Los maestros en Oklahoma hacen huelga según se extiende el surgimiento obrero en EUA

por Tom Hall
3 abril 2018

El World Socialist Web Site estará publicando reportes en vivo y en directo de Oklahoma durante el día en su página de Facebook. Sigan nuestra cobertura en redes sociales a través de fb.com/wsws.org.

Decenas de miles de maestros están preparados para hacer huelga hoy en el estado de Oklahoma, en la más reciente de las rebeliones de las bases docentes en Estados Unidos. Se espera que más de 30.000 maestros y sus simpatizantes participen en la principal manifestación el lunes en el capitolio estatal.

La valiente batalla iniciada por los maestros en Oklahoma se produce después de una huelga de nueve días en West Virginia, donde el desafío de los maestros contra las autoridades estatales y los sindicatos movilizó a trabajadores en todo el país e internacionalmente. Esta última huelga también sigue el paro de las bases magisteriales en Kentucky y coincide con cada vez más demandas de los maestros en Arizona de iniciar una huelga a nivel estatal.

La prensa corporativa, que ignoró la huelga en West Virginia lo más que pudo, se vio obligado a cubrir la huelga en Oklahoma, incluyendo entrevistas reveladoras con maestros forzados a tener varios empleos para poder llegar a fin de mes.

Crédito: Oklahoma Teacher Walkout - The Time Is Now!

“Ayer, maneje Lyft y Uber por seis, siete horas”, le indicó el maestro de álgebra de colegio, Jonathan Moy, a CNN. “Cuando tienes que hacer eso para poder suplementar tu ingreso, es difícil cuando no llegas a casa cuando tus hijos se van a dormir”. El Washington Post hizo un perfil de Virginia Ayers, una educadora de sexto grado de Tulsa que da clases a 36 estudiantes y dona plasma de su sangre dos veces por semana para poder pagar un préstamo que tomó para reparar su carro.

Según ciertas medidas, los maestros en Oklahoma son los peor pagados de todos los cincuenta estados del país más el distrito de Columbia. El estado también encabeza en los recortes a la educación pública por cuatro años consecutivos, según el Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas. Al mismo tiempo, el estado entrega cientos de millones de dólares en incentivos fiscales a la industria petrolera y de gas cada año. La situación es tan atroz que el 20 por ciento de las juntas escolares del estado ha tenido que recortar la semana a cuatro días de clases.

Los medios de comunicación convencionales han presentado la ola expansiva de huelgas docentes como una “rebelión del estado rojo” contra medidas austeras dirigidas por los republicanos. No obstante, la situación en Oklahoma, West Virginia y otras partes no es única de los estados sureños con gobernadores republicanos y mayorías republicanas en los cuerpos legislativos estatales. El mes pasado, los maestros en Jersey City, estado de Nueva Jersey, salieron en huelga, y los docentes de Pittsburgh, Pennsylvania, votaron a favor de tomar una acción de huelga. En el 2015, los maestros de Detroit se ausentaron “por enfermedad” como medida de protesta por las condiciones abominables en sus escuelas.

La desastrosa situación que enfrentan las escuelas públicas y los educadores es el resultado de una política burguesa nacional e internacional de reducir los gastos sociales para costear aumentos a los presupuestos militares y a los ingresos de los bancos y las corporaciones. Bajo el Gobierno de Obama, que inyectó billones de dólares en los mercados financieros después de la crisis financiera del 2008, el gasto federal para los distritos escolares fue recortado 11 por ciento y 9 por ciento para la educación especial.

Al igual que con la huelga de maestros el mes pasado en West Virginia, el impulso no ha venido de la burocracia sindical, sino de las bases docentes que se organizaron principalmente desde afuera y de forma independiente del sindicato por medio de las redes sociales.

Después de verse obligados por la presión de los maestros a convocar una huelga estatal el 2 de abril —como medida de desahogo y para decapitar cualquier acción futura—, la Asociación de la Educación de Oklahoma (OEA, por sus siglas en inglés) intentó por última vez prevenir un paro mediando un proyecto de ley en la asamblea legislativa estatal que incluye aumentos inadecuados de financiamiento pagados principalmente con impuestos de venta regresivos. El proyecto de ley no repone los miles de millones de dólares desinvertidos por sucesivos Gobiernos estatales republicanos y demócratas durante la última década.

Los intentos de la presidenta de la OEA, Alicia Priest, y de la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, para presentar la legislación como “el mayor aumento salarial para maestros en la historia del estado” fueron recibidos por lo docentes con una hostilidad generalizada. “Esto es lo que pasa: no puedes alardear de qué tan grande es el aumento cuando no has dado uno en más de 20 años”, dijo un comentador en la página de Twitter de Fallin. “‘¡Este es el plato más grande que has comido!’, les dijo a los niños famélicos, que todavía no consigue ni cerca de la nutrición que necesita. ‘Espero que me agradezcan y vuelvan a clases’”.

La OEA está intentando limitar la huelga lo más que pueda. Fallin y Priest manifestaron que esperan que la manifestación de hoy en el capitolio sea un mitin de un día de “agradecimiento” al cuerpo legislativo por aumentar su financiamiento, aunque Priest se retractó en un discurso transmitido en vivo el jueves.

Por el contrario, el abrumador sentimiento entre maestros es a favor de una lucha sin cuartel para asegurar aumentos serios. La página de Facebook, Oklahoma Teacher United (Maestros Unidos de Oklahoma), una de las mayores páginas creadas por maestros para organizar su resistencia, ha llamado a una huelga indefinida y estatal después de la manifestación del lunes, siguiendo el ejemplo de los maestros en Kentucky, quienes cerraron escuelas en 29 condados el viernes. La página reporta que su publicación fue vista más de 25.000 veces.

“Marchamos al capitolio hace tres años con decenas de miles de personas y no pasó NADA… Esta vez, no esperamos ni que los sindicatos ni los superintendentes dirijan. ¡¡¡¡LOS MAESTROS DIRIJEN!!!! Hay 42.000 maestros en protesta este año y hay TODO UN ESTADO de personas que nos respaldan gritando, ¡¡¡¡¡SALGAN, SALGAN, SALGAN, SALGAN!!!!! No dejen que ni los sindicatos ni superintendentes, o incluso sus legisladores les quiten la confianza”, declaró la página.

La huelga de los docentes en Oklahoma se suma a una rebelión cada vez más extensa de maestros por todo el país. Se espera que miles de maestros en Kentucky participen en una manifestación en el capitolio estatal en Frankfort después de la huelga del viernes. Mientras que muchos distritos escolares estarán cerrados hoy como estaba programado por las vacaciones de primavera, otros distritos escolares ya cancelaron clases en anticipación de más actos por parte de los maestros.

La jornada de paro en Kentucky ocurrió después de la aprobación provocadora del cuerpo legislativo estatal de un proyecto de ley recortando pensiones. La medida fue promulgada sin ninguna discusión pública al insertarla en un proyecto de ley completamente ajeno, sobre aguas residuales. No obstante, la Asociación de Educación de Kentucky se ha distanciado de las acciones de los maestros, calificándolas como actos de “individuos”, y ha buscado desviar el enojo de los docentes al callejón sin salida de hacer campaña para candidatos demócratas en las elecciones de noviembre.

En Arizona, donde la presión crece a favor de una huelga estatal, el gobernador Doug Ducey se burló el jueves de las demandas de los maestros de un aumento del 20 por ciento, declarando que no lo recibirán “ni ahora ni en el futuro previsible”. En cambio, Ducey repitió su propuesta de un insultante aumento del uno por ciento, menos que la mitad que la tasa de inflación anual del 2,2 por ciento.

Ducey también se rehusó a “abandonar su promesa de nunca aumentar impuestos ni revertir los cientos de millones de dólares en recortes impositivos a las corporaciones que han entrado en vigencia desde que llegó al poder”, reportó el Capitol Times de Arizona. El periódico señaló que “cada $100 millones que se perdieron se traducen en un aumento del 3 por ciento para los maestros”. Ducey reiteró su apoyo a un nuevo recorte fiscal de $15 millones este año.

El World Socialist Web Site publicó una declaración (Build rank-and-file committees to unite with teachers in Arizona and Kentucky! Mobilize the working class behind striking Oklahoma educators!) avanzando una estrategia para movilizar el apoyo más amplio posible en la clase obrera para defender la educación pública y los salarios y las condiciones de los docentes y trabajadores escolares.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de abril de 2018)