“La evaluación mundial de amenazas” de Estados Unidos apunta a China

por Andre Damon
2 febrero 2019

En medio de una escalada bipartidista en las presiones estadounidenses sobre China, la "comunidad de inteligencia" en Estados Unidos publicó el martes “La evaluación mundial de amenazas", antes de que funcionarios de inteligencia estadounidense rindieran testimonio ante la comisión de inteligencia del Senado ese día.

Si bien los medios de difusión se han centrado en gran parte en las diferencias entre la evaluación proporcionada en el documento y las declaraciones de la Casa Blanca, en realidad la evaluación de amenazas refleja una escalada bipartidista de los esfuerzos de Estados Unidos para bloquear el desarrollo económico, militar y tecnológico de Rusia y China, con particular énfasis en China.

Daniel Coats testifica frente a la comisión de inteligencia del Senado

La publicación del documento se produjo apenas un día después de que el Departamento de Justicia de los EUA anunciara una serie de cargos falsos contra la empresa de tecnología china, Huawei, alegando que conspiró para ayudar a evadir las sanciones estadounidenses contra Irán y robó tecnología al operador estadounidense T-Mobile.

Tanto la publicación de “La evaluación mundial de amenazas” como los cargos contra Huawei establecieron el tono para las negociaciones comerciales de la Casa Blanca con China, que llegaron a un resultado no concluyente el jueves.

A diferencia del año pasado, el documento este año comienza con la advertencia sobre una presunta alineación creciente entre Rusia y China, declarando que "están más alineados que en cualquier momento desde mediados de la década de 1950 y es probable que la relación se fortalezca en el próximo año, ya que algunos de sus intereses y percepciones de amenaza convergen, particularmente en relación con la percepción del unilateralismo y el intervencionismo de Estados Unidos".

El reporte añade: “Al mismo tiempo, algunos aliados y socios estadounidenses están persiguiendo una independencia mayor respecto a Washington al percibir un cambio en las políticas estadounidenses en seguridad y comercio y están optando cada vez más por nuevas asociaciones bilaterales y multilaterales”.

La evaluación declara: “Para 2019 y más allá, las innovaciones que impulsan la competitividad militar y económica se originarán cada vez más fuera de los Estados Unidos, a medida que se encoge el liderazgo general de los Estados Unidos en ciencia y tecnología (C&T); el hueco en capacidades entre las tecnologías comerciales y militares se evapora; y los actores extranjeros aumentan sus esfuerzos para adquirir los mejores talentos, empresas, datos y propiedades intelectuales a través de medios lícitos e ilícitos. Muchos líderes extranjeros, entre ellos el presidente chino, Xi Jinping, y el presidente ruso, Vladimir Putin, consideran que temer fuertes capacidades de ciencia y tecnología locales son la clave para la soberanía, la perspectiva económica y el poder nacional de su país".

El reporte apunta al liderazgo cada vez mayor de China en investigación frente al declive estadounidense

El informe señala el papel crítico de la tecnología de inteligencia artificial en esta "competencia estratégica", declarando que "la carrera mundial para desarrollar la inteligencia artificial (IA), sistemas que imitan aspectos de la cognición humana, es probable que acelere el desarrollo de sistemas de IA altamente capaces y con aplicaciones específicas, conllevando implicaciones de seguridad nacional".

Continúa indicando que, "La producción extranjera y la adopción de tecnologías de comunicaciones avanzadas, como las redes inalámbricas de quinta generación (5G), probablemente pondrán a prueba la competitividad de los Estados Unidos y la seguridad de sus datos, mientras que los avances en computación cuántica prefiguran los desafíos a los métodos actuales de protección de datos y transacciones. Los datos estadounidenses fluirán cada vez más a través de equipos producidos en el extranjero y redes controladas por extranjeros, lo que aumenta el riesgo de acceso al extranjero y la denegación de servicio".

El informe alega que "China y Rusia están ampliando la cooperación entre ellos y a través de organismos internacionales para configurar normas y estándares globales en su beneficio y presentar un contrapeso a Estados Unidos y otros países occidentales".

Ambos países “presentarán una amplia variedad de desafíos económicos, políticos, de contrainteligencia, militares y diplomáticos a Estados Unidos y sus aliados. Anticipamos que colaborarán para contrarrestar los objetivos de Estados Unidos".

Advierte: "Evaluamos que los líderes de China tratarán de extender el alcance económico, político y militar del país mientras utilizan las capacidades militares de China y las inversiones en infraestructura y energía en el extranjero bajo la Iniciativa del Cinturón y la Ruta para disminuir la influencia de Estados Unidos".

También advierte que "la implementación exitosa de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta podría facilitar el acceso de las PLA [Ejército Popular de Liberación] a docenas de puertos y aeropuertos adicionales y ampliar significativamente la penetración de China en las economías y los sistemas políticos de los países participantes".

Comentando sobre el documento, el New York Times señaló que corresponde fielmente al enfoque de Trump a China. "El informe también hace una evaluación razonada de algunos de los problemas en los que se centró el Sr. Trump en sus declaraciones públicas ... China está robando secretos comerciales, espiando y expandiendo su alcance militar y económico. Desde la construcción de islas en el mar de China Meridional, hasta colaborar más estrechamente con Rusia que en cualquier momento desde mediados de la década de 1950, China tiene ‘una estrategia a largo plazo para lograr la superioridad global’".

En respuesta a los acontecimientos de esta semana, la principal preocupación del Washington Post fue elogiar la postura beligerante de Trump hacia China, a la vez que trataba de asegurarse de que no se eche para atrás de su conflicto a cambio de concesiones comerciales tácticas por parte de Beijing.

"El Sr. Trump se encuentra en una posición mucho más sólida al pedir una reforma estructural del sistema injusto de China", escribe el Post. "Además, tiene méritos en la medida en que sus tácticas duras han obligado a China, al menos, a discutir tales asuntos".

Pero concluye, "ahora que ha llegado una crisis, no debe ser desperdiciada. El Sr. Trump y sus negociadores no deben conformarse con menos que un comienzo en el cambio estructural de buena fe en China".

El informe y la respuesta a este dejan claro que la elite gobernante de los Estados Unidos tiene la intención de responder al declive de su hegemonía militar y económica mundial escalando su conflicto económico, geopolítico y militar contra Rusia y China con todos los medios disponibles.

En una advertencia ominosa, EUA y Rusia anunciaron el fracaso de las negociaciones sobre evitar el retiro de Estados Unidos del Tratado INF (siglas en inglés para Armas Nucleares de Alcance Intermedio), preparando el escenario para una nueva carrera armamentista nuclear a nivel mundial.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de febrero de 2019)