El gobierno indio toma control de un "banco en la sombra" para evitar un posible impacto "catastrófico" en el sistema financiero

por Kranti Kumara
22 octubre 2018

A principios de este mes, el gobierno de BJP de India tomó el control de una compañía poco conocida, Infrastructure Leasing and Financial Services (IL&FS), diciendo que el colapso del "banco en la sombra" podría potencialmente infligir un daño "catastrófico" a la "estabilidad financiera" de la India.

Al explicar la repentina intervención del gobierno, los analistas financieros dijeron que el colapso de IL&FS, el mayor prestamista no bancario del país, podría haber sido el "momento Lehman Brothers" de la India, una referencia a la bancarrota de septiembre de 2008 que desencadenó la crisis financiera mundial.

IL&FS tenía una calificación crediticia de triple A en agosto, pero incumplió una serie de pagos el mes pasado, que incluía un préstamo a corto plazo de 4.500 millones de rupias (US $41 millones) del Banco de Desarrollo de Pequeñas Industrias del estado, propiedad del estado. Posteriormente, el gobierno descubrió que IL&FS tiene que pagar una suma de 37 mil millones rupias ($500 millones) en los próximos 6 meses, pero actualmente solo tiene 2 mil millones de rupias ($27 millones) en reservas de efectivo.

Además, la compañía también tiene una enorme carga de deuda en rupias, 911 mil millones ($12,5 mil millones), el 63 por ciento, o 574 mil millones ($7,9 mil millones) de lo que se debe a los bancos.

Los bancos de la India también están en crisis. De hecho, en los últimos años ha habido una rápida expansión de los préstamos a través de bancos clandestinos como IL&FS, debido a que los bancos del país, cargados por préstamos que han salido mal, se han vuelto más exigentes en otorgar créditos. Los bancos estatales de la India tienen un gigantesco 13 billones de rupias ($178 mil millones) en préstamos morosos. Al menos $70 mil millones de estos son “Activos no rentables” (ANR), es decir, préstamos sobre los cuales los bancos no han recibido pagos de prestatarios durante 90 días o más.

El incumplimiento de IL&FS ha reducido gravemente el ya restringido mercado de deuda de la India, lo que limita aún más el acceso al crédito, incluso a tasas de interés relativamente altas, para las pequeñas y medianas empresas de la India.

Tras la incautación de IL&FS por parte del gobierno, el Ministerio de Asuntos Corporativos presentó una petición ante el Tribunal de Leyes de Sociedades Nacionales (NCLT), un órgano jurídico constituido en junio de 2016 para acelerar la quiebra corporativa. El ministerio acusó a la junta directiva de IL&FS por varios actos de mala conducta, incluido el desvío de fondos mediante el pago excesivo de ejecutivos, la mala administración financiera y el fraude absoluto.

En su petición, el gobierno dijo que "cualquier deterioro en la capacidad de IL&FS para financiar y apoyar... proyectos de infraestructura sería bastante perjudicial para el sector de infraestructura en general, los mercados financieros y la economía".

El gobierno del BJP liderado por la supremacía hindú Narendra Modi nunca se cansa de promover las supuestas maravillas del "capitalismo de libre mercado", y ha utilizado un mandato ejecutivo para desmantelar una gran cantidad de regulaciones ambientales y laborales que considera un obstáculo para los intereses de las corporaciones.

Sin embargo, actuó con gran prisa para intervenir en los mercados y tomar el control de IL&FS de propiedad privada, para asegurar a los mercados financieros que el gobierno de la India apoyará a la compañía, utilizando fondos públicos no contados para evitar el colapso total de IL&FS y rescatar a los acreedores a su empresa.

Al "nacionalizar" el IL&FS en bancarrota, el gobierno apunta a evitar que el mercado de deuda no bancaria, que es el principal vehículo para que numerosas empresas indias obtengan capital de trabajo e inversión, se apodere por completo.

Un segundo objetivo es rescatar a varias entidades del gobierno, como la Corporación de Seguros de Vida de la India (siglas en inglés, LIC), que son grandes inversionistas en el IL&FS asolado por el fraude.

LIC es el mayor inversor en IL&FS, con un 25,3 por ciento de participación. El Banco Central de la India de propiedad estatal y el Banco Estatal de la India poseen 7,7 y 6,4 por ciento, respectivamente. Otros propietarios clave son la Corporación Orix de Japón, 23,5 por ciento, y la Autoridad de Inversiones de Abu Dhabi, 12,6 por ciento.

De manera similar al rescate de AIG en 2008 por parte del gobierno de EUA y, en última instancia, de todos los bancos, el gobierno de Modi, al hacerse cargo de IL&FS, ha garantizado implícitamente fondos masivos, si no ilimitados, para rescatar a la compañía, a sus inversionistas y prestamistas.

El rápido crecimiento de la “banca en la sombra”

A diferencia de los bancos regulares, los bancos en la sombra de la India, o más formalmente las compañías financieras no bancarias (NBFC, por sus siglas en inglés), no dependen de los depósitos de los clientes, sino que recaudan fondos a través del mercado de deuda o mediante préstamos a bancos regulares. Luego se dan vuelta y prestan los fondos prestados a otras instituciones a altas tasas de interés. Las NBFC no están reguladas en gran medida y, por lo tanto, no están respaldadas por el banco central de la India, el RBI o el Banco de la Reserva de la India.

A lo largo de los últimos tres años, los bancos en la sombra, que son administrados de manera dudosa, se han convertido en una fuente fundamental de financiamiento para empresas y clientes indios que carecen de efectivo. Según un informe publicado en el Economic Times de la India, “En el último recuento, había más de 4.000 de estos bancos en la India” y representaron el “30 por ciento de todo el crédito nuevo en la economía en los últimos tres años. Pero a diferencia de los bancos, los prestamistas en la sombra no tenían acceso a los depósitos de los hogares y se volvieron cada vez más dependientes de la financiación mayorista [que es la deuda a corto plazo]".

IL&FS es también la firma más destacada de la India en el creciente sector de la Asociación Público-Privada (PPP) de la India. El Banco Mundial y el FMI han promovido en gran medida las APP como un medio para desarrollar infraestructura económica, como carreteras, suministro de agua, puentes y plantas generadoras.

El repentino desmoronamiento de IL&FS está relacionado con el hecho de que ha sido capaz, con la complicidad activa del BJP, el Partido del Congreso y el resto del establecimiento político, de explotar la necesidad de infraestructura del país para financiar proyectos a largo plazo utilizando proyectos de corto plazo, con sus propias filiales actuando como contratistas.

Tras la crisis en IL&FS, varios proyectos importantes de infraestructura se han detenido repentinamente y han dejado sin trabajo a miles de personas.

El gobierno, al presentar su petición de cargos contra la junta anterior ante el NCLT, también solicitó una moratoria de 90 días para los acreedores u otras entidades que presentan demandas contra IL&FS o cualquiera de sus numerosas subsidiarias.

Sin importar las consecuencias inmediatas, el desmoronamiento de IL&FS es parte de una creciente crisis que amenaza con enturbiar a toda la economía india. La rupia india ahora se cotiza alrededor de74 rupias por dólar estadounidense, una caída de alrededor del 15 por ciento en lo que a del año. Esta caída ha sido precipitada por una salida masiva de fondos extranjeros especulativos que persiguen rendimientos más altos en los EUA a raíz de los aumentos en las tasas de interés del Banco de Reserva Federal de EUA. Otros desarrollos perjudiciales incluyen: la caída de las exportaciones a pesar de la disminución en el valor de la rupia; choques casi diarios de las políticas de guerra de la administración de Trump; y los crecientes precios del crudo. Este último tiene un gran impacto en la India, ya que es el tercer mayor importador de petróleo crudo del mundo.

A pesar del entusiasmo del gobierno de Modi y de las porristas del Banco Mundial y el FMI de que la India está registrando un crecimiento económico "mundial", a lo largo de los próximos semanas y meses será inevitable otras crisis importantes de la economía india.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de octubre de 2018)