Profesora de Louisiana encarcelada por expresar sus opiniones en la reunión de una junta escolar

por Nancy Hanover
15 enero 2018

Una maestra de una escuela pública en el estado Louisiana fue detenida sumariamente, maltratada, esposada y llevada a la cárcel el lunes 8 de enero, durante una reunión de la junta escolar pública en la parroquia Vermilion, 241 km al oeste de Nueva Orleans.

Deyshia Hargrave, profesora de artes del lenguaje inglés en una escuela intermedia, fue victimizada por expresar su oposición a un aumento salarial propuesto para el superintendente de la escuela y referirse a los 10 años de congelación de los salarios del personal de la escuela.

Todo el incidente, incluidas las atinadas palabras de la profesora Hargrave, fue grabado en video y se volvió viral. (Los segundos comentarios de Hargrave, que conducen a su detención comienzan en el minuto 6:15).

Profesora de la parroquia Vermilion es expulsada de una reunión de la junta escolar en esposas

La reunión de la junta escolar de la parroquia Vermilion estuvo repleta de maestros de escuela que se oponen a un aumento de casi $38.000 para el superintendente, Jerome Puyau, cuyo salario es de $110.190. Los maestros en la parroquia y los miembros de la Asociación de Educadores de Louisiana no han recibido un aumento en una década.

Hargrave comenzó sus comentarios identificándose como maestra en la escuela intermedia Rene Rost. Con voz tranquila y pausada, dijo: “Tengo un problema grave con el superintendente o con cualquier persona en una posición de liderazgo que reciba cualquier tipo de aumento. Siento que es una bofetada a los maestros, a los trabajadores de la cafetería y al personal auxiliar que tenemos. Trabajamos muy duro por muy poco... En los últimos años, he visto que el tamaño de las clases ha aumentado enormemente”.

En referencia a las afirmaciones de que la mejora en las calificaciones del distrito justifica el aumento salarial, dijo: “No me importa si se cumplieron los objetivos de rendimiento, usted está haciendo que nuestro trabajo sea aún más difícil. Estamos saltando a través de aros y estamos cumpliendo continuamente con esos objetivos... Es triste, un día triste para la parroquia Vermilion... Estamos haciendo el trabajo, los estudiantes están haciendo el trabajo.

“En la cima, ahí no es donde aprenden los niños. Es en el aula. Y esos profesores, como yo, no están obteniendo un centavo por eso. Eso es indescriptible.

“Mi segunda preocupación es que en serio se esté haciendo esta votación con un hombre que sólo está aquí por casualidad, un fulano de tal. La gente no lo colocó ahí. Si quiere presentarse a una elección y que la gente vote por usted, puede presentar su contrato y sus aumentos y lo que considere necesario.

“Siento que estoy hablando en el nombre de más personas que mi misma... Muchos maestros tienen miedo de hablar... Quiero usar la palabra ‘absurdo’ para el incluso considerar darle un aumento a alguien cuando los maestros trabajan tanto y no reciben ni diez céntimos”.

El mariscal tira a la profesora al suelo

El video demuestra que Hargrave de hecho habló por muchos maestros. En una intervención crítica similar, otra persona preguntó acerca de la última evaluación del superintendente, pero fue interrumpida y callada por el presidente de la junta, Anthony Fontana, quien afirmó que las preguntas, en lugar de comentarios, estaban “fuera de orden”. La junta luego comenzó la votación para aprobar el contrato de Puyau y para discutir el monto del aumento. En medio de la discusión, se escucha a un maestro decir en voz alta, “Entonces, este no es un Gobierno democrático”, ante el acuerdo general de los presentes.

En el transcurso de la discusión, Hargrave fue llamada nuevamente por el presidente para que hablara. “¿Cómo van a dar este aumento? Cuando comencé ELA [Artes del idioma inglés] teníamos 21 niños en una clase, y ahora tenemos 29. Y no hemos recibido aumentos. Básicamente está tomando nuestro dinero”, concluyó la profesora.

Fontana, que votó a favor del contrato de Puyau, intentó evitar más discusiones en este punto, interviniendo: “Deténganse ahora, esto no está relacionado con lo que está en la agenda”, declaró, percibiendo el aumento de la ira de los maestros en asamblea que gritaban, “¡Sí lo está!”.

“Lo que está en la agenda es el contrato del superintendente”, respondió, a lo cual los profesores replicaron: “¡Con un aumento!”. “Estoy haciéndolo [hablando del punto en la agenda]”, agregó Hargrave, todavía con calma pero con determinación. “¿Cómo puede recibir un aumento? Usted está básicamente quitándole a los profesores, a los empleados bajo su autoridad, cuando se tienen clases tan grandes. Eso expone lo que acaba de votar”, señaló.

Fotografía de la policía de Deyshia Hargrave

En este punto, un alguacil uniformado se acerca a Hargrave amenazándola: “Salga o la sacaré a la fuerza”. Los maestros a su alrededor gritan: “Fue llamada para hablar”. Y mientras se ve obligada a abandonar la sala, los comentarios siguen—“Es bastante triste”; “Esta es la mayor desgracia que he visto”—.

Poco después, la sala estalla cuando alguien grita: “La están esposando”. Como vemos en el video, Hargrave está gritando de horror. La cámara muestra a la profesora tumbada boca abajo en el pasillo, esposada, y escuchamos increíblemente al lugarteniente decir lo siguiente: “Pare de resistirse”.

Hargrave fue llevada en un automóvil de la policía, encarcelada y fichada por “permanecer en un lugar después de habérsele prohibido” y “resistirse a un oficial”. Pidió una fianza ya que se estaban considerando cargos; sin embargo, el fiscal de la ciudad de Abbeville, Ike Funderburk, posteriormente declaró que no sería formalmente acusada o procesada. Intentó distanciar a las autoridades de la ciudad del mariscal que la arrestó, quien es un oficial de recursos escolares y empleado por la junta escolar, afirmando que no estaba “actuando en calidad de oficial de la ciudad de Abbeville”.

Después de que Hargrave fuese expulsada de la reunión, la junta votó a favor del nuevo contacto de Puyau y de aumentar su paga de $110.190 a $140.188.

Después de la reunión, Fontana defendió sus acciones, comparando el maltrato y la detención de la maestra y madre con la remoción de un estudiante ingobernable de un aula. “Si un maestro tiene la autoridad de enviar a un alumno que está rebelándose y no se puede controlar fuera del aula a la oficina del director, según nuestra política tenemos las mismas reglas”, dijo Fontana. “Tenemos ciertas reglas: un discurso de tres minutos, tiene que ser civilizado, no puede desviarse del objetivo, tiene que estar relacionado con el tema que se presenta ante el consejo”.

El mariscal, insistió Fontana, “hizo exactamente lo que lo contrataron para hacer ... Ella fue quien tomó las decisiones que la condujeron a su detención”.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) de Louisiana emitió un comunicado donde declara: “La expulsión de Deyshia Hargrave de una reunión pública y la subsiguiente detención son inaceptables y plantean graves problemas constitucionales. La Constitución le prohíbe al Gobierno castigar o tomar represalias contra las personas por expresar sus puntos de vista, y el hecho de que un maestro de escuela fuera detenido en una reunión pública de la junta escolar es especialmente preocupante”.

El hecho de que el video se volviera viral de inmediato es una indicación de lo tanto que resuenan los comentarios de Hargrave entre las decenas de millones de trabajadores que han visto sus niveles de vida y servicios esenciales deteriorarse, carentes de recursos. No importa cuán pequeña sea la institución estatal, su respuesta instintiva a cualquier desafío a la desigualdad es emplear la porra del policía y la represión.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de enero de 2018)