Beijing cancela negociaciones comerciales con Washington tras sanciones de EUA por compra de armas

por Nick Beams
25 septiembre 2018

En una escalada significativa de las tensiones globales, Estados Unidos impuso sanciones a una unidad militar china y su director por comprar equipo militar al principal exportador de armas de Rusia, Rosoboronexport, en contravención de una prohibición unilateral impuesta por Washington en 2017.

China ha tomado represalias contra la medida al cancelar las negociaciones comerciales y una visita de alto nivel a Washington del vice primer ministro Liu, programada para la próxima semana.

Al anunciar la prohibición impuesta el jueves, el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que el Departamento de Desarrollo de Equipos de China y su director Li Shangfu realizaron una "transacción significativa" que involucró la compra de aviones de combate Su-35 en 2017 y misiles S-400 en 2018.

Las compras fueron declaradas por los EUA en contravención de la ley Contra los Adversarios a través de Sanciones de los Estados Unidos de 2017, legislada en respuesta a la supuesta interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo que las sanciones contra la unidad militar china fueron invocadas para "imponer costos adicionales al Gobierno ruso en respuesta a sus actividades malignas". Estados Unidos continuaría instando a todos los países a restringir las relaciones con los sectores de inteligencia y defensa rusos, "ambos de los cuales están vinculados a actividades malignas en todo el mundo".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China presentó lo que se describió como "severas quejas" por las acciones de Estados Unidos, que impiden que la agencia militar realice transacciones con el sistema financiero estadounidense.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, dijo que las acciones de Estados Unidos "violaron las normas básicas de relaciones internacionales y dañaron seriamente las relaciones entre los dos países".

Shuang dijo en una conferencia de prensa: "China está profundamente indignada por esta acción irracional de los Estados Unidos. Instamos encarecidamente a los Estados Unidos a que corrijan de inmediato sus errores y revoquen las llamadas sanciones. De lo contrario, debe verse afectado por todas las consecuencias”.

En respuesta a la decisión de golpear la unidad militar china y un paso separado para agregar 33 rusos a una lista negra de Estados Unidos, Sergei Ryabkov, viceministro ruso de Asuntos Exteriores, dijo que las sanciones se habían convertido en una especie de “entretenimiento nacional” y fueron inútiles.

Luego, en una escalada significativa de su lenguaje, continuó: "Nadie logrará dictar sus propios términos a Rusia. Se recomienda a los operadores de la máquina de sanciones de Washington que, por lo menos superficialmente, se familiaricen con nuestra historia para evitar perder el tiempo. Jugar con fuego es estúpido, porque puede volverse peligroso”.

La imposición de la nueva ronda de sanciones se produjo al final de una semana en la que se produjo un aumento significativo de los conflictos económicos y geopolíticos.

El lunes, EUA anunció la imposición de un arancel del 10 por ciento sobre productos chinos valorados en 200.000 millones de dólares, y la tasa aumentará al 25 por ciento en enero del próximo año, en una importante escalada de sus medidas de guerra comercial.

La facción dominante en la Casa Blanca de Trump, liderada por el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el asesor económico, Peter Navarro, insiste en que las medidas son necesarias por motivos de "seguridad nacional" para contrarrestar los esfuerzos de China por expandir su base industrial y tecnológica, que consideran una amenaza para la hegemonía económica de EUA y, en última instancia, su supremacía militar.

La semana pasada, las tropas chinas participaron en los ensayos militares más grandes de Rusia desde 1981. Fue la primera vez que las fuerzas de un país fuera de la antigua Unión Soviética tomaron parte y una indicación de que Rusia y China, a pesar de las diferencias entre ellos, sienten la necesidad de una cooperación más estrecha frente a la creciente beligerancia de EUA.

El avance constante hacia la fractura del mundo en campos rivales fue subrayado por los comentarios de Alexander Sherin, el vicepresidente del comité de defensa en la cámara baja del Parlamento de Rusia.

Sherin declaró: "Cada vez que Trump realiza declaraciones en relación con países tan serios que tienen una población de más de mil millones de personas, países que poseen armas nucleares, solo empuja a esos países más cerca unos de otros. Gracias a las acciones de los Estados Unidos, la Federación de Rusia está forjando una relación aún más estrecha con China, India, Turquía e Irán”.

Turquía, un aliado de la OTAN con los EUA ha indicado que está buscando comprar los mismos misiles S-400 de tierra-aire que fueron objeto de la acción de los EUA contra China, lo que plantea la posibilidad de Turquía pueda ser sancionada si desafía la presión de EUA y prosigue con la compra.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, señaló una dimensión económica de las sanciones de Estados Unidos, diciendo que eran un intento de "dañar injusta y deshonestamente" a la industria armamentista rusa, que era un "súper competidor" de las corporaciones estadounidenses.

Estados Unidos puede usar el azote de las sanciones para hacer valer sus intereses debido al papel dominante que juega el dólar en el sistema financiero internacional. Esto significa que los países y las empresas que desafían sus dictados pueden verse gravemente afectados, incluso si no tienen tratos significativos en los EUA porque las sanciones financieras afectan sus operaciones globales.

Esto está conduciendo ahora a un retroceso y la búsqueda de formas de desarrollar los medios para que las transacciones comerciales y financieras ocurran sin recurrir a la moneda estadounidense.

La llamada desdolarización fue un importante tema de debate en el Foro Económico Oriental celebrado en Vladivostok a principios de este mes. A la cumbre asistieron delegaciones de más de 60 países, incluidos representantes de importantes corporaciones de Rusia, China y Japón.

La Unión Europea también está buscando alternativas al dólar en respuesta a las próximas sanciones de Estados Unidos contra las empresas europeas que continúen haciendo negocios con Irán después del 4 de noviembre.

A principios de este mes, en su discurso sobre el Estado de la Unión Europea, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pidió medidas para garantizar que el euro desempeñara un papel más importante en las transacciones internacionales.

Con la próxima prohibición estadounidense sobre las compras de petróleo iraní en mente, dijo: "Es absurdo que Europa pague el 80 por ciento de su factura de importación de energía, por valor de 300 mil millones de euros al año, en dólares estadounidenses cuando solo aproximadamente el 2 por ciento de nuestras importaciones de energía provienen de los Estados Unidos”.

Respondiendo a las últimas sanciones de Estados Unidos el viernes, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que "desacreditarían al sistema del dólar" y Rusia evitaría usar la moneda estadounidense para el comercio. "Más y más de nuestros socios en Asia y América Latina están empezando a llegar a la misma conclusión", dijo.

El retroceso en contra del uso de Washington del enorme poder financiero que le otorga el papel internacional del dólar está conduciendo a una caída hacia uno de los desarrollos más significativos de la década de 1930: la formación de bloques rivales de comercio y divisas que jugaron un papel importante en la creación de las condiciones para el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de setiembre de 2018)