Las huelgas de los trabajadores del ferrocarril y de las tripulaciones aéreas paralizan Francia

por nuestros corresponsales
5 abril 2018

La huelga de los trabajadores ferroviarios y del personal de Air France paralizó Francia el martes, cuando los basureros parisinos, los trabajadores de las centrales eléctricas y los estudiantes también se declararon en huelga.

Según la compañía ferroviaria estatal SNCF, más de un tercio de los 150.000 empleados participaron en la huelga. Entre los equipos de trenes, que son indispensables para el tráfico ferroviario, el seguimiento fue considerablemente mayor, casi del 50 por ciento.

Obreros ferroviarios en huelga en la estación Saint-Lazare station en París

El 77 por ciento de los conductores de trenes y el 69 por ciento de los inspectores estaban en huelga. Como resultado, siete de cada ocho trenes de alta velocidad [TGV], cuatro de cada cinco trenes regionales y dos de cada tres trenes locales fueron cancelados.

La SNCF espera que las cancelaciones de trenes se mantengan altas el miércoles. En los próximos tres meses, los trabajadores del ferrocarril quieren continuar su huelga. La huelga alternará entre dos días de paro y tres días de trabajo.

Air France tuvo que cancelar alrededor de un tercio de los vuelos de larga y media distancia debido a la huelga, y se canceló la mitad de los vuelos nacionales. Se prevén más huelgas para el 10 y el 11 de abril.

Mientras que la huelga en Air France se centra en salarios más altos, los trabajadores del ferrocarril están directamente involucrados en una lucha de poder con el gobierno del presidente Macron. Macron busca privatizar el ferrocarril, cerrar las líneas ferroviarias, reducir empleos y abolir el estatuto que protege a los trabajadores del ferrocarril del despido y que les garantiza una pensión.

“Esto hará que nuestros trabajos sean cada vez más precarios y perderemos nuestras protecciones; estaremos a la merced de los jefes. ¡Es inaceptable!”, Youssef, un trabajador ferroviario en huelga, le dijo al WSWS en París.

Los ferroviarios son conscientes de que no se trata solo de sus propios intereses, sino de defender las conquistas sociales y los servicios públicos para toda la clase trabajadora.

Guillaume, otro ferroviario, dijo al WSWS: “Estoy en la manifestación porque hay ataques del gobierno contra todos los sectores de la sociedad. Contra los trabajadores del tren, los estudiantes de secundaria y universitarios, el personal hospitalario y todos los sectores públicos y privados”.

Guillaume continuó: “Ahora, hay un ataque frontal contra los trabajadores del tren al que están reaccionando, y esto ha generado una enorme movilización detrás de ellos. Algo tiene que suceder, y podría suceder ahora. Uno tiene que reflexionar, pensar en otra sociedad, pensar en el problema desde un punto de vista internacional. No solo en Francia tenemos problemas, sino en toda Europa y en países de todo el mundo. Al mostrar que podemos luchar contra nuestro propio gobierno, podemos inspirar a los trabajadores de otros países a luchar contra sus propios gobiernos. Todos juntos, en una lucha contra el capitalismo, podemos tener éxito”.

El gobierno ha tratado la huelga como una lucha por el poder. “El gobierno y el parlamento están decididos a llevar a cabo las reformas necesarias”, dijo Jean-Baptiste Djebbari, quien es responsable de la reforma de la SNCF en la facción del gobierno. “Esperamos una disputa laboral dura”.

El periódico conservador Le Figaro comentó que Macron y el gobierno arriesgaban mucho. Si ceden, también podrían despedirse de los planes de reforma en otras áreas.

El martes, se llevaron a cabo manifestaciones de trabajadores en huelga en muchas ciudades francesas. A los trabajadores se les unió un gran número de estudiantes que luchaban contra los ataques a la educación pública, que llevan el nombre de la Ministra de Educación, Frédérique Vidal. Introduce un procedimiento de admisión selectivo en las universidades que hace imposible que muchos adolescentes estudien.

Las huelgas y los bloqueos se están llevando a cabo en numerosas universidades francesas con el objetivo de revertir la Ley Vidal. El conflicto aumentó cuando, en la noche del 23 de marzo, en la ciudad de Montpellier, atacantes enmascarados se habían infiltrado en una sala de conferencias ocupada y golpearon a los estudiantes que llevaban a cabo un bloqueo y los desalojaron por la fuerza. Una semana después, se sospechaba que el decano y un profesor de derecho habían organizado el ataque.

Youssef, con quien habló el WSWS en la manifestación en París, cree que el gobierno debe ser derrocado: “El objetivo de este movimiento es deshacerse del gobierno. Tenemos que permanecer unidos y permanecer activos el mayor tiempo posible para derrocar al gobierno. Es una amenaza terrible para todos los servicios públicos tanto para los usuarios como para los trabajadores”.

Esto solo será posible a través de una mayor movilización de trabajadores, dijo. “Podemos ganar esta lucha”, dijo. “Esto solo depende de cómo movilicemos a las personas. Mientras más nos movilicemos, mayores serán las probabilidades de que detengamos este gobierno”.

“Es posible: ya vimos en 1995, cuando la movilización fue muy grande, que era posible expulsar al gobierno. Macron no es Dios en la tierra. Él dirige el país, pero son las personas las que son soberanas. Mientras nos movilicemos y seamos fuertes, podremos cambiar las cosas. Debemos unirnos a otros: estudiantes, carteros, conductores de ambulancias, los trabajadores de Carrefour. Todo el mundo está siendo atacado: hoy son los trabajadores del tren, mañana será otro sector el que sea atacado”.

Los sindicatos, por otro lado, están decididos a evitar una caída del gobierno de Macron, al que ya habían apoyado en las elecciones presidenciales.

Laurent Berger, el secretario general de la CFDT que convocó la huelga ferroviaria, anunció el martes que estaría dispuesto a negociar con la SNCF sobre un cambio en el estatuto de los ferroviarios. “Tienes que ver lo que tienes que hacer para desarrollar el estatuto de los trabajadores del ferrocarril, pero no culpándolos y estigmatizándolos”, dijo.

El jefe del sindicato FO, Jean-Claude Mailly, aconsejó al gobierno que se comprometiera a evitar una conflagración. “El clima social está cambiando, la hierba está seca y no se necesita mucho para inflamarla”, dijo. “Hay muchos lugares problemáticos”.

Mailly se opuso ferozmente a la llamada “convergencia de luchas” exigida por la CGT rival. Uno no debería “improvisar”, dijo. El “clima social” no puede predecirse. “Tener múltiples puntos problemáticos no significa que todos tengan que unirse”, dijo, justificando su intención de aislar las diferentes luchas.

Incluso la CGT, que generalmente se presenta como un sindicato “combatiente”, se niega a expandir el movimiento huelguista. Le Monde citó a un funcionario de la CGT en Lille que negó la solicitud de un ferroviario para asegurarse de que no hubiera ni un tren en movimiento durante diez días por el cínico argumento de que el sindicato no ordenaría huelgas desde arriba.

El ferroviario Guillaume, a quien ya hemos citado, sospechaba de los sindicatos. “Con respecto a los sindicatos, a veces pueden ser muy útiles para construir un movimiento”, dijo. “Pero luego no podemos tener ilusiones en ellos”. En algún momento darán la vuelta y traicionarán el movimiento para proteger sus privilegios burocráticos. Tenemos que estar listos para ir más allá de los sindicatos, para ir más allá. Mientras los trabajadores acuerden ir más allá, debemos hacerlo. No podemos permitir que nadie ponga barreras en nuestro camino, ya sean los sindicatos o los partidos reformistas o el gobierno. Es a través de la organización de los trabajadores por sí mismos y por ellos mismos que podremos superar estos obstáculos.

Añadió: “Es cierto que negociar con el gobierno no es la forma de obtener nada”. Es más mediante la movilización en las calles y en las fábricas que se superará a Macron. Tenemos que mantenernos juntos y no dividirnos. Es solo a través de la lucha de todos los trabajadores que lograremos cualquier cosa”.

(Artículo publicado originalmente el 4 de abril de 2018)