Parte de la bonanza por la ley de impuestos de Trump para los ricos

Apple entrega $102 mil millones a los accionistas

por Patrick Martin
4 mayo 2018

Apple, Inc. [sociedad anónima] anunció el martes que convertiría gran parte de sus ganancias en el extranjero, almacenadas en un gran tesoro de efectivo durante varios años, en una ganancia inesperada de $102 mil millones para ejecutivos corporativos y otros accionistas. La bonanza financiera de una sola compañía es comparable al PBI de Ecuador o Sri Lanka.

El fabricante del iPhone, la computadora personal Mac y otros productos electrónicos de consumo está aumentando su dividendo trimestral en un 16 por ciento, de 63 centavos por acción a 73 centavos por acción, una medida que proporcionará $2 mil millones en mayores ingresos directamente a los propietarios de acciones de la compañía. Apple se convertirá en el mayor pagador de dividendos en las empresas estadounidenses, superando a ExxonMobil.

Tan espléndido como este pago es, palidece en comparación con la recompra de $100 mil millones de acciones de Apple, que se llevará a cabo en el transcurso del año. Su efecto será aumentar el precio de las acciones de la compañía indirectamente. Además, al reducir el número de acciones de Apple en circulación, aumentará drásticamente los indicadores financieros como las ganancias por acción, la principal medida por la cual Wall Street juzga a una empresa y que las juntas directivas utilizan para establecer los niveles de remuneración de los ejecutivos.

La cifra de $100 mil millones no es tanto un récord sino otra dimensión del saqueo corporativo. Con esa suma, Apple podría haber comprado todas las acciones de UPS, Lockheed Martin, Goldman Sachs o Boeing. Es mayor que el valor de mercado de 460 de las 500 compañías más grandes del Fortune.

La canalización de $102 mil millones de Apple a sus accionistas es una distribución de riqueza dentro de la élite gobernante. Los cinco principales accionistas individuales son todos ejecutivos de Apple, incluido el director ejecutivo Tim Cook. Los tres principales accionistas institucionales, que poseen casi el 18 por ciento de las acciones, son Vanguard, Black Rock y State Street, tres gigantescos fondos de inversión. Estos y otros como ellos obtendrán la mayor parte del saqueo financiero del pago de dividendos y la recompra.

La bonanza para los súper ricos es el producto de dos procesos interrelacionados. Primero está el trabajo de explotación de millones de trabajadores en Asia, principalmente China, que fabrican componentes y ensamblan los iPhones, laptops y relojes que Apple vende. El segundo es el recorte de impuestos decidido en diciembre pasado por la administración Trump y el Congreso republicano, con la oposición simbólica de los demócratas.

Apple obtiene superganancias del trabajo de los trabajadores cruelmente explotados en Asia, la mayoría de ellos empleados a través de subcontratistas, así como a través de rentas monopólicas generadas por su control de los derechos de la propiedad intelectual de la tecnología subyacente. Como ha escrito el WSWS en otra parte, “se ha estimado que el coste de un iPhone, que se vende por alrededor de $650 a $700, se compone de $220 para los componentes y $5 para el trabajo de ensamblaje”.

Esto explica el tesoro acumulado en el extranjero y deliberadamente mantenido en un esquema de evasión fiscal, mientras que los lobistas pagados de la compañía obtuvieron el apoyo de los legisladores demócratas y republicanos para respaldar un recorte “por única vez” en la tasa impositiva para inducir a las empresas estadounidenses a traer de vuelta estos fondos a los Estados Unidos.

Tal medida fue inicialmente propuesta por Obama y apoyada por los demócratas del Congreso, pero finalmente no fue adoptada hasta que pudo ser incorporada en el recorte de impuestos más amplio para las corporaciones y los ricos propuesto por Trump y los republicanos del Congreso.

La legislación resultante sobre reducción de impuestos recortó la tasa de impuestos corporativos básicos del 35 por ciento al 21 por ciento, la mayor reducción de impuestos comerciales individuales en la historia de Estados Unidos. Apple ya estaba pagando una tasa efectiva de solo el 26 por ciento en sus ganancias actuales en Estados Unidos, debido a varias manipulaciones financieras y reducciones de impuestos.

Con mucho, el mayor beneficio para Apple provino de la provisión que permite a las compañías globales obtener ganancias domésticas mantenidas en el extranjero y pagar una tasa baja única de solo el 15,5 por ciento, menos de la mitad de la tasa estatutaria del 35 por ciento. Apple tenía la mayor reserva individual de tales ganancias, la asombrosa cantidad de $257 mil millones aproximadamente, acumulados en parte de las ventas globales y en parte de transacciones de teneduría de libros que desviaron artificialmente las ganancias a cuentas en el extranjero para evadir impuestos estadounidenses, a la espera de la aprobación de tal proyecto de ley.

Como parte de la repatriación de este tesoro, la compañía pagará $38 mil millones en impuestos al Tesoro, una cantidad que sin duda será aclamada como el mayor pago de impuestos corporativos en la historia, pero esto representa un ahorro de $47 mil millones en lo que Apple realmente habría pagado si las leyes fiscales de los EUA hubieran sido aplicadas en lugar de ser tratadas como letra muerta por las corporaciones gigantes.

La Ley de Empleos y Reducción de Impuestos de Trump de 2017 hubiera sido mejor denominada la “Ley de Amnistía a las Trampas Corporativas Tributarias”, o tal vez la “Ley para otorgar a Apple $ 47 mil millones mientras se mata de hambre a las escuelas y los pobres”.

En una sociedad organizada democráticamente y racionalmente planificada, se habría encontrado un uso mucho mejor para los $102 mil millones que se utilizan para enriquecer a los que ya son ricos. Como lo sugiere la tabla, la ganancia imprevista de Apple de $102 mil millones podría haber pagado todo el presupuesto del Departamento de Educación federal, o pagado el costo total de la matrícula para cada estudiante universitario de los EUA, y habrían sobrado $20 mil millones. Es el doble de lo que todas las escuelas públicas de EUA gastan en mejoras capitales (edificios, patios de recreo, autobuses escolares, equipos) y el doble del dinero que el gobierno federal gasta en cupones de alimentos para más de 40 millones de familias de bajos ingresos. Es más de tres veces lo que las Naciones Unidas estiman necesario para alimentar a todas las familias hambrientas del mundo durante el próximo año.

Cuando se aprobó el proyecto de ley de recorte de impuestos en diciembre pasado, la Casa Blanca comenzó a publicitar una serie de anuncios de grandes compañías de planes para aumentar los salarios, contratar más trabajadores o invertir en nuevas instalaciones, a fin de proporcionar “pruebas” de sus afirmaciones falsas de que la legislación tenía como objetivo beneficiar a los trabajadores estadounidenses.

Apple, por ejemplo, se ha comprometido a contratar otros 20.000 trabajadores durante los próximos cinco años, a un costo de $5 mil millones ($ 50.000 por año por trabajador, contando los salarios y beneficios, por debajo del salario medio en los Estados Unidos). Aunque se materialicen estos $5 mil millones, representaría solo el 2 por ciento del total de fondos repatriados de Apple. Queda eclipsado por la distribución de los $102 mil millones a los accionistas.

En la última semana, al menos un prominente republicano, el senador Marco Rubio de Florida, admitió públicamente que el proyecto de ley de impuestos se vendió bajo falsas pretensiones. En una entrevista con la revista británica The Economist, Rubio dijo: “Todavía se piensa mucho en la derecha de que si las grandes corporaciones están contentas, van a tomar el dinero que están ahorrando y reinvertirlo en trabajadores estadounidenses ... De hecho, recompraron acciones, algunas otorgaron bonos; no hay evidencia alguna de que el dinero haya sido devuelto masivamente al trabajador estadounidense”.

Las encuestas realizadas por grupos empresariales han confirmado que la mayor parte de las ganancias fiscales se destinará a las recompras de acciones y dividendos, mientras que las ganancias salariales se estiman en un 15 por ciento (lo que incluye, por supuesto, bonificaciones e incrementos salariales para ejecutivos, en lugar de opciones y otra compensación relacionada con las acciones) a tan solo el 6 por ciento del total.

Los analistas de Wall Street ahora estiman que las recompras de acciones y los aumentos de dividendos superarán los $1 billón en 2018, casi duplicando el récord anterior establecido en 2007, el año anterior al colapso financiero. Solo en el primer trimestre, las recompras de acciones y las adquisiciones de efectivo superaron los $305 mil millones, antes de la declaración del martes de los $102 mil millones de Apple.

En cuanto a las personas que trabajan, casi la mitad no posee ninguna acción en absoluto, y el resto tiene cantidades mínimas en las cuentas del plan de jubilación 401(k) y las pensiones. El 80 por ciento inferior de la población, toda la clase trabajadora y secciones de la clase media, poseen solo el 8 por ciento de las acciones. El 10 por ciento más rico de los estadounidenses posee el 80 por ciento de todas las acciones.

Tales cifras solo demuestran la total irracionalidad y bancarrota del sistema de ganancias. La tarea histórica de la clase obrera es organizarse como una fuerza política independiente que represente a la gran mayoría de la raza humana, poner fin al capitalismo y establecer una sociedad socialista planificada bajo el control democrático de los trabajadores.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de mayo de 2018)