A medida que crece el apoyo para extender la huelga de docentes en Los Ángeles, los sindicatos se unen a los demócratas para terminar con la huelga

por Jerry White
17 enero 2019

Decenas de miles de maestros de Los Ángeles y sus partidarios tripularon piquetes y marcharon ayer al centro de la ciudad en el segundo día de la huelga por parte de 33,000 educadores en el segundo distrito escolar más grande de Estados Unidos. La huelga general ha generado un amplio apoyo público y crecientes llamamientos para la propagación de la huelga en todo California y más ampliamente.

Por segundo día consecutivo, hasta 50,000 huelguistas, padres y estudiantes se reunieron en el centro de la ciudad, esta vez frente a la sede de la Asociación de Escuelas Chárter (i.e. privadas) de California. A ellos se unieron 75 maestros que abandonaron tres escuelas autónomas operadas por Escuelas Aceleradas. Otros 900 maestros de escuelas autónomas sindicalizadas han sido mantenidos en el trabajo por United Teachers Los Angeles (UTLA).

Se multiplican las solicitudes de huelgas conjuntas en todo California y otros estados. Los maestros en Oakland están abiertamente planeando este viernes oponerse a las amenazas de los funcionarios escolares de cerrar un tercio de las escuelas del distrito, incluso mientras se expanden las escuelas charter privadas. Los maestros en Denver, Colorado votarán a favor de una huelga el 19 de enero, y miles de educadores en Virginia están planeando un mitin masivo en Richmond el 28 de enero.

Docentes de Los Ángeles en huelga

Como lo hicieron durante las rebeliones de maestros el año pasado en West Virginia, Oklahoma, Arizona y otros estados, los líderes de la Federación Americana de Maestros (AFT) y la Asociación Nacional de Educación (NEA) están tratando de aislar a los maestros en Los Ángeles y prevenirlos de la ampliación de la huelga en todo el estado y el país. En la víspera de la huelga, la presidenta de la AFT, Randi Weingarten, quien actualmente se encuentra en Los Ángeles, tuiteó: "No se trata de una ola de huelgas, es una lucha específica a favor de los niños y las escuelas públicas de Los Ángeles".

Pero los maestros de Los Ángeles no están luchando una lucha local. Se enfrentan a poderosas fuerzas financieras y políticas, incluyendo la Fundación [del multimillonario] Eli Broad, que están realizando una conspiración a nivel nacional, con el respaldo de ambas partes controladas por las empresas, para desmantelar y privatizar la educación pública. Es por eso que los maestros de Los Ángeles no pueden llevar a cabo esta batalla solos.

Para expandir la huelga y movilizar a los maestros y otros trabajadores en California, Estados Unidos e internacionalmente, los maestros deben tomar la conducta de la huelga más allá de la UTLA y los sindicatos nacionales de docentes, que están aliados con los mismos políticos del Partido Demócrata y que han librado una guerra de décadas en la educación pública en California y en todo Estados Unidos.

El Boletín de Maestros de WSWS (World Socialist Web Site Teacher Newsletter) insta a los maestros a formar comités de huelga con bases comunes en todas las escuelas y comunidades, controladas democrática e independientemente de la UTLA. Estos comités deben exigir acceso total a las negociaciones que hacen a escondidas la UTLA con el distrito escolar y la oficina del alcalde y del gobernador. Para sostener esta lucha histórica, beneficios de huelga, y no los préstamos del gigante fondo de huelga del sindicato, deben ser pagado a todos los maestros.

En oposición al abandono de la UTLA a las demandas más críticas de los maestros, los maestros de base deben elaborar su propio conjunto de demandas, incluyendo un aumento salarial del 30 por ciento, un límite en el tamaño de las clases de 25 estudiantes, miles de millones para la contratación de nuevas enfermeras y personal, el final de las pruebas punitivas para estudiantes y maestros, y la reconversión inmediata de las escuelas autónomas a escuelas públicas.

Para luchar por estas demandas, los comités de huelga convocarán a todos los conductores de autobuses escolares, conserjes y empleados de la cafetería para que desafíen las órdenes del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) y salgan para cerrar todas las escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD). Al mismo tiempo, los maestros de Los Ángeles y sus partidarios entre los trabajadores de toda la ciudad deben extender sus líneas de piquete a las 244 escuelas autónomas administradas por el sector privado y pedir a sus hermanos y hermanas que se unan a su huelga.

Se debe enviar una llamada a todos los maestros en Oakland y en todo el estado para llevar a cabo una huelga conjunta en todo el estado y a los maestros y todos los trabajadores en los EUA para oponerse a la austeridad del gobierno y la desigualdad social. Al mismo tiempo, se debe apelar a los trabajadores mexicanos de autopartes, maestros holandeses y otros trabajadores de todo el mundo que entran en lucha.

Precious (en el centro)

Hay un sentimiento creciente por tal lucha. Precious, una joven maestra de Los Ángeles, dijo: “Necesitamos una ola de huelgas en todo el estado y en todo el país. Esto afecta a toda la clase obrera. Todos los maestros que conozco están trabajando en un segundo o tercer trabajo, ya sea tutoría o algo más, para pagar las deudas de fin de mes. Solo intentamos mantener nuestras cabezas por encima del agua en lugar de estar debajo de ellas utilizando una pajita para respirar. Hay más poder en los números, y esto debería ser una lucha nacional e incluso mundial”.

"No importa si estamos en el sur o en el norte de California, o en cualquier otro lugar, estamos peleando la misma pelea", dijo Rosemary, una maestra de Los Ángeles con 27 años de experiencia. El maestro retirado Mike agregó: “Cuando comencé a enseñar en 1985, la UTLA solía pelear contra los directores que hostigaban a los maestros y trataban de expulsarlos. Ahora tienen "cárceles de maestros" donde los maestros de mayor edad que están cerca de obtener una pensión garantizado y beneficios de salud son maltratados y supervisados en exceso. Esto no tiene oposición por parte de la UTLA y su personal pagado que les dice a los maestros: "Usted tiene que seguir las reglas del distrito". Solíamos tener 43,000 maestros, y ahora hemos bajado a 33,000. Esto se hizo con la ayuda de la UTLA”.

Los maestros también denunciaron la negativa de la UTLA de pagar los beneficios de huelga. "Han estado hablando de una huelga desde 2017", dijo otra maestra. "Hemos estado pagando cuotas sindicales, y no ha habido una huelga durante 30 años, por lo que debería haber dinero para que hagamos la huelga". Deberíamos recibir $1,000 o $1,500 para ayudarnos a pagar nuestras cuentas.

"¿A dónde fue todo este dinero? La presidenta de la AFT, Randi Weingarten, gana medio millón de dólares al año. Ninguno de nosotros está haciendo esa cantidad de dinero. Entonces el sindicato también está dando millones a estos políticos que dicen que son para nosotros, pero una vez que son elegidos, no hacen nada por nosotros".

En su discurso en la noche del martes a los maestros, el presidente de UTLA, Alex Caputo-Pearl, puso toda la responsabilidad de sostener la huelga exclusivamente en los maestros, y dijo que es su deber manifestarse cada día "como si fuera un día laboral". Se mantuvo en silencio ante los crecientes llamados a una huelga estatal y nacional y no dijo nada acerca de proporcionar a los docentes la paga para la huelga.

En cambio, Caputo-Pearl intentó impresionar a los maestros al decir que la huelga recibió el apoyo de cuatro candidatos postulandose para presidente de EUA en 2020 como demócratas, la senadora de Ohio, Sherrod Brown, la senadora de California Kamala Harris, el senador de Vermont, Bernie Sanders y la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren.

El presidente de UTLA también dijo que el alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti, otro candidato potencial a la presidencia demócrata, había acudido a la concentración del martes en el centro y estaba ayudando a reiniciar las negociaciones con el distrito escolar. Caputo-Pearl dijo que estaba en conversaciones con el nuevo gobernador demócrata de California, Gavin Newsom. "Si tiene frustraciones sobre cómo se han administrado las escuelas", dijo Caputo-Pearl a los maestros, "tenéis que tomar orgullo de que estamos haciendo historia, y los que tienen el poder en este país nos apoyan".

Cuando se trata de fortalecer la lucha de los maestros de Los Ángeles, las declaraciones vacías de apoyo por estos políticos demócratas se suman a nada. El Partido Demócrata ejerce un control completo sobre todos los niveles de gobierno en Los Ángeles y el estado de California. No importa cuántas declaraciones falsas haga Sanders, Warren & Co. sobre los demócratas "progresistas", el hecho es que su partido ha supervisado el desmantelamiento de la educación pública en California. El superintendente del LAUSD, Austin Beutner, es un demócrata y ex funcionario de la administración de Clinton, y el gobierno de Obama y su secretario de educación, Arne Duncan, encabezaron el asalto a maestros y pusieron en marcha una vasta expansión de escuelas autónomas.

Los comentarios de Garcetti deben tomarse como una advertencia para los maestros de que la UTLA se está preparando para liquidar la huelga. "Dejando a un lado la retórica, cuando observamos cuál es esa distancia", dijo Garcetti en una conferencia de prensa el lunes por la tarde, "Realmente creo que mucho no nos separa materialmente". Tenemos algunas cuestiones políticas que enfrentar en temas como los estatutos, sobre cómo se reorganizará LAUSD bajo el nuevo supervisor y qué papel desempeñarán los maestros en esa reorganización, pero realmente sé... que no están hablando muy lejos el uno del otro, y eso me da la confianza de que podemos hacerlo pronto".

Es decir, la UTLA está intentando ver qué papel puede desempeñar en el plan de Beutner para "reorganizar" el distrito escolar, y si el sindicato puede obtener un mayor acceso a las escuelas autónomas para que estos maestros explotados de manera miserable puedan pagar las cuotas sindicales. Este es el mismo papel que los sindicatos han desempeñado a nivel nacional, ejemplificado por el eslogan de la AFT, "reforma escolar con nosotros, no contra nosotros".

(Publicado originalmente en inglés el 16 de enero de 2019)