GM despedirá a 4.250 trabajadores asalariados en América del Norte a partir del lunes

por Shannon Jones
4 febrero 2019

General Motors comenzará a despedir a 4.250 trabajadores asalariados norteamericanos el lunes por la mañana como parte de una reestructuración radical anunciada en noviembre que incluye el cierre de cinco plantas y la eliminación de 15.000 empleos. El plan incluye la destrucción del 15 por ciento de los 54.000 empleos asalariados de la compañía en América del Norte.

Según un informe de prensa, la masacre de empleos tomará la forma de "despidos sucesivos" que continuarán hasta el final del mes. Tres plantas de ensamblaje: Lordstown, Ohio; Detroit-Hamtramck; y Oshawa, Ontario, junto con Warren Transmission en Michigan y una planta de propulsión en Maryland, están programadas para cerrar hasta el fin del año, devastando pueblos y ciudades enteras.

Un informe dijo que la gerencia de GM estaba decidida a comenzar los despidos antes de que la compañía publique sus reportes de ganancias del cuarto trimestre de 2018 y de todo el año 2018, que se espera que muestren una caída en las ganancias. Esto subraya el hecho de que Wall Street está rompiendo el látigo sobre GM y el resto de los gigantes de los autos para seguir adelante con los recortes de costos y los ataques a los trabajadores para aumentar los precios de las acciones y las ganancias especulativas de los bancos, fondos y grandes inversores. GM ha dicho que los recortes de empleos y el cierre de la planta liberarán $6 mil millones en efectivo, pero el fabricante de automóviles ha gastado $10,6 mil millones desde 2015 comprando sus propias acciones para engordar las carteras de los oligarcas financieros.

Los recortes han generado una enorme furia y oposición entre los trabajadores de automóviles en los EUA y Canadá, que nunca se han recuperado de los recortes de empleos y las concesiones impuestas con la colaboración de los sindicatos automovilísticos como parte de la quiebra forzada por la administración Obama en 2009 y la reestructuración de GM. Los recortes empobrecerán aún más las regiones de EUA y Canadá que han sido devastados por décadas de la desindustrialización.

El mes pasado, los trabajadores de la planta de ensamblaje de Oshawa realizaron una protesta de cinco horas después de que la CEO de GM, Mary Barra, anunció que no reconsideraría la decisión de cerrar la fábrica. Los trabajadores tomaron la acción independientemente de Unifor, aterrorizando a los dirigentes sindicalistas y mandándoles a pelear para ahogar la rebelión.

Manifestación del 9 de f ebrero en Detroit contra el cierre de plantas por GM

El Boletín de los Trabajadores Automotores del World Socialist Web Site y el Comité Directivo de la Coalición de Comités de Clasificación y Comunes convocaron una manifestación para el 9 de febrero frente a la sede de GM en Detroit en oposición al cierre de la planta. Han llamado a los trabajadores para movilizarse independientemente de UAW y Unifor para defender sus empleos y niveles de vida y unirse con la lucha de 70.000 trabajadores mexicanos en Matamoros, a través de la frontera de Brownsville, Texas, que han estado llevando a cabo una huelga espontánea o “salvaje” por casi tres semanas.

La manifestación no es una apelación a GM ni a los jefes corporativos, sino más bien un llamado a los trabajadores para movilizar su fuerza y determinación de lucha a través de la formación de comités de obreros independientes de los sindicatos corporativos y los políticos controlados por las corporaciones (Ver: “La manifestación del 9 de febrero en Detroit contra los cierres de planta: el programa y la estrategia para defender empleos”).

La convocatoria ha ganado gran interés y apoyo. Un tema central de esta acción es la unidad de los trabajadores estadounidenses, mexicanos y canadienses contra los recortes de empleos y las concesiones y contra todos los intentos de dividir a los trabajadores por medio de líneas nacionales.

Esto significa una lucha implacable contra el nacionalismo económico promovido por los sindicatos. La respuesta de United Auto Workers y Unifor en Canadá a los cierres de plantas fue vomitar veneno nacionalista. Esta semana, United Auto Workers anunció que se unirá a un boicot de vehículos GM ensamblados en México previamente iniciado por Unifor.

Estas mismas organizaciones se oponen a cualquier acción industrial de los trabajadores de GM para combatir los despidos. Planean usar la amenaza de los cierres de plantas para chantajear a los trabajadores a que acepten nuevas concesiones que las compañías automotrices exigirán en las negociaciones de contratos a finales de este año.

El llamado para un boicot contra los empleos de los trabajadores mexicanos es un intento de desviar a los trabajadores de una lucha contra el enemigo real, las compañías automotrices transnacionales y el sistema de ganancias en general, y en cambio canalizar su ira contra sus compañeros trabajadores al sur del Río Grande de esta manera, los sindicatos se alinean detrás de los ataques fascistas de la administración de Trump contra trabajadores inmigrantes de México y América Central.

El anuncio de los cierres de GM se produce en un contexto de creciente militancia de los trabajadores alrededor del mundo, incluyendo las huelgas de los trabajadores en Hungría, las protestas de chalecos amarillos en Francia, una huelga general en India y una huelga de 30.000 maestros en Los Ángeles.

De preocupación particular para la UAW y Unifor es la huelga de los trabajadores de las maquiladoras en Matamoros contra las condiciones de los talleres en los fabricantes de autopartes y otras industrias. Hasta la fecha, la UAW no ha dicho una palabra sobre las acciones heroicas de los trabajadores de Matamoros, quienes lanzaron sus huelgas independientemente y en oposición a los sindicatos oficiales.

Un trabajador de la planta de Ford Sterling Axle en las afueras de Detroit le dijo al WSWS en respuesta al llamado de la UAW de un boicot antimexicano: “No es culpa de los trabajadores mexicanos. Es la codicia corporativa. Sólo quieren más ganancias.

“GM está cerrando cinco plantas, pero están obteniendo ganancias récord. Están tratando de obligar a la fuerza laboral mayor a retirarse por colocarlos en otras plantas y haciendo que manejen largas distancias. Les deja poco tiempo para sus familias. No pueden simplemente mudarse y comprar casas nuevas. Les obliga a retirarse.

"No hemos escuchado una palabra de [el presidente de la UAW] Gary Jones desde que fue elegido. No quiere molestar a las compañías de autos porque teme perder beneficios. Se invierten en GM a través del fondo de atención médica para jubilados”.

Refiriéndose al veto de informes sobre las huelgas en Matamoros, dijo: "No quieren que tengamos ninguna idea. Lo que hacen los trabajadores mexicanos es mantenerse unidos y decir que ya es suficiente. No quieren que lo descubramos porque no quieren que elevemos nuestras propias demandas”.

Un trabajador de General Motors en la planta de ensamblaje del municipio de Delta cerca de Lansing, Michigan, dijo que planeaba asistir a la manifestación del 9 de febrero. "No es culpa de los trabajadores mexicanos. Ellos están tratando de mantener a sus familias.

“GM está cerrando cinco plantas, pero están obteniendo ganancias récord. Están tratando de obligar a la fuerza laboral mayor a retirarse colocándolos en otras plantas y haciendo que conduzcan largas distancias. Les deja poco tiempo para sus familias. No pueden simplemente mudarse y comprar casas nuevas. Les obligan a retirarse.

"No has escuchado nada de la UAW sobre el cierre de plantas canadienses. Deberíamos trabajar en cómo hacerles daño por permanecer unidos. Debes tener trabajadores mexicanos, canadienses y estadounidenses unidos todos juntos”.

En otra demostración de la alineación de UAW con la administración de Trump, el jueves, el presidente de la UAW, Gary Jones, anunció su apoyo a la orden ejecutiva de Trump titulado "Fortalecimiento de las preferencias de los Estados Unidos para proyectos de infraestructura¨. En una breve declaración, Jones declaró: "Las compañías como General Motors tienen la obligación de construir donde venden y dejar de exportar empleos al extranjero".

Mientras tanto, Unifor dice que planea publicar anuncios que promocionen su boicot anti-mexicano durante el juego de fútbol del Super Bowl este domingo. Estos anuncios son extremadamente costosos, según se informa, $5,25 millones por un lugar de 30 segundos, o aproximadamente el equivalente de la contribución mensual de 100.000 trabajadores.

Las campañas nacionalistas "Buy American" y "Made in Canada" de la UAW y Unifor son reaccionarias y absurdas. Ignoran el carácter global de la producción, lo que hace que sea imposible determinar la "nacionalidad" de un vehículo determinado.

Después de ignorar las huelgas en Matamoros durante semanas, el presidente de Unifor, Jerry Dias, anunció su "apoyo" a los trabajadores mexicanos en huelga en una declaración de carácter esta semana. Esto siguió los intentos decididos de los medios de comunicación del establecimiento, los grupos de pseudoizquierda, Unifor y la UAW para bloquear todas las noticias de la huelga de los trabajadores mexicanos.

El lanzamiento de despidos masivos por parte de GM le da mayor urgencia a los preparativos para la manifestación del 9 de Febrero en Detroit. El WSWS y el Partido Socialista por la Igualdad exigen la movilización más amplia posible de trabajadores automotores, así como otras secciones de la clase trabajadora, maestros, trabajadores de autopartes, trabajadores de Amazon y United Parcel Service, así como estudiantes y jóvenes contra los cierres y despidos.

(Publicado originalmente en inglés el 2 de febrero de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.