Pompeo se reúne con el gobierno mexicano mientras su policía ataca a migrantes hondureños

por Eric London
22 octubre 2018

La policía federal mexicana atacó y lanzó gases lacrimógenos contra una multitud de más de 4,000 inmigrantes hondureños que buscaban ingresar a México en la frontera sur con Guatemala ayer. La caravana de migrantes salió de San Pedro de Sula, Honduras, el viernes pasado en ruta a los Estados Unidos.

La decisión de la policía de hacer retroceder a una multitud reunida en el estrecho puente internacional sobre el río Suchiate casi provocó una estampida con consecuencias potencialmente mortales.

Cientos de mujeres y niños resultaron heridos y muchos jóvenes saltaron del puente en un intento desesperado de nadar hacia el lado mexicano. La gran multitud acababa de rebasar una barrera establecida por el gobierno de Guatemala, justo al sur del río.

Mientras tanto, Trump intensificó su amenaza de cerrar la frontera y desplegar el ejército en la frontera entre Estados Unidos y México, si es que México no detiene la caravana con la fuerza.

"Estamos llamando a los militares, no a la guardia, estamos llamando a los militares y vamos a tener los militares estacionados", dijo el viernes por la tarde. "No van a venir a este país. Bien podrían volver atrás”.

Hablando en una base de la Fuerza Aérea antes de un mitin en Phoenix, Arizona, el viernes por la noche, Trump llamó criminales a los miembros de la caravana, lanzando retórica xenófoba en un intento por aumentar la participación en las próximas elecciones de medio término entre su base.

"Pusieron a todas las mujeres y los niños al frente", dijo. "¿Crees que nos están dando los mejores hondureños?” Estos países no son estúpidos, nos dan gente que no quieren y necesitamos un muro".

En respuesta a una pregunta sobre si los inmigrantes eran criminales, Trump respondió: "Oh, por favor, no seas un bebé, échale un vistazo. Mira lo que está pasando... Estos son criminales endurecidos. Estas son personas duras y no las quiero en nuestro país”.

En una conferencia de prensa que tuvo lugar en medio de la represión del viernes, el secretario de Estado Mike Pompeo emitió una amenaza sutil:

“El presidente Trump ha sido claro sobre el problema más grande que enfrentamos hoy. Estamos llegando rápidamente a un punto que parece ser un momento de crisis: un número récord de migrantes. "El secretario [extranjero] mexicano [Luis] Videgaray y yo hablamos sobre la importancia de detener este flujo antes de que llegue a la frontera de los Estados Unidos... Si podemos hacerlo bien, mejoraremos las relaciones entre nuestros dos países también de manera material".

En la conferencia de prensa del viernes, Videgaray elogió a Pompeo y a la administración de Trump, y acordaron que México "tendrá que aplicar la ley" contra la caravana de migrantes.

El secretario del Interior de México, Alfonso Navarette, denunció ayer la caravana por intentar ingresar al país "por fuerza" y "de manera violenta", calificando la solicitud de la caravana de ingresar al país como "un acto atroz". El gobierno mexicano se comprometió a deportar a quienes no tienen documentos, aunque comenzó a dejar que un hilo de inmigrantes cruzara la frontera de Guatemala después del estancamiento del puente del viernes.

La caravana de migrantes, compuesta principalmente por trabajadores y campesinos, ha galvanizado un amplio apoyo popular en América Central y México. Los residentes de las ciudades fronterizas de México y Guatemala llevaron agua y alimentos a los hondureños después del ataque policial de ayer. La represión del gobierno mexicano contra la caravana hondureña ha sido recibida con indignación por parte de los mexicanos, la mayoría de los cuales tienen familiares o amigos que han emigrado a los EUA y se enfrentan a una represión similar por parte de las autoridades de inmigración de EUA.

Los participantes de la caravana están escapando de condiciones brutales de pobreza y violencia estatal, impuestas por el imperialismo estadounidense. En 2009, el gobierno de Obama y la secretaria de Estado Hillary Clinton instigaron un golpe de estado contra el presidente electo del país, Manuel Zelaya, iniciando un reinado de terror que continúa hasta hoy.

Muchos inmigrantes han expresado la opinión de que preferirían que los mataran viajando a Estados Unidos en lugar de ser obligados a regresar a Honduras, una sociedad en colapso total. Dos tercios del país viven en la pobreza, la policía colabora regularmente con los carteles de la droga y el gobierno opera escuadrones de la muerte para asesinar a los disidentes. A pesar de esto, la administración Trump terminó con el estatus de protección temporal para 57,000 inmigrantes hondureños en los EUA, lo que los pone en riesgo de deportación.

El gobierno tiene relaciones cercanas con Washington, que triplicaron los fondos para la policía y el ejército hondureños en el transcurso de la administración de Obama a más de $350 millones por año. Los Estados Unidos actualmente desplegaron entre 500 y 600 soldados en la base de la Fuerza Aérea Soto Cano en el departamento de Comayagua. En la década de 1980, los Estados Unidos operaron contra los escuadrones de la muerte empleados en la limpieza étnica durante la Guerra Civil nicaragüense en Honduras.

"Estamos nerviosos pero todavía estamos alegres", dijo ayer a Telemundo un joven inmigrante mientras un helicóptero de la policía mexicana sobrevolaba. “Somos buenas personas, somos pacíficos, pero necesitamos trabajos en Honduras”.

“Somos hombres, todos somos iguales", dijo otro participante. La multitud cantó: "¡No somos traficantes, somos inmigrantes!"

Un niño de 12 años llamado Mario David Castellanos Murillo fue arrestado por la policía mexicana en el puente internacional ayer después de haber viajado solo desde Honduras.

Mario David Castellanos Murillo

Se ha convertido en una sensación de Internet en Honduras como resultado de su valentía y su capacidad para hablar con buen humor. Anteriormente les dijo a los reporteros que viajaba a los Estados Unidos para ganar dinero para su madre epiléptica y también "por las pandillas, por toda la violencia, porque no teníamos dinero y si trabajas, el dinero que ganas se lo roban. Quiero estudiar y trabajar”. Una imagen tomada de su arresto se volvió viral en las redes sociales el viernes.

Los trabajadores estadounidenses deben reconocer a estos inmigrantes como sus hermanos y aliados en la lucha contra la explotación corporativa y la guerra imperialista. Juntos, se enfrentan a los mismos enemigos: Wall Street, las agencias estadounidenses de inteligencia militar que dominan el mundo y sus títeres corruptos que gobiernan los países de América Latina.

La lucha por la igualdad social significa abrir las fronteras para permitir que los más explotados y oprimidos viajen por el planeta como les plazca sin temor a ser deportados o acosados.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de octubre de 2018)