Grandes huelgas en Francia desafían las reformas derechistas de Macron

por Peter Schwarz y Eric London
4 abril 2018

Muchos sectores diferentes de la clase trabajadora en Francia comenzaron huelgas masivas esta mañana, después de que los trabajadores del ferrocarril pararan de trabajar anoche. Los ferroviarios que se oponen a la propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, de privatizar la compañía estatal de ferrocarriles SNCF lideran lo que se ha denominado la mayor prueba de fuerza hasta la fecha entre Macron y la clase trabajadora francesa.

Le Figaro calificó la huelga como “la batalla del ferrocarril”, mientras que Le Monde escribió en tono preocupado que “los trenes, aviones y recolectores de basura una vez más tienen energía”. Continuó: “Varios sectores se han visto afectados por un movimiento de huelga lanzado el martes 3 de abril. Sus quejas son numerosas dentro de cada categoría: reforma de la SNCF para los trabajadores del ferrocarril, demandas de aumentos salariales para los trabajadores de Air France”.

La SNCF espera que la convocatoria de huelga sea seguida ampliamente. Anticipa que solo uno de cada ocho trenes de alta velocidad TGV correrá por Francia y solo uno de cada cinco trenes regionales. Los informes iniciales indican que ocho de cada diez conductores siguen la huelga. Hasta un tercio de los vuelos serán cancelados hoy y el mantenimiento de la electricidad y la recolección de basura serán limitados ya que los trabajadores de saneamiento, electricistas y trabajadores de gas detendrán el trabajo.

A Le Parisien le preocupa que la huelga “sea muy seguida”. Hay una creciente preocupación entre los sindicatos y los partidos burgueses de que el movimiento huelguista se vincule con las huelgas constantes de los trabajadores postales en Hauts-de-Seine, la Gironda y Rennes. Los trabajadores del supermercado Carrefour también se opusieron el fin de semana pasado a recortes de empleos.

Cuatro sindicatos ―la Confederación General del Trabajo (CGT), la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (Unsa), la Confederación Democrática del Trabajo Francesa (CFDT) y los Solidaires Unitaires Démocratiques (SUD)― han pedido acciones laborales contra las propuestas de privatización. Bajo la inmensa presión de sus miembros, los sindicatos, aunque se niegan a convocar una huelga abierta por tiempo indefinido, alternarán entre dos días de huelga y tres días de trabajo en la SNCF hasta el 28 de junio. Los sindicatos lo están tildando de táctica de desgaste y un medio para proteger a los huelguistas, que en Francia no cobran durante la huelga.

La huelga ha generado preocupación en toda Europa, donde las burguesías alemana, inglesa y española se enfrentan a una mayor actividad huelguista. En Alemania, sede de una serie de “huelgas de advertencia” de fines de invierno de trabajadores industriales, el semanario Die Zeit escribió que la huelga francesa decidirá “si los planes de privatización ferroviaria no van más allá de meras intenciones y si Macron se rinde ante la resistencia de las calles, como muchos de sus predecesores, o, si de hecho, Francia cambiará”.

El Handelsblatt alemán comentó que en juego “en los próximos días hay mucho más que la reforma de la compañía ferroviaria”. Los huelguistas esperan que “una versión menos radical o una detención completa de la reforma del ferrocarril signifique el final de otros proyectos de Macron, incluida una reforma integral del sistema de pensiones. Por el contrario, si la huelga se derrumba después de unos días, se va a allanar el camino para que Macron modernice Francia”.

En el Reino Unido, donde los docentes preparan un voto nacional de huelga y los profesores universitarios han estado en huelga durante semanas, el Financial Times calificó la ola de huelgas francesa como “la prueba más sólida para la agenda de reformas del presidente Emmanuel Macron”.

Los planes de “reforma” y “modernización” de Macron significan la eliminación de los programas sociales y los derechos ganados por la clase trabajadora francesa durante décadas de amargas luchas.

El año pasado, el gobierno de Macron aprobó una reforma del mercado laboral que allana el camino para despidos masivos y expande las condiciones de trabajo precarias. Macron y los otros partidos burgueses se desmovilizaron y reprimieron la oposición masiva a esta ley con la asistencia de los sindicatos y los ataques de la policía.

Los últimos esfuerzos de privatización de Macron son los más despiadados hasta el momento. El proyecto clave es la reestructuración de la SNCF. La clase dominante francesa busca eliminar el “estatuto de los empleados” que brinda a los trabajadores protección contra despidos y la opción de la jubilación anticipada: una marca de agua de la lucha de clases en Europa en el transcurso del siglo XX.

El gobierno quiere dividir la compañía ferroviaria estatal en tres compañías de accionistas ―red, operaciones ferroviarias y estaciones de ferrocarril― y abrirla a la competencia internacional. El gasto de la SNCF se reducirá en un 27 por ciento a espaldas de los empleados, y se reducirá su deuda de €50 mil millones (US $61 mil millones).

La huelga recuerda los acontecimientos de 1995, cuando los ferroviarios cerraron el país durante tres semanas y obligaron al primer ministro conservador Alain Juppé a retirar una propuesta de reforma de pensiones. Esta vez, los empleados asalariados participan en la huelga junto a los trabajadores.

Simultáneamente con su ataque contra los trabajadores ferroviarios, Macron planea recortar sustancialmente los empleos en el sector público y reformar el seguro de desempleo, obligando a los trabajadores desempleados a aceptar nuevos empleos bajo la amenaza de severas sanciones financieras. El gobierno también propone una reforma de educación y capacitación que hará que la educación universitaria sea más costosa y más difícil de obtener.

El 22 de marzo, varios cientos de miles de personas tomaron las calles para protestar por los planes de Macron.

También se está llevando a cabo una huelga en la aerolínea Air France por un aumento salarial del 6 por ciento. Después de una huelga de un día el Viernes Santo, los sindicatos convocaron más paros hoy y el 7, 10 y 11 de abril.

Air France espera que un tercio de los vuelos de larga y media distancia se cancelen hoy, así como el 15 por ciento de los vuelos de corta distancia. Dado que el sistema ferroviario también se detendrá en gran medida, se esperan caos y atascos en las carreteras.

Macron, su gobierno y su partido La République en Marche (LRM) han mostrado hasta ahora su determinación de resistir el movimiento huelguista. “Esperamos un movimiento social muy amplio y fuerte con duras consecuencias para los clientes ferroviarios”, afirmó una fuente del Gobierno, según la revista Le Point. “Eso hace que sea aún más importante que nos atengamos a nuestro curso elegido”.

El 14 de marzo, el Gobierno adoptó una ley habilitante que le permite implementar la reforma de la SNCF rápidamente y, si es necesario, por decreto. Primero se aprobará en el parlamento, donde el partido del gobierno goza de mayoría.

El Gobierno confía sobre todo en los sindicatos para llevar a cabo sus ataques. Los sindicatos no tienen ningún interés en causar problemas al presidente Macron, a quien apoyaron en las elecciones del año pasado. Ayudaron en la aprobación de la reforma del mercado laboral y tienen décadas de experiencia en la división y desmovilización de las luchas militantes de la clase trabajadora.

Sin embargo, algunos comentaristas dudan de si Macron es lo suficientemente fuerte como para resistir el movimiento creciente. El artículo ya citado en Die Zeit señaló que “el respaldo de su agenda en la población no es tan fuerte como su resultado electoral sugiere”.

En la primera ronda de las elecciones presidenciales de 2017, “el 75 por ciento votó por otros candidatos”, señaló el periódico, y en las posteriores elecciones parlamentarias, “su partido, La République en Marche” requirió “el apoyo del 13 por ciento de los votantes elegibles” para una mayoría absoluta debido al sistema electoral mayoritario francés y la baja participación electoral”.

Tampoco es seguro que los sindicatos logren controlar la ira de los trabajadores. El movimiento huelguista en Francia es parte de una ofensiva internacional de los maestros de la clase trabajadora en los Estados Unidos, profesores en universidades de Gran Bretaña, Sri Lanka, Argelia, Túnez y Kenia, trabajadores del sector industrial y público en Alemania, trabajadores de Amazon en España y trabajadores de otros sectores a nivel internacional.

La pseudo-izquierda juega el papel principal en dirigir el crecimiento de la oposición social hacia los canales seguros del establishment político burgués. En Francia, el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) emitió una declaración pública el 19 de marzo exigiendo que los trabajadores se “unan” detrás de la antigua dirección del Partido Socialista (PS), el mismo partido que bajo el presidente François Hollande llevó a cabo los ataques contra salarios y programas sociales que preparan el escenario para la ronda de ataques de Macron. Léon Crémieux del NPA elogió a su partido por tomar “la iniciativa de un llamamiento político ... reuniendo fuerzas que van desde Alternativa Libertaria [anarquista] al candidato presidencial del Partido Socialista 2017 Benoit Hamon, pasando por la Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon”.

Esta es una sentencia de muerte para el creciente movimiento de huelga de los trabajadores. Las demandas de los trabajadores de todo el mundo se cumplirán solo cuando superen la perspectiva nacionalista restrictiva de los sindicatos y los partidos burgueses y construyan comités de base para vincular sus luchas en un movimiento internacional por el socialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de abril de 2018)