Los demócratas intensifican la caza de brujas contra Rusia con una demanda judicial que vincula a Trump y a Assange como agentes rusos

por Barry Grey
23 abril 2018

En una importante escalada de la campaña contra Rusia dirigida tanto a Moscú como a la administración Trump, el Comité Nacional Demócrata (DNC) entabló el viernes una demanda acusando al gobierno ruso, la campaña electoral de Trump y altos asesores de Trump, y WikiLeaks y Julian Assange, de conspirar para socavar la campaña presidencial de Hillary Clinton a fin de asegurar la elección de Donald Trump.

La acción legal esencialmente marca a los acusados estadounidenses como traidores.

La demanda civil, que busca millones de dólares en daños y perjuicios, fue presentada en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Manhattan. La denuncia legal de 66 páginas del Partido Demócrata no contiene información nueva sobre el presunto hackeo ruso o colusión de la campaña de Trump. Simplemente repite la narrativa oficial basada en el informe emitido a principios de enero de 2017 por la CIA, el FBI y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, que no proporcionó pruebas sustantivas de sus cargos, con la adición de revelaciones posteriores de los medios, tales como los informes sobre la reunión en la Trump Tower en junio de 2016 entre funcionarios de la campaña Trump y ciudadanos rusos.

La demanda repite la narración absurda de que Clinton perdió las elecciones debido a la interferencia rusa. De hecho, perdió porque ella dirigió una campaña derechista, ya que era la candidata del establishment político y militar/de inteligencia y las masas de trabajadores estaban disgustadas con los demócratas después de los ocho años de Obama.

La presentación legal y las declaraciones adjuntas del presidente del DNC, Tom Perez, tienen el hedor de una cacería de brujas al estilo macartista, con Rusia sustituyendo a la Unión Soviética como el enemigo extranjero contra el cual deben unirse todos los patriotas estadounidenses. Los demócratas están recurriendo al tipo de retórica que fue el repertorio en la década de 1950 de la Sociedad John Birch, que denunció a Eisenhower como un títere del Kremlin.

El Partido Demócrata, con esta acción legal, está demandando a Trump y sus principales ayudantes por conspirar con una potencia extranjera hostil contra los Estados Unidos. El hecho de que nombre a Assange como coconspirador deja en claro que el objetivo no es sólo eliminar a Trump de su cargo y fomentar una atmósfera de guerra contra Rusia, sino también criminalizar a la oposición política e imponer una censura estricta en Internet.

La demanda esencialmente respalda la denuncia de Assange y WikiLeaks por parte del director saliente de la CIA y del Secretario de Estado Mike Pompeo como “agencias de inteligencia no estatales de una potencia extranjera hostil”.

La demanda subraya la base militarista y antidemocrática de la oposición del Partido Demócrata a Trump. Los demócratas, que se han convertido en el partido favorito de las facciones dominantes dentro del complejo militar/de inteligencia, así como grandes sectores de la élite empresarial y financiera, no se oponen a los brutales ataques de la administración fascista contra los derechos de la clase trabajadora, los inmigrantes y la democracia. Más bien, está hablando para las facciones de la clase dominante que exigen una política militar más agresiva contra Rusia tanto en Siria como en Europa del Este.

En una declaración anunciando la demanda legal, el presidente del DNC, Perez, declaró: “Durante la campaña presidencial de 2016, Rusia lanzó un ataque total a nuestra democracia, y encontró un socio voluntario y activo en la campaña de Donald Trump. Esto constituyó un acto de traición sin precedentes: la campaña de un candidato a presidente de los Estados Unidos en alianza con una potencia extranjera hostil para reforzar su propia oportunidad de ganar la presidencia”.

Agregó que la demanda del Partido Demócrata “no es partidaria, es patriótica”.

Esta acusación de traición contra los acusados se hace claramente en el lenguaje de la interposición. Lo siguiente son extractos:

“En el período previo a las elecciones de 2016, Rusia montó un ataque descarado contra la democracia estadounidense. La primera salva fue un ciberataque en el DNC, llevado a cabo en territorio estadounidense ... Rusia usó esta información robada para promover sus propios intereses: desestabilizar el entorno político estadounidense, denigrar al candidato del presidente demócrata y apoyar la campaña de Donald J. Trump, cuyas políticas beneficiarían al Kremlin”.

“En la campaña de Trump, Rusia encontró un socio voluntario y activo en este esfuerzo ... agentes rusos ingresaron a la red de computadoras del DNC en los Estados Unidos, así como otras cuentas de correo electrónico, recopilaron secretos comerciales y otros datos privados, y luego transmitieron los datos al acusado WikiLeaks, cuyo fundador, Assange, compartió el objetivo común de los acusados de dañar al Partido Demócrata antes de las elecciones”.

“La conspiración constituyó un acto de traición previamente inimaginable ... Bajo las leyes de esta nación, Rusia y sus coconspiradores deben responder por estas acciones”.

La demanda no nombra al propio Trump, pero enumera como acusados a la campaña de Trump, al consejero y yerno de Trump, Jared Kushner, a Donald Trump hijo, al ex presidente de campaña Paul Manafort, al confidente de Trump Roger Stone, al asesor de campaña George Papadopolous, al asistente de campaña Richard Gates, a los empresarios rusos Aras Agalarov y su hijo Emin Agalarov, al profesor londinense Joseph Mifsud, a WikiLeaks, a Assange y a diez “Fulanos de Tal” sin nombre.

Manafort, Gates y Papadopolous ya han sido acusados por el fiscal especial Robert Mueller, quien encabeza la investigación del Departamento de Justicia sobre la presunta “intromisión” rusa y la posible colusión de la campaña Trump. Gates y Papadapolous se declararon culpables de los cargos de perjurio y acordaron cooperar con la investigación de Mueller. Manafort está impugnando su acusación en los tribunales.

El carácter políticamente sucio de la campaña demócrata contra Rusia fue subrayado el viernes por la publicación en el New York Times de un artículo de opinión del senador republicano Cory Gardner de Colorado, un archirreaccionario de la variedad Birchista. En la columna, Gardner pide que el Departamento de Estado coloque a Rusia en su lista de patrocinadores estatales del terrorismo, junto con Siria e Irán.

La presentación de la demanda tiene lugar una semana después del ataque con misiles estadounidense-británico-francés contra Siria, llevado a cabo sobre la base de acusaciones inventadas de un ataque con gas del régimen sirio contra civiles en la ciudad de Duma, en Guta Oriental. Esa acción criminal ha sido seguida por exigencias crecientes en los medios y de los políticos de ambos partidos para una guerra mucho más amplia en Siria y una postura militar más agresiva hacia las fuerzas rusas e iraníes en el país.

Nuevas provocaciones y pretextos dirigidos contra Rusia están surgiendo casi a diario para preparar el terreno para una guerra a gran escala en Siria y un eventual conflicto militar con Rusia, país que tiene armas nucleares. Este impulso a la guerra viene estimulado por la convergencia de las tensiones económicas y comerciales, agudizando los conflictos geopolíticos entre los EUA y sus aliados europeos nominales, una intensificación de la guerra política en Washington y un aumento continuo de la resistencia de la clase trabajadora a la austeridad y la desigualdad, expresada en la actual oleada de huelgas de docentes.

La lucha de facciones dentro de la clase dominante y el estado estadounidense ha alcanzado proporciones sin precedentes. Tras la reciente redada del FBI al abogado personal de Trump, Michael Cohen, que amenaza al presidente con posibles acusaciones por sus corruptas operaciones comerciales, la guerra civil entre la Casa Blanca y la agencia de la policía federal, el FBI, se ha vuelto más explosiva.

James Comey, a quien Trump despidió como director del FBI en mayo pasado, está promoviendo su nuevo libro dando entrevistas en las que denuncia a Trump como una figura mentirosa, tipo mafia y posible pervertido sexual. El viernes se filtraron a la prensa las notas de Comey en sus reuniones privadas con Trump, en las que acusa a Trump de presionarlo para que retire las investigaciones relacionadas con las acusaciones de Rusia.

Ambas partes están denunciando a sus opositores políticos como criminales y amenazándolos con enjuiciamiento criminal y cárcel. Trump ha denunciado a Comey como un mentiroso y una “bola de baba” y ha pedido que sea procesado. El ex director adjunto del FBI Andrew McCabe, despedido el mes pasado por el fiscal general de Trump, ha sido remitido para un posible enjuiciamiento penal por el inspector general del Departamento de Justicia.

Bajo estas condiciones, la querella demócrata tiene como objetivo promover una política de guerra expandida en el extranjero y represión política en el país y, de ser necesario, reemplazar a Trump con un presidente ejecutivo igualmente reaccionario, pero más competente y confiable de la clase dominante estadounidense.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de abril de 2018)