado lugar a expresiones de preocupación en secciones de los medios financieros.

En un comentario, la columnista del Financial Times, Rana Foroohar, escribió que si bien sería fácil ver la última ronda de aranceles como solo otro disparo provocativo disparado por un presidente que necesita distracciones en el extranjero, eso sería incorrecto.

“De hecho, lejos de ser una decisión política apresurada e imprudente que emana únicamente de la Casa Blanca de Donald Trump, esta última ronda de aranceles representa algo mucho más peligroso y duradero: un verdadero restablecimiento de las relaciones económicas y políticas entre los EUA y China, y el comienzo de algo que se parece más a una guerra fría que a una guerra comercial”.

Foroohar continuó señalando que el “reinicio” está respaldado por secciones de la clase política que se extienden mucho más allá de Trump, incluido el Pentágono y lo que ella llamó la “facción laboral de la izquierda progresista”, es decir, los sindicatos. A esta lista podrían agregarse los demócratas que son tan belicosos con China como Trump, si no más.

“Tienen diferentes agendas, pero se unen en torno a la idea de que Estados Unidos y China están en una rivalidad estratégica a largo plazo, y que, como resultado, la política comercial y la política de seguridad nacional de Estados Unidos ya no deberían separarse”, escribió.

Esta conexión ya ha quedado clara en la última Estrategia de Defensa Nacional emitida por el Pentágono en enero que calificó a China como un “competidor estratégico” de los EUA utilizando “economía predatoria” para avanzar en su posición regional y global.

Visto en este contexto, etiquetar el conflicto con China simplemente como el comienzo de una “guerra fría” —trazando un paralelo con las relaciones entre los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética— es engañoso. Estados Unidos nunca consideró a la URSS como una amenaza económica que pudiera socavar la hegemonía estadounidense. Pero esa es una preocupación central de los militaristas anti-China de la administración y sus partidarios en el establishment político más amplio.

Temen que las mareas del desarrollo económico, que han visto la rápida expansión de China, especialmente desde su ingreso en la OMC, se muevan contra Estados Unidos, amenazando su dominio económico y, en última instancia, militar. Esto debe evitarse por todos los medios necesarios.

La administración de Clinton promovió la entrada de China en la OMC y la llevó a cabo en 2001. La opinión en ese momento era que la fabricación y el montaje a bajo costo de bienes de consumo por parte de China, que había demostrado ser muy beneficioso para los Estados Unidos durante la década de 1990, continuara, y que China permanecería en la parte inferior de las cadenas de valor mundiales.

Sin embargo, la economía capitalista tiene su propia lógica objetiva inherente y China no se ha mantenido en esa posición. Continúa suministrando productos de consumo más baratos, pero en la última década y media se ha visto avanzar rápidamente en la cadena de valor.

China superó a Alemania como el principal exportador mundial de bienes en 2009 y su participación en las exportaciones manufactureras mundiales se ha expandido del 12 al 18 por ciento en la última década.

Xu Bin, profesor de la Escuela de Negocios Internacionales China Europa, dijo al Financial Times: “Las empresas chinas están abandonando los bienes de gama baja para pasar a productos de rango medio, en realidad es un cambio muy rápido”.

El periódico informó: “China es ahora el productor dominante en industrias de alta tecnología media, con su participación mundial casi triplicada en la última década al 32 por ciento, según la Junta Nacional de Ciencia de los EUA, superando a los EUA a finales de la década de 2000, y a la UE esta década”.

Las telecomunicaciones, el equipo de transporte y las piezas de automóviles han crecido como una proporción de las exportaciones de China a los EUA, mientras que la participación de los textiles y el calzado se ha reducido. Según el Banco Mundial, la participación de China en el mercado mundial de bienes de capital aumentó del 5 al 20 por ciento entre 2007 y 2016.

La guerra comercial lanzada por los EUA está impulsada por la determinación de detener la próxima etapa de la expansión económica de China a medida que avanza para expandir su base industrial y tecnológica bajo el plan “Hecho en China 2025”.

La posición oficial de la Casa Blanca fue establecida por la subsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Lindsay Walters, en un comunicado el sábado pasado, ya que las últimas medidas comerciales debían entrar en vigencia. “Seguimos abiertos a continuar las conversaciones con China, pero China no debe participar significativamente en prácticas comerciales desleales”, dijo.

Tal compromiso “significativo” va mucho más allá de cualquier acción de China para reducir su déficit comercial con Estados Unidos. China ya ha presentado propuestas para aumentar sus exportaciones de los Estados Unidos, pero han sido rechazadas por ser inadecuadas.

La demanda central de la administración estadounidense es que China cese su presunto robo y adquisición de propiedad intelectual —una práctica sin duda comprometida por China como lo ha sido con otras potencias capitalistas, incluido EUA— y ponga fin a las subvenciones estatales a las industrias clave, a través de la promoción de los “campeones nacionales” y otras políticas llamadas “distorsionadoras del mercado”; en otras palabras, que Beijing esencialmente abandone su estrategia económica central.

En este punto, China aún está por detrás de los EUA y otras grandes potencias en la próxima etapa de desarrollo tecnológico. Sin embargo, sobre la base de los grandes cambios en la última década y media, existe el temor de que esta situación pueda cambiar rápidamente y plantear una amenaza directa al dominio económico de los Estados Unidos.

Esta es la fuerza motriz esencial de la guerra comercial de los Estados Unidos, que tiene la intención de perseguir por todos los medios a su disposición, tanto económicos como, de ser necesario, militares.

(Publicado originalmente en inglés el 26 de septiembre de 2018)