La visita de Pompeo aumenta la enemistad entre Estados Unidos y China

por James Cogan
11 octubre 2018

El régimen chino aprovechó la oportunidad de una visita a Beijing por parte del secretario de Estado Mike Pompeo el lunes de esta semana para condenar a la administración Trump por aumentar las tensiones económicas y militares entre los dos países.

La visita de Pompeo siguió a la postura belicosa contra China expuesta por el vicepresidente Mike Pence el jueves anterior. Pence acusó a China de interferir en las elecciones del Congreso de los Estados Unidos, buscar derrocar la presidencia de Trump y trabajar para "erosionar las ventajas militares de los Estados Unidos".

El vicepresidente amenazó abiertamente a Beijing diciendo que Estados Unidos buscara mantener su dominio global al "modernizar su arsenal nuclear". Pence denunció la persecución de los cristianos, activistas democráticos, uigures y tibetanos por parte de Beijing, lo que indica que Washington pretende explotar las cuestiones de derechos humanos para demonizar y tratar de socavar el régimen chino.

Escribiendo en el Wall Street Journal el lunes, el comentarista Walter Russell Mead describió el discurso de Pence como el "mayor cambio en las relaciones entre Estados Unidos y China desde la visita de Henry Kissinger a Beijing en 1971", luego de lo cual Estados Unidos estableció relaciones diplomáticas con la República Popular. Al escribir también en el WSJ, Gerald F. Seib describió el discurso como el "producto de un extenso trabajo detrás del telón, y puede llegar a ser visto como un punto de inflexión en la compleja trayectoria de las relaciones entre Washington y Beijing".

A raíz de la diatriba de Pence, el presidente chino, Xi Jinping, se negó a reunirse con Pompeo, en lugar de delegar al ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi para hablar con él.

Al declarar el difícil estado de las relaciones, Wang criticó públicamente a los Estados Unidos por "interferir constantemente en los asuntos internos y externos de China". Denunció los amplios aranceles de Estados Unidos sobre los productos chinos, la última venta de armas de Washington a Taiwán y sus incursiones navales en el territorio reclamado por China en el Mar de China Meridional. Declaró: "Las acciones de Estados Unidos han dañado los derechos e intereses de China, han socavado la confianza mutua entre China y Estados Unidos y han ensombrecido las relaciones entre China y Estados Unidos".

Pompeo respondió con la afirmación contundente de que Estados Unidos tenía un "desacuerdo fundamental" con China sobre el rango de los asuntos económicos y estratégicos que Wang había examinado.

El Financial Times informó esta semana que Trump ni siquiera tiene la intención de discutir temas comerciales con Xi Jinping durante la cumbre del G20 en Argentina el próximo mes, a menos que China ofrezca concesiones radicales. Los Estados Unidos están, sobre todo, exigiendo que China termine sus subsidios a industrias clave de alta tecnología que compiten con las corporaciones estadounidenses.

Antes del G20, los informes sugieren que la fuerza armada de los EUA está preparando una gran provocación en el Mar de China Meridional en las próximas semanas, en presunta represalia por un buque de guerra chino que se aproximó hasta 41 metros de un destructor estadounidense el 30 de septiembre.

Japón, Australia y otros países de la región se han visto envueltos en los preparativos calculados por los Estados Unidos para una confrontación militar con China.

El ministro de defensa de Australia anunció el mes pasado que las armadas francesa y australiana están planeando un desafío conjunto de "libertad de navegación" a los reclamos territoriales chinos en el Mar de China Meridional.

Esta semana, las tropas estadounidenses, japonesas y filipinas llevaron a cabo un ejercicio conjunto en Filipinas, ensayando los desembarques de anfibios en islas pequeñas. Según las fuerzas de defensa japonesas, fue la primera vez que el ejercicio usó vehículos blindados japoneses en suelo extranjero desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Además del Mar de China Meridional, la península de Corea también se está convirtiendo en una fuente de amargos conflictos.

Pompeo viajó a Beijing luego de una cumbre en Pyongyang el domingo con el líder norcoreano Jim Jong-un. A medida que provoca tensiones con China, el gobierno de Trump continúa sus esfuerzos para atraer a Corea del Norte, a través de una combinación de amenazas y propuestas, a la órbita estratégica de EUA.

Trump canceló una visita planeada de Pompeo a Corea del Norte en agosto, alegando que Pyongyang no había cumplido con los compromisos que Kim Jong-un le hizo al presidente de EUA durante su reunión cumbre cara a cara en Singapur en junio.

Las conversaciones entre Kim Jong-un y el presidente surcoreano Moon Jae-in el mes pasado revivieron el proceso diplomático. Llevaron a una serie de acuerdos tentativos para desarrollar vínculos económicos y compromisos por parte del Norte que cumplirían con los dictados de los Estados Unidos de que desmantelara su pequeño programa de armas nucleares.

En la cumbre con Pompeo el domingo, Kim Jong-un buscó satisfacer la demanda de Estados Unidos para el desmantelamiento "completo" y "verificable" de las armas nucleares del Norte al aceptar que los inspectores internacionales podrían visitar su sitio principal de pruebas en Pungghye-ri. Corea del Norte afirma que ha destruido la instalación.

La agencia de noticias norcoreana alabó las conversaciones con Pompeo como "productivas y maravillosas". Trump respondió anunciando el martes que celebrará una segunda cumbre con Kim Jong-un en un futuro próximo. Estados Unidos está alentando a Corea del Sur a impulsar diversas iniciativas dirigidas a preparar las condiciones para la apertura de enlaces de transporte y una importante inversión en Corea del Norte.

Continúa la discusión sobre la posibilidad de que Estados Unidos y Corea del Sur firmen un tratado de paz con el Norte para poner fin formalmente a la Guerra de Corea de 1950–53, que técnicamente solo se encuentra en estado de alto el fuego. Pyongyang, consciente de que EUA organizó el derrocamiento de los regímenes iraquí y libio después de que acordaron desmantelar sus programas de armas, quiere una garantía de su seguridad de Washington.

China está observando los movimientos diplomáticos en la península coreana con una preocupación poco disimulada.

Shi Yinhong, de la Universidad Renmin en Beijing, le dijo al New York Times esta semana que, en respuesta a las ambiciones de los Estados Unidos hacia Corea del Norte, "China no puede ni está dispuesta a ayudarlo de manera sustancial, incluso dejando de lado la podredumbre de las relaciones bilaterales.”

Zhao Tong, del Centro Carnegie-Tsinghua para la Política Global en Beijing, le dijo al South China Morning Post el lunes: "Sería inaceptable que la declaración de fin de guerra sea anunciada solo por las dos Coreas y los Estados Unidos, sin la participación de China... Lo que más le importa a China es la formalidad más que la sustancia misma. No quiere parecer ser la única superpotencia que se queda fuera en el proceso", dijo.

Según el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, Xi Jinping tiene la intención de realizar su primera visita presidencial a Pyongyang "pronto". En desafío a Washington, China también ha relajado algunas de las sanciones económicas que acordó imponer como parte del esfuerzo liderado por Estados Unidos para obligar a Corea del Norte a entablar conversaciones.

En medio de la escalada de conflictos económicos y estratégicos con los EUA, Beijing hará todo lo posible para evitar que el estado aislado de Corea del Norte se convierta en un estado cliente virtual estadounidense en la frontera de China.

(Publicado originalmente en inglés el 10 de octubre de 2018)