La indignación aumenta por el esfuerzo sindical para dar fin a la huelga de maestros de Arizona

por David Moore
3 mayo 2018

Los maestros en huelga en Arizona están indignados por el esfuerzo de la Asociación de Educación de Arizona (AEA) y el grupo de Facebook Educadores de Arizona Unidos (AEU) para enviarlos de vuelta al trabajo sin obtener el aumento de sueldo para los maestros y personal de apoyo y la restauración de fondos escolares para niveles anteriores a 2008.

El jueves por la noche, el presidente de AEA, Joe Thomas, y el fundador de AEU, Noah Karvelis, anunciaron que respaldarían la misma propuesta de presupuesto que rechazaron los maestros cuando casi 60.000 educadores comenzaron su huelga el jueves pasado. “Lo que tenemos ahora es lo máximo que podríamos obtener a través de esta vía”, declaró Karvelis.

El grupo AEU ostensiblemente controlado por la base, que se estableció con el respaldo del sindicato, instruyó a los maestros a regresar al trabajo tan pronto como el presupuesto sea aprobado por la legislatura estatal, que se espera para el jueves. Esto llega justo después de que el 93 por ciento de los enlaces de sitio de AEU votaran para continuar la huelga durante el fin de semana.

Parte de la multitud antes de la traición de la AEU

Dada la luz verde del sindicato, los distritos escolares han indicado que reabrirán el jueves. “Me enviaron un mensaje de texto para que regrese al trabajo en mi distrito escolar”, dijo una maestra de Phoenix al World Socialist Web Site. “Los distritos están amenazando con tomar medidas disciplinarias si los maestros no se presentan a trabajar. Están tratando de dividir a los maestros, amenazarlos y destruir este movimiento”.

Al igual que la traición de las huelgas en West Virginia y Oklahoma, el acuerdo aceptado por el sindicato no hace nada para abordar el deterioro de décadas de los niveles de vida y las condiciones del aula. Aunque el gobernador Doug Ducey dijo que les daría a los maestros un 20 por ciento de aumento salarial, la propuesta de presupuesto del gobernador republicano no da aumentos directos, solo fondos adicionales para los distritos escolares.

Al menos 58 distritos no recibirían lo suficiente para dar el aumento del 20 por ciento prometido por Ducey. Muchos distritos escolares podrían usar el dinero para cubrir otras necesidades apremiantes, incluido el mantenimiento y la reparación de edificios escolares, o enfrentar a maestros y otros empleados escolares en una competencia por recursos escasos.

El plan restablecería solo $400 millones en fondos, menos de la mitad de los $1,1 mil millones que se han recortado desde 2008. Los aumentos incluidos en el presupuesto no incluyen al personal de apoyo que con frecuencia recibe un salario cercano al salario mínimo. El presupuesto tampoco establece un cronograma salarial con aumentos anuales específicos para maestros experimentados. En otras palabras, el acuerdo respaldado por la AEA y AEU ignora todas y cada una de las demandas que los docentes respaldaron cuando votaron en un 78 por ciento por la huelga.

La AEU tomó esta decisión sin consultar a sus miembros, muchos de los cuales acudieron a la página de Facebook de la organización para denunciarla. “Esto no es una victoria. Leí el trato —¿qué tiene eso de diferente respecto a lo que se propuso y se rechazó la semana pasada?”, Dijo Robyn. “¿En serio estamos volviendo para atrás? ¿Después de que nada cambiara? ¿Después de un par de días? ¿Después de una muestra histórica de solidaridad? ¿POR QUÉ DIABLOS FUIMOS A LA HUELGA ENTONCES?”, escribió David.

En una publicación que AEU eliminó rápidamente junto con otras declaraciones críticas, Kimberly dijo: “No ha terminado, pero hay muchos educadores esperando para hablar AHORA MISMO y cientos que ya han hablado pidiendo votar NO. El movimiento simplemente los traicionó —hizo que sus testimonios fueran inútiles a los ojos de los legisladores que no nos respaldan. Ahora todo lo que tienen que hacer es aprobar un presupuesto de mierda para que esto termine”.

Varios mensajes dijeron que la AEA y AEU no tenían derecho a hablar en nombre de los maestros en huelga. “¿Que regresaremos a las aulas?”, escribió Mac. “¿Cuándo nos consultaron sobre esto? Ahora mismo me decepcionan los dirigentes. Os seguía hasta el final, hasta ahora”. Marilyn agregó: “Me sorprendió ver imágenes en vivo de nuestros líderes anunciando ‘nuestra’ posición. Esta decisión no representa MI posición”.

“De alguna forma, hicimos todo el consenso de este grupo para comenzar la huelga y dos personas decidieron unilateralmente terminarla sin nuestra participación”, escribió Heather. “Noah y los otros lacayos del sindicato se dan por vencidos, pero eso no significa que nosotros también tengamos que hacerlo. No se necesita su permiso para continuar la lucha”, escribió Phil.

“Han cancelado la retirada alegando que no hemos obtenido lo que queremos, pero que hemos progresado. NO ES SUFICIENTE”, escribió Brooke. “Acabamos de llegar al punto en el que debemos seguir presionando, pero el viento ha sido quitado de las velas y el gobernador y la legislatura saben que nos someteremos y consentiremos. Esto no se siente como una victoria. El presupuesto que está a punto de aprobarse no es adecuado y continuará dejando a la educación pública sin fondos”.

“Esta es una traición completa”, dijo William. “El sindicato está desconvocando la huelga con el apoyo de AEU en condiciones en las que hay un apoyo abrumador”. Patricia agregó: “Disculpe, pero aún no he votado Y VOTO NO. Estoy seriamente involucrada en el cambio. AHORA. No bajé al Capitolio para hacer amigos. Y si no regresamos, ¿qué pueden hacer? No estamos mejor que antes de la huelga. Una victoria moral es horrible. ¿Dónde están los detalles? ¿Dónde está la comunicación?”

La traición a la huelga ocurrió el día después de una visita de la presidenta de la Federación Estadounidense de Maestros, Randi Weingarten, a Arizona. Weingarten y otros ejecutivos de la AFT (Federación Americana de Maestros) y la Asociación Nacional de Educación (NEA) han estado viajando por todo el país en un esfuerzo por evitar que la propagación de las huelgas de maestros se fusione en una ofensiva nacional. Cuando un reportero del WSWS le preguntó sobre las crecientes llamadas a una huelga nacional, Weingarten insistió en que las luchas de los docentes eran solo “estatales” y que los sindicatos querían transformar la ola de huelgas en “concurrencia” para elegir a los demócratas en noviembre.

Una vez más, los sindicatos han demostrado que no son verdaderas organizaciones de trabajadores, sino organizaciones de esquiroles. La traición de la huelga de Arizona siguió el mismo patrón que en West Virginia y Oklahoma. Primero, los sindicatos se opusieron a cualquier huelga. Confrontados con una oleada de oposición y acciones espontáneas iniciadas por los profesores de base utilizando las redes sociales, el sindicato se las da de campeones de su lucha. La AFT y la NEA luego limitaron las acciones a llamamientos desmoralizadores para los políticos controlados por las corporaciones y luego declararon que continuar la huelga no tenía sentido porque los gobiernos estatales se negaban a ceder. Todo lo que los docentes podían hacer, insistían los sindicatos, era votar por los demócratas en noviembre.

Una de las principales diferencias entre Arizona y las luchas anteriores es que desde el principio, el grupo de Facebook “independiente” Educadores de Arizona Unidos, donde los maestros discutían las quejas y se preparaban para salir del sindicato, era una bandera falsa. AEU fue fundado por Karvelis luego de conversar con el presidente de la AEA Joe Thomas, recibió apoyo sindical desde el principio y muchos de los líderes de la AEU son ellos mismos “activistas sindicales”. Esas conexiones profundas explican la velocidad con que la AEU censuró las voces críticas, incluido el World Socialist Web Site, y luego trabajó para traicionar la huelga.

Noah Karvelis

Los maestros de la base deberían rechazar esta traición y utilizarla hoy para organizar reuniones y votar en contra de cualquier regreso al trabajo. Las reuniones deben elegir comités de base, completamente independientes de los sindicatos, para movilizar el apoyo más amplio en toda la clase trabajadora para defender la huelga y oponerse a cualquier amenaza de victimización de los maestros. Al mismo tiempo, se debe presentar una apelación a los maestros en Colorado, Kentucky, Carolina del Sur y otros Estados para preparar una huelga nacional para defender el derecho a la educación pública de alta calidad.

Una ruptura con los sindicatos también requiere una ruptura con su subordinación política de la clase trabajadora a los dos partidos controlados por las corporaciones y con el sistema capitalista que defienden. La lucha para defender el derecho a un salario digno, cuidado de la salud y pensiones, y para financiar completamente la educación pública y otros servicios esenciales, requerirá una lucha política de toda la clase trabajadora contra el capitalismo y la riqueza y el poder arraigados de las empresas y la élite de finanzas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de mayo de 2018)