La huelga de Arizona es la más grande aún en la rebelión de los maestros en EUA

por David Brown
28 abril 2018

Los maestros de Arizona se declararon en huelga el jueves en la primera huelga de maestros a nivel estatal en la historia del estado del suroeste de EUA. Una multitud masiva de 75.000 educadores y sus seguidores marcharon y se unieron, expresando sus demandas de un mejor pago de maestros y más fondos para las escuelas. El mismo día, varios miles de maestros en el vecino Colorado dejaron el trabajo en algunos de los distritos escolares más grandes y se congregaron en el capitolio estatal antes de una huelga de maestros en Denver y otras ciudades el viernes.

La marcha de Arizona comenzó en el campo Chase en Phoenix y avanzó dos millas hasta una concentración fuera del capitolio estatal donde los legisladores estaban en sesión. Maestros, personal de apoyo y administradores del sitio se unieron a otros trabajadores en una muestra de solidaridad. Muchos educadores se sintieron entusiasmados por finalmente unirse para luchar por la educación pública. Una maestra de Rio Rico les dijo a los reporteros de WSWS: "Cuando comenzaron las conversaciones sobre la huelga, estábamos muy interesados en el mensaje, se sentía retrasado".

Los maestros marchan en el Capitolio del estado en Arizona

Al mediodía, cuando el final de la marcha llegaba a la capital, el Senado estatal se levantó arrogantemente hasta el lunes para garantizar que no se escucharan o votaran propuestas de financiamiento.

Los organizadores de protestas, que incluyeron al grupo de Facebook Arizona Educators United en conjunto con la Asociación de Educación de Arizona (AEA), esperaban limitar la acción a un cabildeo impotente de los legisladores estatales. Con el levantamiento del Senado, los líderes de la protesta no tenían nada más que proponer a la masa de maestros en huelga, por lo que cancelaron la manifestación tres horas antes a la 1:30 p.m., citando el calor excesivo como justificación. Noah Karvelis, el administrador de la página de Facebook de AEA, pidió que la protesta se reanude el viernes, "Lo que creo que vamos a hacer es venir aquí y decir: 'Estamos aquí, ¿dónde estás?’”.

La huelga es la mayor en una oleada de luchas militantes para defender la educación pública, con aproximadamente 840.000 estudiantes en Arizona afectados. Al igual que en West Virginia y Oklahoma, el movimiento fue iniciado por maestros de base, utilizando las redes sociales, no la Asociación Nacional de Educación (NEA), la Federación Estadounidense de Maestros (AFT) o sus afiliadas estatales. Desde que traicionaron las huelgas en West Virginia y Oklahoma, NEA y AFT han estado haciendo todo lo posible para evitar que las rebeliones de docentes se propaguen por todo el país.

Los educadores de Arizona se han enfrentado a algunos de los peores recortes salariales y déficit presupuestarios en la nación. Después de la crisis económica de 2008, los fondos de Arizona por alumno se redujeron más que cualquier otro estado, cayendo un 36,6 por ciento. La paga de los maestros en Arizona desde el año 2000 ha caído más del 10 por ciento cuando se ajusta por inflación. Los salarios actuales son comparables a los que los maestros hicieron hace casi 40 años en 1980.

El gobernador Doug Ducey trató de evitar la huelga proponiendo un aumento salarial del 20 por ciento. Los maestros rechazaron esta promesa vacía porque no hubo una propuesta para financiar el aumento salarial, lo que significa que probablemente provenga de recortes a otros servicios esenciales y no hizo nada para abordar la falta de financiación crónica de la escuela.

Los docentes se presentaron en masa a pesar de los esfuerzos de los políticos por amenazarlos. El lunes, Diane Douglas, superintendente de educación pública del estado, dijo en una entrevista con CBS5: "Salir en huelga en Arizona es ilegal... es una pena que haya llegado a esto... decir que no apoyo a los maestros en mi opinión no es justo. Definitivamente sí, pero no puedo y no apoyaré actividades ilegales por parte de nuestros maestros". Luego enumeró posibles consecuencias, incluidos los maestros que pierden su certificación o reciben cartas de censura en su registro de empleo.

Se unió Kelly Townsend, la líder republicana látigo de la Asamblea estatal, al ataque de Douglas contra el derecho de huelga de los docentes. El martes, Townsend pidió a cualquier profesor que se sintiera intimidado para que participara en la huelga que se contactara con ella. Luego anunció que estaba organizando una demanda colectiva para cualquier persona afectada negativamente por "el daño que les ocasiona el abandono de los maestros".

Amenazas similares se dirigieron contra los maestros de Colorado, donde dos senadores republicanos propusieron una nueva legislación que castigaría a los maestros en huelga con multas, encarcelamiento y pérdida inmediata de empleos. A pesar de estos esfuerzos oficiales de intimidación, los educadores registraron abiertamente su oposición.

Los sindicatos y los demócratas del estado han tratado de explicar la ola de huelgas de docentes como una batalla contra los republicanos del "Estado rojo". Sin embargo, el presidente Obama y los Gobiernos controlados por los demócratas en estados como Nueva York y California, han librado la guerra contra la educación pública y los maestros de escuela tan despiadadamente como sus homólogos republicanos.

En Colorado, el gobernador es demócrata y la cámara de representantes del estado está controlada por los demócratas. A pesar de que los demócratas han controlado el gobierno estatal durante la mayor parte de la última década, los docentes ocupan el 46° lugar en el país y Colorado ocupa constantemente el último escalón de la financiación escolar de la nación, ya que perdió $6,6 mil millones desde 2009.

Para llevar adelante su lucha, los maestros en Arizona y Colorado deben aprender las lecciones de las huelgas de West Virginia y Oklahoma. En cada caso, los sindicatos buscaron aislar la lucha y redirigirla para votar por los demócratas en las elecciones de mitad de período.

Los sindicatos consideran que su tarea es garantizar la "paz laboral". En un comentario al Washington Post, la presidenta de la Federación Estadounidense de Maestros, Randi Weingarten (salario de $500.000 por año), escribió que si los sindicatos se debilitan luchas como en West Virginia "se multiplicarán y magnificarán en todo el país".

Una sección de los maestros y sus partidarios marchando

No es coincidencia que la lucha de los maestros haya estallado primero en estados donde los sindicatos tienen un dominio menor. En Arizona, un estado con más de 50.000 maestros, la Asociación de Educación de Arizona tiene menos de 20.000 miembros.

Debido a esto en West Virginia, Oklahoma, Arizona y otros estados, los maestros se han congregado en grupos de Facebook para expresar su oposición y demandar acción a nivel estatal. Sin embargo, los líderes de estos grupos han cedido el control del movimiento a los sindicatos al tiempo que se hacen eco de las afirmaciones falsas del sindicato de que las apelaciones impotentes a los gobernadores y las legislaturas estatales abordarán las demandas de los docentes. El líder de Arizona Educators United, Noah Karvelis, ha hablado codo con codo con la presidenta de NEA, Lily Garcia (salario de $348.000 por año) y el presidente de AEA, Joe Thomas, y elogió al sindicato por "trabajar con nosotros".

Si la lucha queda en manos de los sindicatos, será traicionada como las de West Virginia y Oklahoma. En esos estados, los sindicatos hicieron tratos con republicanos y demócratas estatales que ignoraron sus justas demandas de salarios dignos y beneficios de atención médica y la restauración de años de recortes presupuestarios. Cualquier que sean los escasos aumentos que se otorguen se pagarán a través de una combinación de recortes a otros programas estatales e impuestos regresivos que golpearán más duramente a la clase trabajadora. Mientras tanto, los gigantes intereses energéticos, financieros y corporativos, que ascienden a un estimado de $ 1,8 billones a nivel nacional, escaparon ilesos.

Los docentes están comenzando a romper organizativamente con los sindicatos controlados por las corporaciones, pero también deben romper con su perspectiva política reaccionaria, que subordina a la clase trabajadora al Partido Demócrata y a la dictadura económica de la élite empresarial y financiera.

Para avanzar en la lucha, los maestros deben hacer una ruptura decisiva con los sindicatos al elegir comités de base en cada escuela y comunidad. En lugar de apelar a los demócratas y republicanos, que hablan por una clase diferente, los comités controlados democráticamente deben llegar a cada sector de los trabajadores (público y privado) que han enfrentado los mismos ataques en sus trabajos, niveles de vida y servicios esenciales.

Al mismo tiempo, estos comités deberían tender la mano a través de las fronteras estatales para coordinar esta batalla y luchar por una huelga nacional de docentes como parte de la preparación de una huelga general de todos los trabajadores para defender la educación pública de alta calidad y todos los derechos sociales de la clase obrera. Esto debe combinarse con la lucha para construir un partido político de la clase trabajadora para tomar el poder político e implementar un programa socialista, para que las necesidades sociales, y no las ganancias corporativas, tengan prioridad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de abril de 2018)