Informe del gobierno muestra que la expansión de la economía estadounidense ha frenado

12 August 2008

Este artículo apareció en nuestro srtio en su inglés original el 1ro. De agosto, 2008.

Según un informe estadístico publicado por el Ministerio del Comercio, durante el segundo trimestre del año la tasa de expansión de la economía de Estados Unidos aumentó en un 1.9%, menos de lo que se esperaba. El ministerio también anunció que había revisado sus cálculos anteriores acerca de la expansión y llegado a la conclusión que la economía de Estados Unidos se había contraído durante el cuarto trimestre del 2007, algo que no había sucedido desde 1990.

“Estamos en una recesión”, le dijo Allen Sinai, jefe economista de la empresa Decision Economics, Inc., a Bloomberg News. “Y ésta se va a expandir y a profundizar”. Las estadísticas acerca de la expansión económica durante el segundo trimestre resultaron ser más bajas del 2.3% que los economistas habían predicho en una encuesta llavada a cabo por Bloomberg.

Estos cálculos anémicos acerca del crecimiento durante el segundo trimestre son especialmente ominosos, pues que cubren el período durante el cual el gobierno de Bush, como resultado del plan - aprobado por el Congreso del país en febrero del año pasado — para estimular la economía al devolverle a los contribuidores de impuestos (o rentas internas por medio de cheques valoradosen los cientos de dólares. Pero aún así, los consumidores gastaron mucho menos de lo que se había esperado, y el ímpetu a la tasa de crecimiento de la economía que se suponía iba a resultar entre los meses de abril a junio debido a los chequeslo más probable será seguido por un SLUMP aún más profundo durante los meses venideros a medida que los gastos de los consumidores se contraen más y más.

El consumo de los individuos, que constituye dos tercios de todos los gastos, aumentó en 1.5%, cifra un poco mayor que el aumento en 0.9% durante el primer trimestre. “El aumento en los gastos verdaderos de los consumidores fue bastante mínimo, a pesar el enorme estímulo financiero”, le declaró John Lonski, economista principal de Moody’s Investor Service [servicios para inversionistas], al New York Times.

Si las exportaciones no hubieran aumentado rápidamente debido a la caída del dólar estadounidense - lo cual hace que las mercancías exportadas por Estados Unidos sean relativamente más baratas - la economía se habría contraído en un 0.5%. Las exportaciones aumentaron en un 9.2%, proceso mucho más veloz que el aumento en un 5.1% que se había registrado durante el primer trimestre. Comparadas a la caída en un 0.8% durante el segundo trimestre, las importaciones declinaron en un 6.6%. Este desarrollo contibuyó al menor déficit comercial que se haya visto durante los últimos siete años.

El sector de la vivienda ha continuado su contracción a enorme velocidad, con los ingresos declinando en un 15/6% luego de una baja en el 25% durante el primer trimestre.

Aunque inicialmente el Ministerio de Comercio había calculado que la tasa de crecimiento para el cuarto trimestre del 2007 iba a aproximar el 0.6%, en este último informe revisó dichos cúlculos y ahora dice que la caída seguirá hasta alcanzar un nivel en el 0.2%, lo cual significa el primer trimestre que la economía de Estados Unidos se ha contraído desde el 2000. El ministerio de Comercio también anunció una pequeña reducción en los cálculos relacionados con el crecimiento de la conomía durante el primer trimestre del 2008: del 1.0% al 0.9%.

Por ota parte, la crisis en las finanzas sólo sigue intensificándose. Merrill Lynch anunció el martes un plan para vender $30,000 millones en valores [o títulos] respaldadas por hipotecas a un descuento de 22% del precio original, lo cual resultaría en una baja de $5007 millones. Este profundo descuento, con el cual Merrill Lunch se vió obligado a vender parte de sus activos, le pondrá aún más presión a las hojas de balance de otras instituciones de finanzas, lo cual ha de resultar en decenas de biillones de dólares en pérdidas y descuentos de valor.

La venta sucedió solamente diez días después de Merrill Lynch haber anunciado una pérdida a causa de descuentos de $9,400 millonesdurante el segundo trimestre y una pérdida absoluta de $4,600 millones duante el trimestre. Para compensar las pérdidas causadas por los descuentos, la empresa ha anunciado que va a vender acciones valoradas en $8,600 millones, llevando así al nivel de $26,000 millones la cantidad de capital que se ha visto forzada a recaudar.

El jueves, Deutsche Bank [Banco Alemán] anunció una pérdida de $2,300 millones debido a descuentos similares, lo cual como consecuencia ha resultado este año en una pérdida total de $5,000 milones. Moody’s, empresa que se encarga de asesorar a las coporaciones y bancos, advirtió el mismo jueves que durante los meses venideros habrá una intensificación de los descuentos que se ofrecen a medida que los precios de las casas siguen contrayándose y la economía se deteriora.

En el mismo discurso, Greenspan le hizo hincapié a la peligrosa situación de Fannie Mae y Freddie Mac, gigantes empresas financieras dedicadas a las hipotecas. Dijo Greenspan: “Creo que la solución final es la nacionalización de ambas empresas”.

El Ministerio de Trabajo declaró el jueves que 44,000 personas adicionales habían reclamado el seguro de desempleo, forzando las estadísticas a un nivel de 448,000 esta semana.

La cantidad de trabajadores estadounidenses clasificados por el gobierno como involuntariamente empleados en oficios de jornada parcial alcanzó la cifra de 5.3 millones, lo que significa un aumento de un millón desde el año pasado. Esta cifra incluye a los trabajadores que siguen buscando empleo sin éxito y a aquellos cuyas horas han sido reducidas de jornada completa a jornada parcial. La cantidad de trabajadores cuyas horas han sido reducidas de esta manera ha llagado a 3.7 millones, lo cual bate el récord.

“El cambio en la cantidad de horas laborales recuerda al canario perdido en una mina de carbón”, dijo Susan J. Lambert, profesora en la Universidad de Chicago, al New York Times. “Primero se reducen las horas y eventualmente más gente se quedará desempleada”. Si la tasa de desempleo continúa de esta manera, en el 2008 habrá una pérdida neta de más de un millón de empleos.