Informe de Amnistía Internacional declara a Estados Unidos culpable de crímenes de guerra en Siria

por Bill Van Auken
7 junio 2018

Estados Unidos llevó a cabo crímenes de guerra en su asedio de cuatro meses a la ciudad siria de Raqqa el año pasado, según pruebas recopiladas por Amnistía Internacional y publicadas en un informe del grupo de derechos humanos el martes.

El informe tiene por título “Guerra de Aniquilación”, de la descripción dada por el secretario de Defensa James Mattis sobre las tácticas que se seguirían para tomar la ciudad del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS). El informe concluye que “el impacto en los civiles fue devastador”.

“Hay pruebas contundentes de que los ataques aéreos y de artillería de la coalición de los Estados Unidos mataron e hirieron a miles de civiles, incluso en ataques desproporcionados o indiscriminados que violaron el derecho internacional humanitario y son posibles crímenes de guerra”, declaró Amnistía Internacional.

Zonas de Raqqa que fueron dañadas

Mientras que el Pentágono utilizó tropas de tierra en el sitio, organizado en las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), compuesto casi en su totalidad por miembros de la milicia kurda siria YPG, su avance fue posible solo a través de un bombardeo implacable de aviones de guerra estadounidenses y unidades de artillería.

El informe de Amnistía cita al sargento mayor del ejército estadounidense, John Wayne Troxell, quien declaró: “En cinco meses, los marines estadounidenses dispararon 30.000 cartuchos de artillería contra objetivos del ISIS. ... Dispararon más rondas en cinco meses en Raqqa, Siria, que cualquier otro batallón de marina o ejército, desde la Guerra de Vietnam. ... Cada minuto de cada hora estábamos poniendo algún tipo de fuego en el ISIS en Raqqa, ya sea morteros, artillería, cohetes, fuegos del infierno, drones armados, lo que sea”.

Utilizando imágenes satelitales y testimonios de testigos presenciales, el informe refuta de manera decisiva la afirmación del máximo comandante estadounidense en la operación, el general Stephen Townsend, de que la ofensiva estadounidense contra Raqqa había sido “la campaña aérea más precisa de la historia”.

“Las afirmaciones de la Coalición de que su campaña aérea de precisión le permitió bombardear al ISIS desde Raqqa causando muy pocas bajas civiles no resisten el análisis”, dijo Donatella Rovera, asesora principal de respuesta a crisis de Amnistía Internacional. “Sobre el terreno en Raqqa presenciamos un nivel de destrucción comparable a todo lo que hemos visto en décadas cubriendo el impacto de las guerras”.

Informes de Raqqa han establecido que hasta el 80 por ciento de la ciudad fue arrasada, con 11.000 edificios dañados o destruidos. La población restante se ha quedado sin comida, electricidad o agua corriente adecuadas, ni los medios para eliminar los explosivos que todavía se cobran vidas o los cuerpos aún enterrados en los escombros.

Las afirmaciones del General Townsend fueron paralelas a las hechas en un informe emitido por el Pentágono el viernes pasado al Congreso de los EUA reconociendo “informes creíbles de aproximadamente 499 civiles muertos y aproximadamente 169 civiles heridos durante 2017” como resultado de las operaciones militares estadounidenses en Irak, Siria, Afganistán y Yemen.

El informe, que está ordenado por una orden ejecutiva firmada por el presidente Barack Obama, se suponía que se lanzaría el 1 de mayo, pero en lugar de eso salió con un mes de retraso. Es completamente absurdo. Las pruebas proporcionadas por Amnistía establecen que el número de víctimas mortales en Raqqa excede con mucho el número total suministrado por el Pentágono. Además, el arrasamiento de la ciudad siria siguió al del centro urbano aún más grande de Mosul en Irak, donde un informe de la inteligencia kurda calculó el número de muertos en 40.000.

El Pentágono no dio más que el número total de 499 muertes civiles, sin proporcionar estimaciones para ataques individuales en ningún país. En cambio, repitió una y otra vez afirmaciones egoístas sobre el uso de “mejores prácticas” y “municiones de precisión” en sus campañas de bombardeo, al tiempo que afirmaba que “desafortunadamente, a pesar de los mejores esfuerzos de las fuerzas estadounidenses, las víctimas civiles son trágicas pero a veces es consecuencia inevitable de las operaciones de combate”. Culpó de tales bajas a los adversarios “que usan civiles como escudos”.

El informe reconoció que “quedaron por evaluar más de 450 informes de víctimas civiles a partir de 2017” y atribuyó la gran disparidad entre las estimaciones del Pentágono y las víctimas civiles mucho más altas registradas por los derechos humanos y los grupos de monitoreo a “diferentes tipos de información y metodologías diferentes para evaluar si ha habido víctimas civiles”.

Según deja claro el informe de Amnistía, las “metodologías” empleadas por el Pentágono incluyen el hecho de no visitar realmente ninguno de los sitios de los ataques aéreos de EUA para evaluar su impacto, y la negación rutinaria de bajas civiles antes de realizar cualquier investigación.

De hecho, antes de que Amnistía hubiera emitido su informe, un vocero del ejército estadounidense, el coronel Sean Ryan, emitió una refutación e invitó al director del grupo de derechos humanos a “presenciar personalmente los rigurosos esfuerzos y la recopilación de información de inteligencia que utiliza la coalición antes de cualquier intento para destruir efectivamente IS [ISIS] mientras se minimiza el daño a la población civil”. El coronel Ryan describió las versiones de Amnistía sobre el bombardeo indiscriminado de objetivos civiles como “más o menos hipotéticas”.

El informe de Amnistía se basó en las visitas de investigadores a los sitios de 42 ataques aéreos estadounidenses en la ciudad demolida de Raqqa y en entrevistas con 112 sobrevivientes que habían perdido a sus familiares en la campaña de bombardeos.

El informe cita el caso de la familia Badran, que sufrió la muerte de 39 miembros y 10 vecinos en el transcurso de cuatro ataques separados de los EUA cuando intentaban huir de un lugar a otro en busca de refugio de las bombas.

Primero, nueve de los hombres de la familia fueron asesinados en un ataque aéreo el 18 de julio de 2017, mientras buscaban desesperadamente sacar a sus familiares de un vecindario bajo ataque. Luego, el 20 de agosto, aviones de guerra estadounidenses derribaron dos casas vecinas en las que se alojaban los familiares sobrevivientes.

Rasha, que sobrevivió al ataque aéreo, pero perdió a Tulip, su hija de dos años, con las bombas estadounidenses, le dijo a Amnistía:

“Casi todos fueron asesinados. Solo mi esposo, su hermano, su primo y yo sobrevivimos. El ataque ocurrió alrededor de las 7 de la tarde. Me desmayé y, cuando recobré el conocimiento, escuché que el primo de mi esposo, Mohammed, llamaba. No podía moverme ni hablar. Entonces mi esposo y su hermano me encontraron. Mi esposo fue el más gravemente herido de los sobrevivientes: tenía una herida en la cabeza y la sangre le corría por las orejas. Estaba oscuro y no podíamos ver nada. Llamamos pero ninguna otra persona respondía; nadie se movía. Estaba completamente silencioso a excepción de los aviones que volaban en círculos arriba. Nos escondimos en los escombros hasta la mañana porque los aviones estaban circulando por encima. Por la mañana, encontramos el cuerpo de Tulip; nuestra bebé estaba muerto. La enterramos cerca de allí, junto a un árbol”.

La historia de la familia Badran es solo una de las muchas documentadas en el informe.

El informe también llama la atención sobre la continuación de los ataques aéreos contra Raqqa, incluso cuando los EUA y sus fuerzas sustitutivas en el SDF estaban negociando un alto el fuego con el ISIS, “bajo los términos de los cuales los combatientes del ISIS podían salir de la ciudad”.

El informe, que confirma los informes anteriores de la BBC y otras agencias de noticias, dice: “Como parte del acuerdo, un convoy de autobuses organizado por SDF llevó a los combatientes del ISIS y sus familias fuera de la ciudad hacia áreas del este de Raqqa que todavía estaban bajo el control del ISIS. Hasta la fecha, la Coalición no ha explicado por qué continuó lanzando ataques que mataron a tantos civiles mientras que se estaba considerando y negociando un acuerdo que garantizaba la impunidad de los combatientes del ISIS y la salida segura de la ciudad. Muchos sobrevivientes de ataques de la Coalición entrevistados por Amnistía Internacional preguntaron por qué las fuerzas de la Coalición tenían que destruir una ciudad entera y matar a tantos civiles con bombardeos supuestamente dirigidos contra combatientes del ISIS, para luego permitir que los combatientes del ISIS salieran ilesos de la ciudad”.

El acuerdo entre el ejército de los EUA y el ISIS estaba destinado a promover los intereses estratégicos estadounidenses en Siria, que se centró en apoderarse del control de los campos de petróleo y gas del país al este del río Eufrates. Con más de 2.000 efectivos de las fuerzas especiales estadounidenses que siguen ocupando el área, el objetivo de Washington es denegar estos recursos al gobierno de Damasco para evitar la reconstrucción del país y continuar la guerra por el cambio de régimen que está devastado a Siria desde 2011.

Al canalizar a los combatientes del ISIS al este, el Pentágono buscó utilizarlos para bloquear el avance de las fuerzas del gobierno sirio que buscan retomar las reservas de energía del país.

Aunque se libra en nombre de una campaña contra ISIS, el objetivo real de la intervención de Estados Unidos en Siria es impulsar el imperialismo estadounidense para afirmar su dominio sobre el Medio Oriente, región rica en petróleo, y contrarrestar la influencia de los principales obstáculos para su hegemonía regional, Irán y Rusia.

Los mismos medios corporativos de los EUA que dieron cobertura total a pretensiones fraudulentas de un ataque con armas químicas del gobierno sirio en abril pasado han ignorado en gran medida las últimas revelaciones de crímenes de guerra estadounidenses en Raqqa, cuyas víctimas se cuentan por miles.

Detrás de este silencio culpable radica la preocupación dentro del aparato militar y de inteligencia estadounidense por el creciente sentimiento antibélico entre la gran masa de la población en los Estados Unidos y en todo el mundo, incluso mientras Washington se prepara para guerras mucho más sangrientas.

(Publicado originalmente en inglés el 6 de junio de 2018)