La expresidenta de la Fed advierte de una nueva crisis financiera

por Nick Beams
27 octubre 2018

En medio de la creciente volatilidad en los mercados financieros globales, la expresidenta de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Janet Yellen, ha señalado una posible fuente de inestabilidad importante con los "riesgos sistémicos".

En una entrevista con el Financial Times que se publicará hoy, Yellen dijo que se había producido un "enorme deterioro" en los estándares de los préstamos bancarios a corporaciones como resultado de medidas para disminuir la regulación.

Su principal preocupación son los llamados préstamos apalancados que se otorgan a compañías con calificaciones crediticias más débiles, un mercado que asciende a $1.3 billones en los EUA.

"Estoy preocupada por los riesgos sistémicos asociados con estos préstamos", dijo. “Ha habido un enorme deterioro en los estándares; "Los convenios se han relajado en los préstamos apalancados".

En comentarios sin precedentes para un exbanquero central, Yellen dijo al FT que las lecciones de la crisis financiera de 2008 se estaban olvidando mientras los bancos presionaban para diluir las regulaciones que se habían implementado desde entonces.

"Hay muchas debilidades en el sistema, y en lugar de buscar remediar esas debilidades siento que las cosas se han vuelto en una dirección muy desreguladora".

Las observaciones de Yellen hacen eco a las opiniones expresadas durante la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed en su última reunión en septiembre. De acuerdo con el acta publicada a principios de este mes: "Algunos participantes comentaron sobre el crecimiento continuo de los préstamos apalancados, el aflojamiento de los términos y estándares de estos préstamos o el crecimiento de esta actividad en el sector no bancario como razones para tener en cuenta las vulnerabilidades y posibles riesgos para la estabilidad financiera”.

La Fed había señalado el aumento de los préstamos apalancados a empresas altamente endeudadas en reuniones anteriores. Pero la reunión de septiembre fue la primera vez que se mencionaron tales préstamos como un posible riesgo para la estabilidad financiera.

Estas advertencias fueron subrayadas en comentarios hechos por Todd Vermilyea, el jefe de riesgos y vigilancia de la Fed, en una conferencia de la industria financiera en Nueva York el miércoles. Dijo que podría haber "debilidades en la gestión de riesgos".

Mientras que la conferencia estaba cerrada a la prensa, el Wall Street Journal informó que "los comentarios de Vermilyea se vieron estimulados por las tendencias emergentes que, según él, amenazan la seguridad y la solidez de los bancos más grandes". El artículo citaba a Morgan Stanley, Goldman Sachs y Credit Suisse como estar entre las firmas "que han participado recientemente en acuerdos que excedieron lo que la Fed consideró apropiado".

Uno de los riesgos clave asociados con los préstamos apalancados es que se vuelven a empaquetar en obligaciones de préstamos garantizados (CLO) que los inversionistas compran y venden, un proceso similar al que ocurrió en el mercado de hipotecas de alto riesgo que desató la crisis financiera hace años, cuando una crisis en un área relativamente pequeña del mercado, se extendió por todo el sistema.

En septiembre, el Banco de Pagos Internacionales señaló las posibles consecuencias de una desaceleración similar en el sector de préstamos apalancados.

Dijo que debido a que los fondos mutuos son importantes compradores de CLO, “las pérdidas valuadas al precio del mercado podrían estimular los reembolsos de fondos, inducir ventas por pánico y deprimir aún más los precios. "Esta dinámica puede afectar no solo a los inversores que tienen estos préstamos sino también a la economía en general al bloquear el flujo de fondos al mercado de crédito apalancado".

En otras palabras, debido a la naturaleza interconectada de las operaciones de los bancos, corporaciones y fondos de inversión, una gran pérdida o desaceleración en un área podría extenderse rápidamente por todo el sistema financiero global.

Yellen también llamó la atención sobre el hecho de que gran parte de la deuda mantenida por los bancos se vuelva a empaquetar y luego se venda a otros inversores.

“Se supone que debes darte cuenta de la crisis, no es solo una cuestión de qué hacen los bancos lo que está en peligro, sino que aquello que hacen que puede crear riesgos para todo el sistema financiero. Esa lección para mí parece haberse perdido”.

Yellen advirtió que, si hubiera una "recesión en la economía, hay muchas empresas que irán a la quiebra, creo, debido a esta deuda. Probablemente empeoraría una desaceleración”.

Desde la llegada al poder de la administración Trump, incluso las regulaciones limitadas introducidas después de la crisis financiera se han vuelto a unir con el nombramiento de lo que el Financial Times llamó una "falange de reguladores con agendas de contacto más suaves".

"Cuando veo lo que está sucediendo políticamente con el cabildeo y el rechazo de los reguladores y las prioridades de algunos de los reguladores, me preocupa mucho que estemos a punto de olvidarnos de la crisis financiera y la necesidad de una regulación más fuerte", dijo Yellen.

El Banco de Inglaterra (siglas en inglés, BoE) también advirtió sobre el aumento de los préstamos apalancados, que define como aquellos otorgados a una compañía cuya deuda es más de cuatro veces mayor que sus ganancias antes de intereses y deducciones fiscales. En los Estados Unidos, la proporción es más de cinco veces y media la de los préstamos, con una proporción aún mayor en Europa.

Además, según el BoE, alrededor del 80 por ciento de estos préstamos no tienen las protecciones que anteriormente se exigían para otorgar préstamos a compañías más riesgosas. Antes de la crisis financiera, solo una cuarta parte de tales préstamos caían en esta categoría.

Una de las principales fuerzas impulsoras detrás del aumento de los préstamos apalancados ha sido su uso por parte de inversionistas de capital privado, que utilizan a sus compañías ya endeudadas para recaudar aún más dinero para financiar fusiones y adquisiciones. Es decir, el dinero no se usa para financiar la actividad productiva sino para la especulación.

El último informe del Comité de Política Financiera del BoE dijo que el mercado apalancado global estaba creciendo a un ritmo más rápido que el del mercado subprime o de alto riesgo de EUA en 2006. Dijo que, al igual que en el mercado subprime, las normas de suscripción se habían debilitado y debido a la incertidumbre "que rodea a los inversores finales en las obligaciones de préstamos con garantía no estaba claro quién soportaría los costos de las pérdidas o si tendrían la capacidad de absorberlos.

La agencia de calificación crediticia Moody's también advirtió sobre los peligros planteados por el aumento de los préstamos apalancados. En agosto pasado, la vicepresidenta senior de Moody's, Christina Padgett, advirtió que una combinación de "políticas financieras agresivas", la disposición de los inversores a correr mayores riesgos mientras buscaban ganancias, "deterioro de las deudas" y un mayor número de "menos solventes". Las empresas que buscaban préstamos estaban "creando riesgos de crédito que presagian un ciclo de incumplimiento extendido y significativo una vez que finalice la expansión actual".

En otras palabras, una desaceleración económica vería una serie de bancarrotas. Cuando se emitió esa advertencia, hace solo dos meses, parecía que la economía de los Estados Unidos seguía avanzando. Pero las perspectivas han cambiado significativamente desde entonces, con advertencias de que el llamado repunte "sincronizado" en la economía mundial se está moviendo en la dirección opuesta, cuyos temores son un factor importante en los altos y bajos en el mercado de valores de EUA a principios de este mes.

Las advertencias de Yellen y las principales instituciones financieras apuntan al hecho innegable de que diez años después de la crisis financiera mundial, ninguna de las contradicciones de la economía global y el sistema financiero se han resuelto. De hecho, las medidas adoptadas por la Reserva Federal y otros bancos centrales para apoyar el sistema mediante la inyección de billones de dólares solo han creado las condiciones para un desastre aún mayor.

Las experiencias amargas de la década pasada ya han revelado cuál será la respuesta de las elites gobernantes. No habrá reformas, sino más bien un aumento del asalto a la posición social de la clase trabajadora forzada por el desarrollo de formas de gobierno cada vez más autoritarias.

La tarea urgente que enfrentan las masas trabajadoras en los Estados Unidos y en todo el mundo es desarrollar su propia respuesta de clase independiente a través de la lucha política por un programa socialista internacional.

(Publicado originalmente en inglés el 26 de octubre de 2018)