Julian Assange emite un “urgente” desafío legal contra los planes de extradición por Estados Unidos

por Mike Head
25 enero 2019

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, cuyo sitio web continúa denunciando crímenes de guerra, planes de golpes de estado y vigilancia masiva de Washington y sus aliados, ha hecho un nuevo intento legal para bloquear una operación concertada para extraditarlo a los Estados Unidos, donde podría ser encarcelado para toda su vida, o incluso condenado a muerte.

Bajo la intensa presión del gobierno de Trump, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, durante meses incrementó los esfuerzos para repudiar el asilo político que Ecuador le dio a Assange en 2012 para protegerlo de la extradición a EUA.

El equipo legal de Assange anunció ayer una solicitud "urgente" a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con base en Washington, para ordenar a la administración de Trump que desvele los cargos que ha presentado secretamente contra Assange. La solicitud también pide a la CIDH que obligue a Ecuador a terminar sus actividades de espionaje intensivos contra Assange, que detenga el aislamiento que se le impuso dentro de la embajada desde el pasado marzo y lo proteja de la extradición a Estados Unidos.

Julian Assange

La declaración de los abogados en los medios dijo que la solicitud de 1.172 páginas busca "medidas de precaución" de la CIDH, "que controla el cumplimiento de las obligaciones legales vinculantes de Estados Unidos y Ecuador". Está destinado a promover y proteger los derechos humanos en el hemisferio americano, pero la administración de Trump ha boicoteado las audiencias.

El gobierno de los EUA se negó a revelar detalles de los cargos contra Assange, a pesar de que fuentes del Departamento de Justicia en los EUA confirmaron a Prensa Asociada que Assange fue acusado bajo fianza. "La revelación de que EUA ha iniciado un proceso judicial contra el Sr. Assange ha conmocionado a la comunidad internacional", afirma la presentación legal. El gobierno de los EUA "debe proporcionar información sobre los cargos penales... en su totalidad".

La presentación revela que, en los últimos meses, los fiscales estadounidenses se han acercado formalmente a personas en los EUA, Alemania e Islandia y los han presionado para que hagan una declaración en contra de Assange a cambio de inmunidad de persecución. Las personas involucradas están asociadas con publicaciones conjuntas de WikiLeaks y otros medios sobre intervenciones diplomáticas de Estados Unidos, tortura y detención indefinida en el campo de prisioneros de la Bahía de Guantánamo en Estados Unidos y crímenes de guerra en Irak y Afganistán.

La declaración señala: "El esfuerzo de publicación conjunta entre WikiLeaks, El New York Times, McClatchy, The Guardian, The Telegraph, el Canal 4 del Reino Unido, Al Jazeera, la Oficina de Periodismo de Investigación, Der Spiegel, Le Monde, El País, The Hindu y Reuters, entre otros, ganó numerosos premios periodísticos y creó el modelo de colaboración que posteriormente se usó para otras revelaciones importantes, como los Papeles de Panamá”.

Muchas de estas organizaciones de medios se han vuelto hacia Assange, propagando calumnias con la inteligencia de los Estados Unidos contra él y WikiLeaks, que van desde acusaciones falsas de conducta sexual inapropiada hasta participación en una supuesta conspiración entre Donald Trump y las autoridades rusas para robar la presidencia en Estados Unidos del Partido Demócrata y la candidata, Hillary Clinton, en 2016.

La declaración advierte que la operación contra Assange establece un precedente que se usará contra otros medios de comunicación. Afirma: "La administración [de Trump] ha estado plagada de filtraciones de información clasificada en sus primeros dos años, y está claramente decidida a utilizar la acusación de Julian Assange como un" rompehielos "para establecer un precedente peligroso que permitiría la persecución de "las organizaciones de medios más serios, como El New York Times, el Washington Post, AP, CNN y NBC que habitualmente obtienen y publican información de fuentes clasificadas".

La solicitud de los abogados de Assange "identifican una serie de obligaciones legales que Estados Unidos y Ecuador están incumpliendo en su trato de Sr. Assange". El ex juez español, Baltasar Garzón, coordinador internacional del equipo legal de Assange, dijo que las violaciones socavan el derecho a asilo de la "persecución política".

La declaración de los medios de comunicación apunta a los motivos reales detrás del impulso para silenciar a Assange y WikiLeaks —su publicación en curso de documentos incriminatorios que exponen las operaciones de espionaje global y piratería en Internet lideradas por Estados Unidos.

“Los abogados documentan que el gobierno de Trump intenta presionar a Ecuador para que entregue a Assange, en particular las recientes y serias amenazas contra Ecuador hechas por figuras políticas estadounidenses de alto nivel, a diferencia de las amenazas más veladas que se hicieron en el pasado. Estas amenazas se han incrementado significativamente desde que WikiLeaks publicó los documentos "Vault 7" de la CIA, la mayor filtración de información clasificada de la CIA en la historia, que el gobierno de los EUA afirma que fue proporcionado por un joven oficial de la CIA, Joshua Schulte".

La declaración informa que "los servicios de seguridad especializados contratados por Ecuador" espiaron a Assange y sus visitantes, "actuando como informantes de las autoridades de EUA, específicamente del FBI". Esto siguió la declaración de 2017 del director de la CIA, Mike Pompeo, ahora secretario de Estado, que WikiLeaks es un "servicio de inteligencia hostil no estatal".

La solicitud denuncia la interferencia de Ecuador con su acceso a sus abogados, afectando su derecho a una defensa legal. Exige la suspensión del "llamado protocolo especial" de Ecuador que bloquea las comunicaciones de Assange con el mundo exterior y una garantía de que sus "derechos como asilado serán respetados por completo".

La declaración señala que el mes pasado el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria de la ONU instó a todos los estados a implementar su llamado del 2016 para liberar a Assange, y agregó: "Ya es tiempo que el Sr. Assange, que ya ha pagado un alto precio por ejercer pacíficamente sus derechos de la libertad de opinión, expresión e información, y para promover el derecho a la verdad en el interés público, recupere su libertad".

La creciente amenaza a Assange fue subrayada por un informe publicado ayer en The Guardian que "si él saliera a la calle, es probable que enfrente desprecio de los cargos judiciales a los tribunales por huir de la justicia británica". Esto apunta a que el gobierno británico planea detener a Assange durante meses mientras se llevan a cabo los procedimientos de extradición a Estados Unidos. Anteriormente, se decía que el único cargo británico contra Assange era una ofensa relativamente menor al saltarse la fianza.

Los fiscales estadounidenses han investigado a Assange por lo menos desde 2010, cuando se abrió una audiencia ante el gran jurado del gobierno de Obama sobre la publicación de cientos de miles de cables diplomáticos de los Estados Unidos en WikiLeaks. La investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la presunta "interferencia rusa" en las elecciones de 2016 en Estados Unidos intensificó estas operaciones, bajo la cobertura de la investigación de las publicaciones de documentos por WikiLeaks que exponen aspectos de la campaña respaldada por Wall Street con Clinton.

A principios de este mes, con el acuerdo de Ecuador, los investigadores estadounidenses comenzaron a interrogar al ex personal diplomático de la embajada de Londres sobre visitantes de Assange. El Departamento de Justicia de EUA emitió citaciones internacionales, supuestamente investigando un informe de The Guardian completamente desacreditado que el ex presidente de la campaña de Trump, Paul Manafort, sostuvo conversaciones secretas en la embajada con Assange.

El presidente ecuatoriano, Moreno, lanzó recientemente un "examen especial" pseudolegal del asilo de Assange y la ciudadanía ecuatoriana para proporcionar una cobertura a su gobierno y repudiar sus obligaciones de protección. Su gobierno se ha alineado cada vez más con el gobierno de Trump, al que ha pedido desesperadamente apoyo para el rescate del Fondo Monetario Internacional debido a la creciente deuda de Ecuador, que se ha visto impulsada por la caída de los precios mundiales del petróleo y los dictados rapaces de los mercados financieros.

Estos desarrollos subrayan la importancia de las manifestaciones convocadas por el Partido Socialista por la Igualdad (PSI) en Sydney y Melbourne en marzo de 2018 como parte de la campaña internacional del World Socialist Web Site para la defensa de Assange y la libertad de internet. Assange sigue siendo un ciudadano australiano. El PSI luchará para movilizar a la clase trabajadora en torno a la demanda de que el gobierno australiano utilice sus poderes diplomáticos para asegurar su paso seguro a Australia, si así desea, con una garantía incondicional contra la extradición a los Estados Unidos.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de enero de 2018)