El fraude de los $15 por hora en Amazon

5 octubre 2018

La decisión de Amazon de aumentar el salario mínimo en la empresa ha sido aplaudida por los medios corporativo y la élite política como una muestra de generosidad que prueba que la aristocracia corporativa y la clase obrera pueden vivir en harmonía.

En realidad, este miserable aumento es parte de un ardid publicitario para Amazon y una operación para apaciguar la expansión del movimiento de trabajadores que exigen mayores salarios y un fin a las condiciones de explotación propias de maquiladoras.

“Así es como deberían funcionar la democracia y el capitalismo”, proclamó el New York Times en un artículo intitulado “La rendición de Amazon es inspiradora”. El Washington Post, propiedad del CEO de Amazon, Jeff Bezos, publicó un artículo por Jared Bernstein, un exasesor económico del exvicepresidente Joe Biden, aclamando a la compañía por generar “inequívocamente buenas noticias”.

Los dirigentes de ambos partidos elogiaron a Amazon, con el asesor económico de la Casa Blanca de Trump, Larry Kudlow, llamando a Bezos un “buen empresario” y un “tipo inteligente” por tomar dicha decisión, que aumenta los salarios a $15 por hora en EUA y entre £9,50 ($12,39) y £10,50 (13,69) en Reino Unido. El exasesor de Hillary Clinton, John Podesta, tuiteó, “Gracias senador Sanders”, debido al papel del senador demócrata, Bernie Sanders, en orquestar el aumento.

El hecho de que el New York Times, Washington Post, Hillary Clinton, Donald Trump y Jeff Bezos están unidos en su entusiasmo debería generar una cierta inquietud a los trabajadores. ¡Mantengan la vista en sus bolsos y carteras!

Los analistas e inversores financieros entienden de que el aumento de Amazon es realmente una medida para recortar costos y que va dirigida verdaderamente contra los mismos trabajadores. El Wall Street Journal indicó que Amazon compensará cualquier costo del aumento salarial con una intensificación de la productividad, es decir, aplicando ritmos acelerados y exigiendo mayores resultados a cada trabajador.

Amazon “no gastará más en salarios, terminarán contratando a menos personal”, reconoció un analista industrial, David Bahnsen, a CNBC. Eso porque el leve aumento salarial presionará a los trabajadores a poner de lado lesiones y aceptar horas más largas y condiciones inseguras, reduciendo la rotación de personal y los costos de entrenamiento. Amazon también comenzó a introducir medidas para reducir costos, incrementar la explotación y minimizar la planilla, incluyendo en sus recientemente adquiridas tiendas, Whole Foods.

Anthony Chukumba de Loop Capital Markets llamó la decisión una “victoria de relaciones públicas” que reducirá las generalizadas demandas a cobrarle impuestos a la empresa o imponerle regulaciones estrictas de seguridad en los centros de trabajo. El Wall Street Journal admitió que, “para Amazon, pagar más ahora podría reducir la posibilidad de regulaciones que constituirían un gran costo más adelante”.

Además, existe una dimensión política premeditada en este paso, solo un mes antes de las elecciones de medio término. Bezos, el propietario del Washington Post y fuerte donador al Partido Demócrata, ha invertido millones en la elección de candidatos demócratas, particularmente aquellos con historiales militares. La empresa está aplicando actualmente para un contrato de $10 mil millones para dar servicios de almacenamiento en línea al Pentágono.

El senador demócrata Bernie Sanders, quien había estado pidiendo mayores impuestos sobre Amazon, abandonó sus críticas simbólicas contra la empresa: “Quiero dar créditos debidos y eso es que el Sr. Bezos y Amazon han hecho lo correcto”, dijo en una declaración efusiva.

El mismo Jeff Bezos tuiteó dándole gracias a Sanders. “Estamos emocionados sobre esto”, escribió Bezos. Vox dijo que Sanders y Bezos habían formado una “rara relación de admiración mutua”.

El papel de Sanders en confrontar a Amazon fue escenificado desde el principio. Presentándose inicialmente como un crítico de Amazon, Sanders ha servido para atraer políticamente a la oposición social, encadenarla a los grupos de poder existentes y disiparla para que no les haga daño a las ganancias empresariales o que descarrile el surgimiento del mercado bursátil.

Amazon compró a precios baratos las sonrisas de Sanders y los elogios de toda la élite política. El aumentó les costará apenas $1-2 mil millones a corto plazo, aproximadamente lo que gana personalmente cada semana. Los trabajadores fuera de EUA y Reino Unido no recibirán aumentos. Bloomber Business dijo que el costo representaba un 0,001 por ciento de la capitalización del mercado de Amazon.

La mayor parte del costo provendrá de los $789 millones que Amazon recibió de recortes de impuestos este año. Amazon pagó $0 en impuestos en 2017.

Además de esto, los trabajadores de Amazon le reportaron al World Socialist Web Site que la empresa les dijo que pueden esperar recortes a su Plan de Compensación Variable y a su programa de bonificaciones MyReward, al igual que al Plan de Unidades de Acciones Restringidas. Lo que se anuncia como un aumento podría realmente significar un recorte.

Los demócratas y republicanos están satisfechos porque la decisión le ahorrará dinero al Gobierno al reducir la dependencia de los trabajadores en los servicios sociales. Este era el propósito explícito del proyecto de ley “Stop BEZOS” introducido por Bernie Sanders, el cual iba a cobrarle impuestos a Amazon por los costos a los servicios públicos utilizados por los empleados de la empresa.

No obstante, los estudios muestran que, cuando los salarios pasan de un rango de $10-$13 a $15 por hora, los trabajadores terminan con ingresos demasiado altos para calificar para programas sociales.

Curtis Skinner del National Center for Children in Poverty estima que el aumento a $15 por hora podría terminar constándoles a los padres más de $10.000 al año. Según el Center for Community Solutions, un trabajador cuyo salario pasa de $11,50 a $15 realmente gana $29 menos cada mes por dejar de calificar para cupones de comida, subsidios de vivienda y el seguro medico Medicaid. Así de absurdo es el capitalismo estadounidense.

La acción de Amazon es principalmente una exposición política del papel de Sanders y muchas organizaciones pseudoizquierdistas y sindicatos que operan dentro y en la órbita del Partido Demócrata. Bezos ha cumplido su demanda económica central, el “Fight for $15” (Lucha por $15). El hecho de que el hombre más rico del mundo lo haya hecho como parte de un negocio calculado que no hará nada para aliviar las condiciones de pobreza de los trabajadores de Amazon dice todo lo que se necesita decir sobre el verdadero contenido de esta supuesta gran reforma.

Los trabajadores se encuentran en medio de un tira y afloja.

Por un lado, Bezos, Sanders y todas las cúpulas políticas y mediáticas están desesperados por mantenerlos bajo control, atar su enojo y prevenir una explosión de la lucha de clases. La aristocracia financiera teme que las demandas de aumentos salarios masivos se derramen a todas industrias y conduzcan a los trabajadores hacia una huelga general de masas.

Por el otro lado, los trabajadores de Amazon están viéndose impulsados por los niveles increíbles de explotación y desigualdad a los que se enfrentan cada día.

Para librarse de las fuerzas que buscan contenerlos, los trabajadores necesitan una organización independiente y un programa político.

Muchos trabajadores en Amazon y en distintas industrias están respondiendo al llamado del Partido Socialista por la Igualdad a formar comités de base. Estas nuevas organizaciones deben ser independientes de las empresas, de los partidos capitalistas y los sindicatos, administradas democráticamente por los mismos trabajadores. Su propósito es mantener a los trabajadores informados, vincularlos unos con otros y desatar el tremendo poder social de una clase obrera unida en lucha por la igualdad social.

No se garantizarán los intereses de los trabajadores por medio de la supuesta generosidad de milmillonarios como Bezos, cuya fortuna depende de la continua explotación brutal de la clase obrera. Los derechos de la clase obrera solo se obtendrán a través de una lucha de clases organizada. Lo que se requiere es una lucha por abolir el sistema de lucro capitalista y reemplazarlo con el socialismo, que significa la expropiación de la riqueza de la aristocracia empresarial y la transformación de empresas como Amazon en utilidades sociales, bajo el control obrero, para satisfacer las necesidades de la población.

(Publicado originalmente en inglés el 4 de octubre de 2018)

Eric London