Dirigiéndose al Congreso de Estados Unidos, Macron apoya el reparto neocolonial de Medio Oriente

por Alex Lantier
27 abril 2018

El discurso de Emmanuel Macron en una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos el miércoles fue una de las declaraciones públicas más beligerantes jamás hechas por un presidente francés. Al elogiar el bombardeo no provocado de Siria el 14 de abril por Washington, Londres y París como modelo para un nuevo orden mundial en el siglo XXI, Macron declaró su apoyo a las amenazas de guerra de Estados Unidos contra Irán, Corea del Norte y más allá.

El discurso coronó la visita de tres días de Macron a Washington en medio de la crisis más profunda de la alianza transatlántica desde el final de la Segunda Guerra Mundial. El pánico está creciendo en los círculos gobernantes europeos sobre las medidas estadounidenses para imponer tarifas comerciales a los productos europeos y chinos, amenazando con una espiral de represalias y una guerra comercial global, y los planes anunciados por Washington de cancelar el tratado nuclear iraní, amenazando con estallar la guerra en todo el Medio Oriente. Sin embargo, Macron no tenía nada que proponer, salvo más llamadas a una acción militar agresiva, encubiertos con llamados bombásticos sobre la defensa de la democracia.

"Nuestras dos naciones están enraizadas en el mismo suelo, basadas en los mismos ideales de las revoluciones estadounidense y francesa", declaró Macron. "La fuerza de nuestros vínculos es la fuente de nuestros ideales compartidos. Esto es lo que nos unió en la lucha contra el imperialismo durante la Primera Guerra Mundial, luego en la lucha contra el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Esto es lo que nos unió de nuevo durante la era de la amenaza estalinista, y ahora nos apoyamos en esa fuerza para luchar contra los grupos terroristas”.

La retórica de Macron de que Washington y París llevan a cabo una guerra eterna por la democracia, que en nuestra época toma la forma de "guerra contra el terror" contra los grupos islamistas, es un paquete de mentiras. Las rivalidades comerciales entre las principales corporaciones estadounidenses y europeas, y los conflictos entre EUA y Europa sobre si romper los lazos económicos de Europa con Irán y arriesgar la guerra en Medio Oriente, no son conflictos para salvar la democracia del terrorismo. Son conflictos interimperialistas arraigados, como explicaron los grandes marxistas del siglo XX, en los intereses nacionalistas violentamente opuestos de las clases dominantes capitalistas.

Macron procedió a contradecir su propia presentación fraudulenta. Hizo un llamado a Washington para que abandonara sus amenazas de guerra comercial y coordinara sus políticas de guerra más estrechamente con Europa, no para luchar contra el terrorismo, sino para preservar el papel dominante desempeñado en las políticas mundiales por parte de las potencias imperialistas contra rivales anónimos de las grandes potencias.

Él dijo: "Tenemos dos caminos posibles por delante. Podemos elegir el aislamiento, la retirada y el nacionalismo. Esta es una opción. Puede ser tentador para nosotros como un remedio temporal a nuestros temores. Pero cerrar la puerta al mundo no detendrá la evolución del mundo... Otros poderes con una estrategia y una ambición más fuertes llenarían el vacío que dejaríamos nosotros. Otros poderes no dudarán en lo más mínimo en abogar por su propio modelo para dar forma al orden global del siglo XXI".

La mejor manera, afirmó Macron, es "construir un orden mundial del siglo XXI basado en una nueva clase de multilateralismo". Como ejemplo de esto, dijo: "En Siria, trabajamos muy estrechamente juntos. Después de que el régimen de Bachar el Asad usara armas prohibidas contra la población hace dos semanas, Estados Unidos y Francia, junto con el Reino Unido, actuaron para destruir instalaciones químicas y restaurar la credibilidad de la comunidad internacional. Esta acción fue evidencia de este fuerte multilateralismo”.

La proclamación de Macron del bombardeo del 14 de abril a Siria como modelo para el futuro constituye una advertencia para los trabajadores y los jóvenes a nivel internacional. Detrás de la retórica vacía sobre la democracia y el estado de derecho, las clases dominantes en los centros imperialistas actúan despiadadamente, con absoluto desprecio por el derecho internacional, para afirmar y mantener su posición mundial dominante frente a sus rivales geoestratégicos como China y Rusia.

El ataque del 14 de abril fue un crimen de guerra, basado en las mentiras de la OTAN de que las fuerzas del régimen de Asad habían usado armas químicas en la ciudad de Duma (Douma). Mientras Moscú presentó evidencia de que el ataque fue organizado por la milicia de los Cascos Blancos respaldada por la OTAN para proporcionar un pretexto para los bombardeos, Washington, Londres y París lanzaron ataques con misiles contra edificios estatales sirios, adelantándose a las investigaciones de la ONU sobre el presunto ataque químico. El elogio de Macron por este ataque subraya que el orden del siglo XXI que él prevé se basará en la violencia de las potencias imperialistas sin límite y sin leyes.

Sobre esta base, Macron respaldó las amenazas de EUA contra objetivos en toda Eurasia. "La amenaza terrorista es aún más peligrosa cuando se combina con la amenaza de la proliferación nuclear", dijo. "Francia apoya plenamente a Estados Unidos en sus intentos de llevar a Pyongyang a través de sanciones y negociaciones hacia la desnuclearización de la península de Corea. En cuanto a Irán, nuestro objetivo es claro: Irán nunca poseerá ninguna arma nuclear: ahora no, ni en 5 años, ni en 10 años, nunca”.

Después de haber indicado ayer que aceptaría la cancelación de Trump del tratado nuclear iraní, allanando el camino para renovar las sanciones económicas y una probable guerra de Estados Unidos contra Irán, Macron emitió la siguiente patética condición: "Pero esta política nunca debería llevarnos a la guerra en el Medio Oriente. Debemos garantizar la estabilidad y respetar la soberanía de las naciones, incluido Irán, que representa una gran civilización. No repliquemos los errores del pasado en la región”.

El argumento de Macron es un fraude hipócrita. Por un lado, entregó un cheque en blanco a Trump, quien amenazó a Corea del Norte con "fuego y furia como nunca se había visto en el mundo" y respalda las amenazas israelíes de acciones militares contra Irán; por otro, insistió en que no apoyaba la guerra que se deriva de tales políticas. Luego añadió un llamamiento impotente para evitar repetir los "errores del pasado", es decir, las guerras imperialistas y las ocupaciones militares en el Medio Oriente en los últimos 25 años, sin decir cuáles eran.

Después de la disolución estalinista de la Unión Soviética en 1991, las potencias imperialistas fueron liberadas de cualquier contrapeso militar efectivo a sus intervenciones neocoloniales en el Medio Oriente. Una serie de sangrientas guerras imperialistas en la región estratégica y rica en petróleo —desde Irak hasta Afganistán, Libia y Siria— cobraron millones de vidas y obligaron a decenas de millones a huir de sus hogares. Sin embargo, los intereses de clase que guiaron estas guerras quedaron oscurecidos por las mentiras imperialistas de que estaban motivados por la necesidad de luchar contra el terrorismo y salvar la democracia. La gran mentira de las armas iraquíes de destrucción masiva estableció el patrón para las sucesivas guerras neocoloniales.

La crisis geopolítica provocada por estas décadas de guerra se está convirtiendo en una confrontación militar entre las principales potencias mundiales. Mientras las fuerzas rusas e iraníes luchan en Siria contra los "rebeldes" respaldados por la OTAN, y China busca lazos más cercanos con Rusia para protegerse de las amenazas estadounidenses al comercio, el Mar del Sur de China y Corea del Norte, está creciendo el peligro de una guerra directamente entre las principales potencias nucleares. Los ataques del 14 de abril fueron sorprendentemente temerarios precisamente por el peligro de provocar un enfrentamiento entre las fuerzas rusas y las de la OTAN.

El ataque al nivel de vida de los trabajadores necesario para financiar estas guerras ahora está provocando una lucha cada vez mayor en la clase trabajadora. Las huelgas masivas de los docentes se llevan a cabo en Estados Unidos cuando los trabajadores ferroviarios se declaran en huelga y los universitarios ocupan las aulas en Francia para protestar por las drásticas reformas de Macron, que ha llevado a cabo a pesar de la amplia oposición popular.

Este crecimiento de la lucha de la clase obrera es en sí mismo un factor importante que impulsa a las clases dominantes tanto de Francia como de EUA a escalar su agresión militar en el exterior en un intento de desviar las tensiones sociales contra un "enemigo" extranjero y crear las condiciones para el uso del estado violencia y censura para aplastar la oposición en casa.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de abril de 2018)