El director ejecutivo de JPMorgan amenaza con alzas de tasas para romper el movimiento por salarios de los trabajadores estadounidenses

por Barry Gray
9 abril 2018

En medio de una ola creciente de huelgas de maestros en los Estados Unidos y crecientes batallas de clase en Europa, se están llevando a cabo intensas discusiones dentro de la clase dominante estadounidense sobre medidas para evitar el crecimiento de un movimiento nacional militante por salarios y beneficios más altos. La elite corporativo financiera está preparando las medidas más despiadadas —económicas y políticas— para contrarrestar la rebelión emergente de los trabajadores estadounidenses contra el Gobierno, las corporaciones y los sindicatos corporativistas que siguen sus mandatos.

El jueves, el director ejecutivo de JPMorgan Chase , Jamie Dimon, quien encabeza el banco más grande de Estados Unidos y es llamado “el banquero más poderoso del mundo”, advirtió sobre el aumento de los salarios y planteó la posibilidad de un elevado aumento de las tasas de interés que llevaría a frenar el crecimiento económico y a aumentar el desempleo. El objetivo de tal política sería debilitar la clase trabajadora y romper su resistencia a la austeridad y a la reducción de salarios.

En su carta anual a los accionistas, Dimon escribió: “Creo que muchas personas subestiman la posibilidad de mayor inflación y mayores salarios, lo que significa que podrían estar subestimando la posibilidad que la Reserva Federal tenga que subir las tasas más rápido de lo que creemos...

"Si el crecimiento en Estados Unidos se está acelerando, lo que parece ser, y cualquier holgura restante en los mercados laborales está desapareciendo —y los salarios comienzan a subir, al igual que los precios de las materias primas— entonces no es una posibilidad irrazonable que la inflación pueda subir más de lo que las personas podrían esperar.

“Como resultado, la Reserva Federal también deberá elevar las tasas más rápido y más alto de lo que la gente podría esperar”.

Significativamente, Dimon citó el precedente del shock por el aumento de las tasas de interés del entonces presidente de la Reserva Federal Paul Volcker el cual precipitó la profunda recesión de 1980-1982. La administración Reagan aprovechó la ola de cierres de fábricas y despidos que siguieron a la casi duplicación de las tasas de interés para lanzar una contrarrevolución social y ofensiva anti-obrera que ha continuado hasta nuestros días, bajo presidentes demócratas no menos que por presidentes republicanos.

El nombramiento de Volcker por el presidente demócrata Jimmy Carter siguió a la huelga nacional de 111 días de los mineros del carbón en 1977-78, en la cual los mineros desafiaron la medida cautelar Taft-Hartley de regresar al trabajo emitida por Carter, sacudiendo así la autoridad de todo el estado. Las medidas recesivas de Volcker fueron seguidas por el despido y la inclusión en listas negras de los controladores de tráfico aéreo PATCO (Port Authority Transit Corporation) en 1981, lo cual fue la señal para una década de derrocamiento sindical, reducción de salarios y desmovilización, hechos posibles por la traición del liderazgo sindical.

Dimon escribió: “Recuerden que el ex presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, aumentó la tasa de descuento en 100 puntos básicos un sábado por la noche en 1979 en respuesta a un grave problema de inflación de dos dígitos. Y cuando los mercados se abrieron el siguiente día hábil, la tasa de fondos de la Reserva Federal aumentó en más de 200 puntos básicos”.

En su carta, Dimon reconoció que el curso que sugería podría provocar una implosión de los precios de las acciones, y señaló: “En este caso, los mercados se volverán más volátiles a medida que todos los precios de los activos se ajusten a un entorno nuevo y quizás no tan positivo”.

“Existe el riesgo que los mercados volátiles y en declive puedan llevar al pánico del mercado”, agregó.

Aludió al régimen de tasas de interés ultra-bajas que la Reserva Federal ha mantenido durante más de tres décadas, con tasas cercanas a cero puestas en marcha tras el colapso del mercado de 2008, que ha impulsado el aumento asombroso de los precios de las acciones y el enriquecimiento de la élite empresarial-financiera. “Si bien en el pasado”, dijo, “las tasas de interés han sido más bajas y durante más tiempo del esperado, pueden subir más rápido de lo que la gente espera”.

La base social del boom bursátil ha sido la supresión de la lucha de clases. Esto se ha logrado sobre todo mediante la transformación de los sindicatos en adjuntos corporativistas del gobierno y las grandes empresas. La preocupación central de estas organizaciones anti-obreras ha sido prevenir las huelgas y aislarlas y traicionarlas cuando estallaran, lo que ha resultado en niveles bajos de huelga, especialmente desde la crisis financiera de 2008.

Lo que alarma especialmente a la clase dominante en la ola actual de huelgas y protestas de maestros en West Virginia, Oklahoma, Kentucky, Arizona y otros estados es el hecho que han sido organizados por maestros de base independientemente de los sindicatos y crecientemente, desafiándolos.

El New York Times recientemente citó a un maestro en el liderazgo de un grupo de base en Arizona que dijo: “Nuestros sindicatos se han debilitado tanto que muchos maestros no tienen fe en ellos”. El periódico señaló que las huelgas hasta la fecha se han producido en estados donde los sindicatos de docentes son débiles, la mayoría de los docentes no son miembros del sindicato, y las leyes estatales prohíben a los sindicatos obligar a los trabajadores a pagar las cuotas sindicales. Se ha escrito con preocupación sobre los profesores que usan las redes sociales “para organizar y actuar fuera de los parámetros habituales del sindicalismo tradicional”.

Él y otros medios capitalistas están comentando sobre el “apretado” mercado de trabajo y el peligro de que la economía “se sobrecaliente”. Esta semana, el Wall Street Journal publicó dos artículos de portada sobre este tema, uno con el titular “Laborismo de Iowa: Demasiados trabajos”, y el otro con un titular que señala que “los trabajos superan en número a los trabajadores” en Elkhart, Indiana, el centro de fabricación de vehículos recreativos en Estados Unidos.

En esencia, Dimon le está diciendo a la clase dominante que independientemente de las consecuencias para los precios de las acciones y las fortunas y ganancias de sectores importantes de la elite corporativa en sí, la estabilidad y el gobierno continuo de la clase capitalista en su conjunto pueden requerir medidas drásticas para socavar la militancia de los trabajadores e intensificar la guerra contra la clase trabajadora.

El temor dentro de la élite gobernante de un movimiento de salarios se puso de relieve el viernes cuando los precios de las acciones de Estados Unidos se desplomaron tras la publicación por parte del Departamento de Trabajo del informe de empleo de marzo. La alarma sobre el estallido de una guerra comercial entre los Estados Unidos y China se vio agravada por la noticia que los salarios estadounidenses habían subido un 2,7 por ciento año tras año.

Hace dos meses, el promedio industrial Dow Jones se desplomó 665 puntos cuando el informe de empleos de enero mostró un aumento salarial de 2,9 por ciento. Pero eso fue antes del estallido de las huelgas de los maestros. Esta vez, el muy modesto aumento salarial de marzo contribuyó a una caída del Dow de 572 puntos.

Como lo indicó la carta de Dimon, un aumento en las tasas de interés es solo un componente de la intensificación de la ofensiva contra la clase trabajadora. El debilitamiento de la clase trabajadora por medio del desempleo masivo debe ir acompañado de un ataque frontal contra lo que queda de los programas sociales básicos.

“El problema real con nuestro déficit”, escribió Dimon, “es el crecimiento incontrolado de nuestros programas gubernamentales que garantizan ciertos beneficios a segmentos particulares de la población... El extraordinario crecimiento de Medicare, Medicaid y la Seguridad Social está poniendo en peligro nuestra situación fiscal”.

La Seguridad Social podría ser “fija”, dijo el banquero multimillonario, “al cambiar la edad de calificación y las pruebas significativas, entre otras cosas”. Señaló que cuando el programa se inició en 1935, el promedio de vida después de la jubilación fue de 13 años, mientras que hoy es 25. En otras palabras, la destrucción de la atención médica de los trabajadores debe llevarse a cabo para reducir drásticamente su esperanza de vida.

En su carta, Dimon no deletreaba los corolarios políticos de sus políticas económicas y sociales. Sin embargo, en mayo de 2013, su banco emitió un informe sobre el área del euro pidiendo el derrocamiento de las constituciones democráticas burguesas establecidas en Europa después de la Segunda Guerra Mundial. El documento, “El ajuste de la zona del euro—a medio camino allí”, pidió medidas para proteger a los principales bancos internacionales y acentuó la necesidad de “reformas políticas” de carácter dictatorial para imponer los ataques necesarios a la clase trabajadora.

La oligarquía financiera estadounidense y el estado ya están comenzando a implementar medidas similares para acabar con la oposición de la clase trabajadora en los Estados Unidos, incluyendo la campaña para censurar Internet y criminalizar la disidencia política en nombre de combatir las “noticias falsas” y la “injerencia rusa”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de abril de 2018)