Más de 50.000 trabajadores de UC en huelga

¡Por un movimiento político de toda la clase trabajadora contra la desigualdad y el capitalismo!

por David Moore
10 mayo 2018

David Moore es el candidato al Senado por el Partido Socialista por la Igualdad en las elecciones de mitad de legislatura del 5 de junio en California. Puedes obtener m á s información e involucrarte en la campaña en socialequality.com/2018.

Decenas de miles de trabajadores de servicios en la Universidad de California (UC) están concluyendo hoy su huelga de tres días contra el deterioro de la paga y las condiciones.

El apoyo generalizado a la huelga de los trabajadores de servicios, incluso de enfermeras y trabajadores técnicos que han participado en huelgas de solidaridad, es parte de una creciente ola de oposición de los trabajadores en todo Estados Unidos e internacionalmente. Sin embargo, los sindicatos involucrados han trabajado para limitar y contener la lucha y asegurar su derrota.

En abril, el sistema de la UC impuso unilateralmente un contrato a los trabajadores del servicio que aumentó la edad de jubilación en cinco años, incluyó un insignificante aumento salarial del dos por ciento y permitió a la universidad externalizar más empleos y aumentar las primas de atención médica.

El sistema de la UC es el tercer empleador más grande del Estado, y las condiciones allí son inmediatamente familiares para los trabajadores en todo el país. Solo en los últimos dos meses ha habido huelgas de maestros de escuelas públicas y personal de apoyo en West Virginia, Oklahoma y Arizona.

En cada una de estas huelgas, el papel de los sindicatos —la Federación Estadounidense de Maestros y la Asociación Nacional de Educación— fue sofocar la oposición y cerrarla. Las huelgas no fueron iniciadas por los sindicatos, sino por maestros de base. Los sindicatos intervinieron para poner fin a las huelgas e impedir que se convirtieran en un movimiento nacional contra los partidos Demócrata y Republicano y el sistema capitalista.

Los sindicatos de docentes operaban bajo el principio articulado por un abogado de la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, Condales y Municipales (AFSCME) en el caso pendiente de Janus vs. AFSCME sobre los honorarios de las agencias sindicales: “La seguridad sindical no es la compensación de ninguna huelga”. El abogado de la AFSMCE estaba diciéndoles a los jueces de la corte suprema: ustedes nos necesitan, porque sin nosotros habrá “un espectro incalculable de disturbios laborales en todo el país”.

El principal sindicato involucrado en la huelga de la UC es la AFSCME, y junto con los empleados profesionales y técnicos de la Universidad y la Asociación de Enfermeras de California está poniendo en práctica esta afirmación. La huelga de tres días tiene como objetivo desahogarse, mientras no se hace nada para resolver las condiciones que enfrentan el servicio y otros trabajadores en el sistema de la UC.

La AFSCME tiene un largo historial de ataques de corto plazo y amenazas de huelga vacías para desmoralizar a los miembros y obligarlos a cumplir contratos de claudicación total. En 2014, canceló las huelgas planificadas de dos secciones diferentes de trabajadores e impuso contratos que incluían aumentos en las contribuciones de pensiones de los trabajadores. En esta huelga, la AFSCME busca bloquear la oposición generalizada al ataque bipartidista contra la educación pública y la compensación de los trabajadores, centrándose casi por completo en las discrepancias salariales raciales y de género que, según afirman, pueden corregirse en el nivel universitario.

Los sindicatos quieren evitar cualquier discusión sobre el trasfondo político de las condiciones que enfrentan los trabajadores de la UC. Particularmente desde la crisis económica de 2008, la clase gobernante y sus dos partidos han recortado el gasto social y han recortado los impuestos a las empresas y los ricos. Dentro de California, el presupuesto del sistema de la UC ha sido recortado por el gobernador demócrata Jerry Brown y el ex gobernador republicano Schwarzenegger.

En 2017, el estado de California proporcionó casi dos tercios menos en fondos por alumno que en 1990, de $19.100 a $7.160, después de la inflación. El financiamiento estatal ahora solo representa aproximadamente el 10 por ciento del presupuesto de la UC. Más de tres veces esa cantidad proviene de centros médicos administrados por la UC.

Esos recortes han moldeado cada aspecto del trabajo y estudio en el sistema de la UC. Custodios, jardineros y empleados de oficina están sobrecargados de trabajo, y sus departamentos carecen de personal. Los profesores universitarios se encuentran en vales de comida sin perspectivas de progreso. Los estudiantes han visto cómo se disparan su matrícula y sus deudas.

Como parte de la transformación de la UC de ser financiada por el Estado a obtener ganancias de los negocios médicos y de investigación, se incorporaron administradores adinerados. Entre 2005 y 2015, el costo total de la nómina para el 10 por ciento superior de los salarios de la UC aumentó del 22 al 31 por ciento, mientras que el del 50 por ciento inferior cayó del 24 al 22 por ciento.

Los trabajadores de la UC en los centros médicos están doblemente exprimidos por los ataques al cuidado de la salud que se llevaron a cabo bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio [en inglés, Affordable Care Act] (ACA) conocida como Obamacare. Aclamada por los sindicatos y los demócratas como una gran reforma, la ACA ha proporcionado beneficios récord a las compañías de seguros al tiempo que ha obligado a los trabajadores de bajos ingresos a racionar su atención en planes sobrevaluados con deducibles y copagos prohibitivamente altos.

Dentro de los centros médicos y hospitales, los trabajadores de la salud han estado sometidos a una escasez de personal y una agilización particularmente marcadas.

Estos ataques a la clase trabajadora se han combinado con desgravaciones fiscales, rescates y regalos para los ultra ricos. A nivel nacional, los tres multimillonarios más ricos tienen tanta riqueza como la mitad más pobre de los estadounidenses juntos. Este inmenso abismo social creció precipitadamente bajo la administración de Obama y continúa acelerándose con los recortes tributarios de Trump.

Ambos partidos de las grandes empresas han trabajado estrechamente para canalizar el dinero de la clase trabajadora hacia los ricos. Mientras es dirigido por los demócratas de arriba abajo, California ha crecido hasta ser el cuarto Estado más desigual de los Estados Unidos, con el mayor número de multimillonarios y la población sin hogar más grande. Cuando se toma en cuenta el costo de la vida, California tiene la tasa de pobreza más alta del país, algo más del 20 por ciento.

Los sindicatos promueven la mentira de que los demócratas son aliados de los trabajadores. Sin embargo, los demócratas votaron por un presupuesto militar récord de $700 mil millones, encontraron espacio en el presupuesto del muro fronterizo de Trump y rescataron a los bancos en 2008, pero afirman que no hay dinero para educación, atención médica y jubilación.

La huelga de tres días no resolverá nada. Pido a los trabajadores de la UC que formen comités de base, independientes de los sindicatos, para unir su lucha por salarios y beneficios con las luchas de toda la clase trabajadora contra la desigualdad y la guerra. Las condiciones que enfrentan los trabajadores en huelga son las mismas que enfrentan los maestros, los trabajadores del sector automotor, los trabajadores de Amazon, los trabajadores de telecomunicaciones y todos los sectores de la clase trabajadora, tanto en los Estados Unidos como a nivel internacional.

La construcción de comités de fábrica y de lugar de trabajo de base debe estar conectada a una contraofensiva política contra los dos grandes partidos empresariales y el sistema capitalista en su conjunto. Existen los recursos para garantizar a todos el derecho a un trabajo bien remunerado, atención médica de calidad y una jubilación segura. El problema es el capitalismo, un sistema social y económico basado en la explotación de la clase trabajadora para asegurar las ganancias de la clase dominante.

Exhorto a todos los trabajadores que estén de acuerdo con este programa a que apoyen la campaña del SEP en las elecciones de 2018 y se unan al Partido Socialista por la Igualdad y lo fortalezcan.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de mayo de 2018)